Nectarina (Prunus persica var. nectarina)

¿Te gustan los melocotones? Si has contestado que sí, puede que te gusten todavía más la nectarina, ya que es más buena de masticar 🙂 . Pero, ¿te apetece conocer su origen y los cuidados que necesita para fructificar?

El árbol que los produce es más bien pequeño, de modo que es ideal para cultivar en jardines con poco espacio o incluso en grandes macetas.

Origen y características

El árbol que produce la nectarina, cuyo nombre científico es Prunus persica var. nectarina, es prácticamente idéntico al melocotonero; no en vano, deriva de una mutación natural -sin intervención del ser humano- del susodicho. La única diferencia notable es que la piel del fruto de nuestro protagonista no tiene tomento, algo que hace que sea más bueno de consumir.

Por lo demás, si se deja crecer a su aire alcanza una altura de unos 4 a 6 metros, con porte globoso. Las hojas son lanceoladas, oblongas, con una longitud de entre los 140 y los 180mm y una anchura de 40 a 50mm. Las flores son solitarias o aparecer reunidas en grupos de tres a cuatro, y son rosáceas o campanuláceas.

El fruto es una drupa más o menos globosa, con la piel lisa y la pulpa muy sabrosa. La semilla está libre, lo cual quiere decir que no está adherido a la pulpa como sí ocurre con el melocotón.

Variedades

Hay muchas variedades, entre las que destacamos las siguientes:

  • Armking: el fruto es de tamaño medio, de forma redondeada, de color rojo anaranjado y sabor ligeramente ácido.
  • Maygrand: el fruto es de buen tamaño, de color rojo. Es una de las más precoces.
  • Morton: el fruto es más bien pequeño, de color rojo intenso y de pulpa blanca.
  • Le Grand: el fruto es de color amarillo intenso con vetas de color rojo claro. La pulpa es amarilla y de buen sabor.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

La nectarina es un árbol que se debe de plantar en el exterior, a pleno sol.

Tierra

  • Maceta: no es una planta que pueda estar mucho tiempo en un recipiente, pero si este es grande -de unos 60cm de diámetro- sí puede vivir bastante bien. El sustrato a usar debe ser universal mezclado con un 30% de perlita.
  • Jardín: el suelo debe ser profundo, ligero, de preferencia ácida y bien drenado.

Riego

Frecuente, sobretodo durante la temporada de más calor. Se ha de regar 3-4 veces por semana en verano y algo menos el resto del año. Usar agua de lluvia o sin cal.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales de verano/comienzos de otoño se debe abonar una vez al mes con abonos ecológicos, como el guano o estiércol por ejemplo.

Época de plantación o trasplante

A finales de invierno se puede plantar el árbol de nectarina en el huerto, dejando una distancia de 4 a 6 metros. En el caso de tenerlo en maceta se debe de trasplantar cada dos años.

Poda

Hay de tres tipos:

  • Formación: se hace desde que se planta hasta que se inicia la producción. Se han de quitar todas las ramas enfermas, secas o débiles, y además se han de recortar aquellas que estén creciendo demasiado dándole a la copa una forma de vaso si el clima es templado, o de palmeta si es una zona fría.
  • Fructificación: se realiza a finales de invierno, en ejemplares que ya han empezado a dar fruto. Se quitan los tallos demasiado vigorosos, los muy débiles y los que están mal situados. Aquellos que hayan fructificado se han de quitar o bien se despuntan.
  • En verde: se hace en junio y julio (del hemisferio norte) dos veces al mes. Consiste en eliminar los chupones y en aclarar los brotes.

Plagas

Es bastante resistente, pero si las condiciones de cultivo no son las adecuadas puede verse afectado por:

  • Trips: son parásitos muy pequeños de color negro que destruyen los ovarios, haciendo imposible que el fruto tenga un buen desarrollo. Se pueden controlar con trampas adhesivas de color amarillo.
  • Cochinillas: pueden ser algodonosas o de tipo lapa. Se alimentan de la savia de las hojas y brotes tiernos, pero se pueden eliminar con tierra de diatomeas (puedes conseguirla aquí).

Enfermedades

Al igual que el melocotonero, es muy sensible a la garrafina, que es una enfermedad criptogámica cuyo agente es la Taphrina deformans. Esta causa la formación de abolladuras de forma irregular en el limbo las hojas. Deforma los nervios y el peciolo, haciendo que se vea como acartonada.

Se controla con caldo bordelés solo en invierno, ya que el resto del año resultaría tóxico para el árbol.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera, siguiendo este paso a paso:

  1. Lo primero que hay que hacer es comerse una nectarina 🙂 .
  2. Después, se rellena una maceta de unos 10,5cm de diámetro con sustrato de cultivo universal.
  3. Luego, se riega y se coloca la semilla en la superficie.
  4. El siguiente paso es cubrirla con una fina capa de sustrato, lo suficientemente gruesa para que quede protegida del sol.
  5. A continuación, se vuelve a regar y se espolvorea cobre o azufre para prevenir la aparición de hongos.
  6. Por último, se coloca la maceta en el exterior, en semisombra.

Así, germinará en 1-2 meses.

De todas formas, hay que saber que para conseguir ejemplares más resistentes lo que se suele hacer mucho es injertar ramas de nectarina en tronco (o ramas) de melocotonero.

Rusticidad

Soporta bien el frío y las heladas de hasta los -7ºC, pero le perjudican las heladas tardías.

¿Qué usos tiene?

Ornamental

Es un árbol muy decorativo, que se puede tener como ejemplar aislado o en grupos.

Culinario

Sus frutos son comestibles, y muy nutritivos. Por 100 gramos contiene:

  • Calorías: 44
  • Grasas totales: 0,3g
    • Saturadas: 0g
    • Poliinsaturadas: 0,1g
    • Monoinsaturadas: 0,1g
  • Colesterol: 0mg
  • Sodio: 0mg
  • Potasio: 201mg
  • Hidratos de carbono: 11g
    • Fibra: 1,7g
    • Azúcares: 8g
  • Proteínas: 1,1g
  • Vitamina A: 332IU
  • Vitamina D: 0IU
  • Vitamina B12: 0 µg
  • Vitamina B6: 0mg
  • Calcio: 6mg
  • Hierro: 0,3mg
  • Magnesio: 9mg

Medicinal

Se trata de una planta ideal para tener una mejor salud, ya que sus frutos combaten el estreñimiento, previenen enfermedades del corazón, retrasan el envejecimiento, combaten la diabetes y la obesidad, tratan la anemia ferropénica, mejoran el sistema nervioso y muscular, y por si fuera poco cuidan la vista, piel, uñas y cabello.

¿Qué más se puede pedir? ¡Este árbol lo tiene todo! Anímate a cultivarlo 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles frutales

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.