Níspero (Eriobotrya japonica)

Los nísperos maduran en verano

El níspero es un frutal que, aunque es natural de Asia Oriental, ha conseguido adaptarse muy bien al clima templado de Europa e incluso a las temperaturas suaves de algunas partes de América. Además, es una planta que que proporciona sombra durante todo el año, ya que tiene hojas grandes que se mantienen en el árbol durante meses, y que enseguida que se secan son sustituidas por otras nuevas.

Así, mientras te tomas un refresco o disfrutas de un helado apoyado sobre su tronco en primavera, puedes aprovechar y degustar sus frutas. Estas están deliciosas recién cogidas del árbol, así que en este artículo te enseñaremos a cuidar de tu níspero para que la cosecha sea excelente.

Origen y características del níspero

El níspero es un frutal perennifolio

Imagen – Wikimedia/JMK

El níspero, nisperero o nisperero de Japón o níspero japonés, es un árbol de hoja perenne que al contrario de lo que se suele pensar es originario de China. Lo que ocurrió es que se introdujo en Japón hace más de un milenio, y ha conseguido naturalizarse, por eso se suele caer en el error de pensar que es propio de esa parte del mundo.

Pertenece a la familia Rosaceae y es una planta cuyo nombre científico es Eriobotrya japonica que alcanza los 10 metros de altura. Su tronco es recto, no muy alto ya que ramifica a poca distancia del suelo y forma una copa redondeada. Las hojas son de color verde oscuro por el haz y más claras por el envés, coriáceas, y miden hasta 30 centímetros de largo por 10 centímetros de ancho.

Sus flores, que aparecen en panículas de unos 15 centímetros de largo durante el otoño-invierno, son hermafroditas, de color blanco y fragantes, con un tamaño de hasta 2 centímetros de diámetro. Y las frutas maduran en primavera.

¿Qué tipo de fruta es el níspero?

Se trata de una fruta con forma ovoide, con la piel anaranjada y la pulpa amarillenta/anaranjada. Esta es compacta y aromática, además tiene un sabor ligeramente ácido.

Al momento de consumirla se recomienda pelarla, y cortarla por la mitad para extraer las semillas (puede haber entre 1 y 5) que tiene en su interior. Estas son muy fáciles de sacar, ya que miden aproximadamente 1,5 centímetros, y son duras.

¿Cuánto tiempo tarda un níspero en dar frutos?

El níspero es un árbol que puede sorprendernos mucho, y es que desde que la semilla germina hasta que la planta crece lo suficiente para fructificar pueden pasar tan solo unos 4-5 años si está bien cuidado.

Por este motivo, es muy interesante comprar algunos nísperos -mejor si son ecológicos- en nuestra frutería de confianza, y después de limpiar bien las semillas, sembrarlas (más abajo te explicamos paso a paso cómo se han de sembrar).

¿Cuáles son las propiedades del níspero?

El níspero es una fruta que se usa como expectorante, demulcente y digestiva. En su país de origen es muy común su consumo para prevenir o tratar las molestias de garganta.

Aunque no podemos olvidarnos de su riqueza nutricional: contiene fibra, minerales tan importantes como el magnesio, fósforo, hierro, y el potasio, y vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y C, gracias a los cuales se puede tener una buena salud.

¿Cuáles son las variedades de níspero?

Los nísperos son frutas comestibles

A grosso modo, se distinguen dos tipos de níspero: el chino y el japonés. El primero da frutos más tardíos, de color más oscuro y con más semillas; mientras que el segundo es justo lo contrario; es decir, sus frutos maduran pronto, la piel es más clara y tiene menos semillas. Pero estas últimas tienen un inconveniente, y es que el sabor no siempre es el mejor.

Las variedades más conocidas son:

  • Algar o Argelino: es una variedad precoz que tiene frutos con piel y pulpa de un color amarillo-anaranjado. Su sabor es agridulce.
  • Golden Nuget: es precoz. Produce frutas redondeadas, de piel oscura y con la pulpa jugosa aunque algo ácida.
  • Peluche: es una variedad precoz que produce frutas con poco sabor.
  • Tanaka: es una variedad tardía, que produce frutas pirifomes (con forma de pera), de color anaranjado. Su pulpa es muy jugosa y tiene un sabor dulce.

¿Cómo es el cultivo del nisperero?

La Eriobotrya japonica es un árbol muy, muy fácil de cuidar. Se trata de una planta que no necesita pasar muchas horas de frío, es decir, horas durante las cuales la temperatura se mantiene por debajo de los 7 grados, para producir sus frutas. Por este motivo, puede cultivar sin ningún problema en gran parte de España, incluyendo la región mediterránea.

Pero es importante conocer sus necesidades básicas para que pueda crecer como queremos que lo haga:

Ubicación

El níspero es un árbol que se tiene que poner en un lugar soleado. Asimismo, hay que tener en cuenta las dimensiones que tendrá una vez llegue a la edad adulta, ya que es importante que se plante a una distancia de dos metros, como mínimo, de la pared.

Las raíces de esta planta son superficiales y no invasivas, de modo que por este tema no tendremos que preocuparnos.

Tierra

  • Jardín: crece en casi todo tipo de suelos. Solo hay que evitar plantarlo en aquellos que se encharcan con facilidad, ya que el exceso de agua es muy perjudicial para él.
  • Maceta: si optamos por tenerlo en maceta, se podrá llenar esta con sustratos preparados como el de huerto urbano (en venta aquí), ya que así nos aseguraremos de que tendrá todos los nutrientes que necesita para crecer un tiempo.

Riego

El nisperero se ha de regar de vez en cuando. No soporta la sequía, por lo que hay que procurar que no pase demasiada sed. Así, en verano es posible que tengamos regar unas 2 o 3 veces por semana, echando agua hasta que la tierra quede bien regada. Si está en el suelo, será muy recomendable hacerle un alcorque para aprovechar mejor esa agua, ya que se evitará que se pierda.

Por el contrario, durante el otoño y el invierno, que son meses en los que el clima refresca, se tendrá que regar menos.

Abonado

Mientras nuestro árbol frutal esté creciendo será muy recomendable abonarlo. La temporada de crecimiento empieza con la llegada de la primavera y termina cuando las temperaturas comienzan a bajar en otoño/invierno.

Ahora bien, cuando el clima es suave, florecerá muy temprano, quizás antes de que termine el invierno. Es por eso por lo que si vivimos en una zona donde no se registran heladas o si estas son muy débiles y puntuales, se empiece a abonar en esa estación.

¿Qué abonos usar? Pues dado que hablamos de un árbol que produce frutas comestibles, aconsejamos elegir abonos de origen orgánico, ya que estos no son tóxicos ni para la planta ni para el medio ambiente, y además tampoco tienen un »tiempo de espera» de recogida del fruto.

Algunos ejemplos son:

  • Abono de algas
  • Guano (en venta aquí)
  • Estiércol de animales (de gallina, de cabra, de vaca, etc.)
  • Humus de lombriz (en venta aquí)

Multiplicación

Los nísperos se multiplican por semillas

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz

Se multiplica por semillas en primavera-verano. Lo ideal es que se extraigan de frutos recién cogidos del árbol, aunque también sirven los comprados en una frutería (pero insisto: opta por los ecológicos ya que, si bien son un poco más caros, no solo no tienen pesticidas sino que además suelen germinar mejor).

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Lo primero es limpiar la semilla con agua. Es importante que no tenga nada de pulpa adherida ya que de lo contrario podría llenarse de hongos.
  2. Después, se introduce en un vaso con agua. Si vemos que se hunde, es porque es viable.
  3. El siguiente paso es preparar una maceta que nos sirva de semillero. Si solo vamos a sembrar una, nos vale una maceta pequeña de 6,5 centímetros de diámetro (más o menos), pero ha de tener agujeros en su base. La rellenamos con sustrato preparado para semilleros, fibra de coco (en venta aquí) o vermiculita y regamos.
  4. Ahora, hacemos un pequeño agujero en el centro, por ejemplo con un dedo, e insertamos la semilla.
  5. Por último, la cubrimos con sustrato y con un poco de cobre en polvo para evitar que los hongos la destruyan, y colocamos la maceta en un lugar soleado.

Así, va a germinar en cuestión de un mes.

Otra forma de sembrarla es entre algodones, literalmente. Cogemos dos trozos de algodón, los humedecemos con agua y colocamos la semilla con un poco de cobre espolvoreado por encima en el centro de ambos. Para mantenerla húmeda se inserta todo en un recipiente de plástico con tapa, y se coloca en una habitación con luz.

Eso sí, hay que revisarlo a diario por si los algodones se secan y/o por si la semilla germina. En cuanto veamos que asoma una raíz, tendremos que plantarlo en una maceta.

A veces, el níspero se multiplica mediante injerto de escudete. Esto se hace más que nada para acelerar la fructificación, pero también para conseguir otras variedades.

Poda del níspero

Un níspero se empieza a podar más o menos cuando ha alcanzando una altura de 1,5-2 metros. Antes no es aconsejable hacerlo, ya que se debe esperar a que se fortalezca un poco.

Hay tres tipos de podas que hay que hacerle llegado el momento:

Formación

Se hace como su nombre indica para darle forma al árbol. Se hace a finales del invierno si el árbol aún no ha florecido, o a finales del verano en caso contrario.

Consiste en eliminar las ramas que estén brotando a menos de medio metro del suelo, así como aquellas que estén rotas, enfermas o las que se entrecrucen.

Fructificación

Para estimular la producción de frutos. Tiene que hacerse después de la recogida de los mismos. Se han de dejar las ramas que den frutos, y eliminar las que estén creciendo con tanto vigor que se sobresalgan de la forma de la copa.

Aclareo de los frutos

Se hace para evitar que haya ramas que se rompan debido al peso de los frutos, o que haya alguna que no reciba suficiente luz. Por supuesto, se ha de hacerse cuando la planta esté fructificando.

Consiste en seleccionar los mejores frutos de cada rama y eliminar el resto, pero evitando quitar demasiados ya que tampoco sería bueno para el árbol dejarlo con pocos nísperos.

Plantación

El níspero se planta en el jardín durante la primavera pero solo si no está fructificando. En caso de tenerlo en maceta, has de cambiarlo a otra mayor cuando las raíces asomen por los agujeros de la misma, o cuando veas que se ha quedado sin espacio para seguir creciendo.

Plagas

Básicamente le afecta una: la mosca de la fruta (Ceratitis capitata). Aunque se puede prevenir poniendo trampas específicas (en venta aquí).

Eso sí, si hay pájaros por la zona, también es recomendable poner algún espantapájaros ya que de lo contrario se comerían los frutos.

Enfermedades y problemas

Puede verse afectado por el hongo moteado o roña, cuyo nombre científico es Fusicladium eryobotryaea, que causa la aparición de manchas redondas de color oscuro tanto en hojas como en frutos. En caso de ver síntomas, se han de arrancar las partes afectadas y tratar el árbol con fungicidas que lleven cobre.

Asimismo, puede tener manchas rojas o rojizas en los frutos, más concretamente en la piel. Esto no es una enfermedad sino una fisiopatía causada por carencia de minerales (zinc o calcio) es lo más habitual en esta planta), o por falta de agua.

Artículo relacionado:
Enfermedades del níspero (Eriobotrya japónica)

Rusticidad

Soporta bien las heladas de hasta los -5ºC, pero has de saber que las heladas tardías dañan los frutos. Si baja hasta los -10ºC sufrirá daños importantes.

Las flores del níspero son blancas

¿Te gusta el níspero?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.