¿Qué es el nitrógeno y por qué es importante para las plantas?

El nitrógeno es vital para el crecimiento de las plantas

El nitrógeno es muy, muy importante para las plantas. De hecho, lo es tanto que si no lo encontrasen en la tierra en la que sus raíces se desarrollan tendrían serios problemas de crecimiento.

Pero también es importante que tengamos en cuenta que un exceso de este nutriente puede ser perjudicial para nuestros cultivos. Así que veamos cuál es su importancia, y cómo podemos saber si una planta necesita nitrógeno.

¿Qué es el nitrógeno?

Ciclo del nitrógeno

Ciclo del nitrógeno

El nitrógeno es un químico cuyo símbolo es N. Está presente en el aire de la atmósfera, en un porcentaje bastante alto (78%), así como en los seres vivos. Puede tener varias formas: por ejemplo, en el aire es un gas, mientras que en el suelo está disponible para las plantas en forma de nitratos y nitritos.

Además, también está presente en muchos alimentos destinados tanto para los humanos como sus animales, así como en fertilizantes y abonos que se utilizan para cuidar de los cultivos.

¿Cómo lo asimilan las plantas?

Esa es una pregunta muy interesante, porque gran parte del nitrógeno que queda disponible para las plantas lo absorbe el suelo desde la atmósfera. Y, ¿cómo pasa el nitrógeno del aire a la tierra? Bueno, hay dos formas: una es a través de los microorganismos (básicamente son bacterias que o producen nitrógeno, o se encargan de fijarlo), y la otra es por medio de las lluvias y de otros fenómenos meteorológicos.

La manera más efectiva y rápida es la primera, ya que como sabemos no llueve en todos los lugares con la misma frecuencia, y en muchos ni siquiera cae nieve. Pero hay un problema: no en todo el planeta se dan las condiciones adecuadas para que los microorganismos puedan producir nitrógeno en cantidades suficientes para las plantas. Por eso, a menudo hay que recurrir a los abonos para que crezcan con normalidad.

Ahora bien, ¿cómo lo asimilan? A través de las raíces, y en menor medida por los poros de las hojas.

¿Qué función tiene en las plantas?

Las plantas asimilan el nitrógeno por las raíces y hojas

El nitrógeno cumple varias funciones importantes, pero se podrían resumir en una: crecimiento. Es vital para que las células puedan multiplicarse y, por consiguiente, también lo es para que los tallos, las raíces, las hojas,… en definitiva, todas las partes de la planta puedan seguir creciendo y desarrollándose. Además, es muy necesario también para las semillas, ya que gracias a este químico pueden permanecer vivas durante un tiempo más o menos largo hasta que se dan las condiciones adecuadas para germinar.

Si queremos ser más específicos, podemos decir que el nitrógeno es necesario para que se produzca la clorofila y las auxinas, así como para la formación de lignina (un componente de la madera que se encuentra en árboles y arbustos).

¿Cuáles son los síntomas de falta o de exceso de nitrógeno en plantas?

Por fortuna, al ser este un elemento tan necesario para las plantas, es relativamente fácil saber cuándo le falta o le sobra. Veamos cuáles son los síntomas de cada caso:

  • Falta de nitrógeno: las hojas se vuelven amarillas empezando por las viejas, el crecimiento se detiene, y los tallos pueden volverse raquíticos.
  • Exceso de nitrógeno: cuando tienen demasiado producen un exceso de hojas, un crecimiento quizás más rápido pero también más débil, son más sensibles a las plagas, enfermedades, sequía, etc.

Por este motivo, no es bueno ni quedarnos cortos ni excedernos. Pasa lo mismo que con el riego: mientras echemos la cantidad de agua que necesitan y cada vez que realmente estén pasando sed, estarán bien hidratadas; pero si les tenemos la tierra siempre encharcada, sus raíces se pudrirán.

Tipos de abonos ricos en nitrógeno para las plantas

Hay muchos tipos de abonos ricos en nitrógeno, pero antes de nada déjame decirte que es muy importante que sigas las indicaciones de uso que podrás leer en el envase del producto. Dicho esto, veamos cuáles son algunos de los que hay:

Urea

La urea es una forma de diamida del ácido carbónico, y por lo tanto es el producto que tiene una concentración de nitrógeno más alta: sobre el 46%. Por este motivo, solo recomendamos su uso cuando las plantas muestren un retraso importante en su crecimiento, y que además tengan las hojas cloróticas.

Cómpralo aquí.

Nitrato amónico

Este es un abono con una riqueza de nitrógeno de entre el 33 y el 34,5%, de ese porcentaje, la mitad es nitrógeno amoniacal y el otro 50% es nitrógeno nítrico. Así pues, es muy interesante para que las plantas puedan crecen con normalidad, siempre que se use de manera responsable, eso sí.

Consíguelo desde aquí.

Sulfato amónico

El sulfato amónico contiene además azufre, de modo que no solo es excelente como fertilizante sino también como fungicida e incluso para mejorar las propiedades químicos de los suelos con un pH básico o alcalino (pH de 7 o superior).

¿Lo quieres? Pincha aquí.

Guano

El guano de murciélago es rico en nitrógeno

El guano es un abono de origen orgánico, no en vano, son los excrementos de aves marinas o de murciélagos. Su composición varía en función de la dieta del animal, así como del propio guano: cuanto más fresco esté al momento de su recolección, más cantidad de nitrógeno tendrá por ejemplo.

Se trata de uno de los mejores que hay en el mercado, puesto que además de N contiene fósforo, potasio, calcio, así como ácidos húmicos y fúlvicos. Eso sí, está muy concentrado: aunque sea natural, hay que echar la dosis indicada en el envase, ni más ni menos; de lo contrario las raíces se quemarán.

Aquí lo tienes líquido y en este enlace granulado. Consíguelo.

Fertilizantes químicos

Terminamos con los químicos. Seguramente hayas oído hablar, o puede que incluso hayas comprado alguna vez, un fertilizante con NPK, es decir, con nitrógeno, fósforo y potasio. Estos son los tres nutrientes más importantes para las plantas, por lo que en el mercado se venden fertilizantes que los contienen en mayor o menor porcentaje.

Por ejemplo, un abono triple 15 contiene 15% de nitrógeno, 15% de fósforo y 15% de potasio. Si es un abono 15-5-30 significa que contiene un 15% de nitrógeno, un 5% de fósforo y un 30% de potasio. Y así con todos. Su uso es interesante cuando tenemos un tipo de planta, como una palmera o un cactus, y queremos abonarla con un producto específico para ella.

¿Qué te ha parecido este tema? El nitrógeno como hemos visto es vital, pero un exceso de este elemento puede causar serios problemas a las plantas, ya que las vuelve débiles y vulnerables a las plagas y demás. Esperamos que hayas aprendido mucho sobre este elemento químico y la función que tiene en el reino vegetal.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.