Ortosifón (Orthosiphon aristatus)

El ortosifón es una planta muy interesante: cuando florece, es todo un espectáculo pues brotan unas inflorescencias muy curiosas de color blanco y azul, pero además, se puede usar también como medicinal, siendo uno de los mejores aliados para aquellos que tienen problemas de salud tales como cistitis o arañas vasculares (las ”varicillas” que aparecen en las piernas si estamos mucho tiempo sentados o de pie).

Así que si quieres saber más sobre él, sus características, sus cuidados, entre otras cosas, a continuación te lo explicaré todo 🙂 .

Origen y características

Nuestra protagonista es un arbusto herbáceo perennifolio (se mantiene siempreverde) originaria del sur de China, la India, el sudeste asiático y en Queensland (Australia). Popularmente se le conoce como té de Java o, simplemente, ortosifón. Su nombre científico es Orthosiphon aristatus, y alcanza una altura de hasta 1,5 metros.

Tiene hojas simples, con el margen dentado, acabadas en punta y los nervios bien visibles. Estas son de color verde. Las flores se agrupan en inflorescencias compuestas por filamentos que se parecen a los bigotes de un gato.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Es importante que lo coloques en el exterior, a pleno sol o en semisombra. En caso de optar por esta última opción, es necesario que esté en una zona donde le dé más luz que sombra ya que de lo contrario su floración no será de la calidad que debería ser.

Tierra

  • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con 30% de perlita.
  • Jardín: es indiferente siempre que tenga buen drenaje y sea fértil.

Riego

Frecuente. Por lo general, hay que regar 3 veces por semana en verano, y cada 4-5 días el resto del año. Usa agua de lluvia o sin cal.

Abonado

Durante los meses cálidos del año (desde comienzos de primavera hasta finales del verano), se aconseja abonar con abonos orgánicos (guano, estiércol de animales herbívoros, compost u otros) una vez al mes. Además, has de tener en cuenta que si lo vas a cultivar en maceta, debes de usar abonos en forma líquida para que el drenaje siga siendo bueno.

Poda

A finales de invierno debes quitar las ramas secas, enfermas o débiles. También puedes aprovechar para recortar aquellas que estén creciendo demasiado, dándole un aspecto desordenado.

Multiplicación

El ortosifón se multiplica por semillas en primavera. El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Primero, se rellena una bandeja de semillero (puedes conseguirla aquí) con sustrato de cultivo universal.
  2. Segundo, se riega abundantemente, de manera que el sustrato quede bien empapado.
  3. Tercero, se coloca un máximo de dos semillas en cada alvéolo, y se cubren con una fina capa de sustrato.
  4. Cuarto, se vuelve a regar, esta vez con un pulverizador.
  5. Quinto, se introduce la bandeja de semillero en una bandeja sin agujeros, y se coloca en el exterior, a pleno sol.

Cada vez que riegues, algo que tendrás que hacer a menudo para evitar que el sustrato se seque, dirigirás el agua a la bandeja sin agujeros. Así, germinarán en 14-20 días más o menos.

Plagas

Es bastante resistente, pero si las condiciones de cultivo no son las adecuadas puede tener alguna de las plagas más comunes en plantas, como la cochinilla, el pulgón o la araña roja. Para combatirlas, se deben usar insecticidas específicos o bien naturales, como el aceite de neem o el jabón potásico.

Enfermedades

Si se riega en exceso, podría verse atacada por hongos que le causarían la aparición de manchas marrones en las hojas y/o pudrición del tallo y/o de las raíces.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas débiles de hasta los -4ºC. Si vives en una zona donde la temperatura mínima es más baja, te aconsejo protegerlo en invernadero o dentro de la vivienda en una habitación fría, sin corrientes de aire, y luminosa.

¿Qué usos tiene?

Ornamental

El ortosifón tiene un gran valor ornamental. Se puede tener tanto en maceta como en el jardín, en el patio, o como planta de borduras junto con otras de su especies.

Medicinal

Su uso más popular, sin embargo, es el medicinal. Al tener un gran contenido de potasio y de aceites esenciales, se usa para aliviar los síntomas de los trastornos de la vejiga y del riñón, tales como la cistitis la litiasis renal (piedras en el riñón) y la uretritis. También contra las varices y las arañas vasculares por su efecto drenante.

Además, se puede usar tanto para bajar de peso como para mantenerlo.

Lo conseguirás en pastillas (en farmacias o herboristerías) y por supuesto también en planta. En cualquier caso, debes de consultar con tu médico antes de empezar un tratamiento con plantas medicinales.

Y con esto terminamos. ¿Qué te ha parecido el ortosifón? ¿Habías oído hablar de él? Ahora ya sabes que si quieres tener una planta diferente, con él podrás disfrutar de esos lugares 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas medicinales

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.