¿Les sirve de algo el óxido de hierro a las plantas?

oxido de hierro

Las plantas son seres vivos que necesitan una serie de nutrientes para poder realizar sus funciones con normalidad. Algunos de ellos los necesitan en mayor cantidad que otros, pero todos les son muy importantes, incluso el hierro, el cual está considerado como micronutriente. Cuando les falta, sus hojas enseguida amarillean, luego se vuelven marrones y finalmente se caen. E insisto, es »solo» un micronutriente. Para evitarles problemas, te vamos a explicar qué función tiene, y por qué no es muy recomendable darles óxido de hierro. Muchas personas han extendido rumores sobre que el óxido de hierro se le puede dar a las plantas en forma de riego.

Por ello, te vamos a contar en este artículo todo lo que debes saber sobre el óxido de hierro en las plantas.

¿Qué función tiene?

funcion del hierro en las plantas

El hierro (Fe) es un micronutriente esencial para reducir los nitratos y sulfatos de la planta. Además, ayuda a la producción de energía, y, lo que nosotros enseguida vemos cuando falta: a la formación de la clorofila (el pigmento verde de las hojas). Hay que dejar claro que no se usa en la síntesis de la misma, pero sí que resulta esencial para que el follaje y los tallos jóvenes tengan ese color verde sano.

Hay que tener en cuenta que, al ser un micronutriente, las plantas lo requieren en cantidades menores si lo comparamos con otros nutrientes primarios o secundarios. Aún con ello, es bastante importante para la salud y el crecimiento de las plantas. La disponibilidad de este depende del pH del sustrato. Si el sustrato es demasiado básico, por lo que tiene un pH mucho más alto, va a perjudicar la incorporación de este micronutriente a las plantas.

En cuanto su función, es un constituyente varias enzimas y algunos pigmentos. Además, ayuda a reducir los nitratos y sulfatos y regula la producción de energía dentro de la planta. Aunque no se usa directamente en la síntesis de clorofila suele ser esencial para la generación de la misma. Por ello, la deficiencia de este mineral suele manifestarse por clorosis en las hojas más nuevas.

¿Cuáles son los síntomas de falta de hierro?

cuando utilizar oxido de hierro en las plantas

La deficiencia de hierro en una planta se suele manifestar con una clorosis intravenosa en las hojas que son nuevas. Lo primero de todo es determinar la causa de esta deficiencia. Hay que examinar las raíces. Si las raíces están expresadas por un exceso de riego a puede que no sirvan para absorber los nutrientes de forma eficiente. Es importante permitir que el sustrato se pueda secar entre riegos para reducir el estrés de la planta. De esta forma, podemos hacer una aplicación apropiada de un fungicida que funciona por saturación cuando las raíces de la planta están enfermas. A

Si las raíces no encuentran suficiente hierro en la tierra, lo primero que veremos será un amarilleamiento progresivo de las hojas. En principio, solo serán las más nuevas, pero el problema poco a poco irá extendiéndose a las demás.

Otros síntomas que notaremos son:

  • Ralentización del crecimiento
  • Aspecto »triste» de la planta
  • Aparición de plagas y/o enfermedades

¿Es buena idea aplicarles óxido de hierro?

falta de hierro en hojas

No. El óxido no lo pueden asimilar, por lo que no tiene sentido alguno aplicarlo. Además, para que les fuera útil habría que reducirlo y pasarlo a otras formas solubles. Y eso por no hablar de que, quizás, no tengamos hierro, sino latón o algún metal similar. Por si fuera poco, si llevara plomo u otros metales pesados contaminaríamos el medio ambiente.

Agua de óxido de hierro

Lo que sí podemos hacer es emplear un riego con agua de óxido de hierro. Esta agua se consigue introduciendo clavos oxidados en el agua para que se vayan esparciendo todas las partículas. Al final todas ellas acaban pasando al agua y se puede regar con un agua que tiene una sobredosis de este micronutriente.

Muchas personas dudan si esta práctica es conveniente o no para la salud de las plantas. Hay que tener en cuenta que aquellas plantas que necesitan tierras más ácidas o que no se están cultivando en un medio ácido suelen tener déficit de hierro. Por ello, es conveniente aplicar este tipo de agua con óxidos para reponer esta cantidad de minerales. También ocurre en aquellas plantas que se riegan con agua las más duras que tienen mucha cantidad de cal.

Cuando regamos una planta con agua dura de forma frecuente el pH empieza a subir poco a poco y comienza a producirse la clorosis férrica que se traduce en un amarilleamiento de las hojas. Cuando hay síntomas de las hojas amarillas es por falta de hierro. Al no tener la planta en un pH adecuado y le impide absorber el hierro. Esto hace que dichos síntomas no sean fruto de la falta de hierro, sino que es porque este nivel de pH tan alto lo permite que se pueda absorber.

En estos casos, si abordamos un extra de óxido de hierro gracias al agua en la que hemos sumergido los clavos oxidados, le vamos a dar una sobredosis de este mineral y le pondremos más fácil su recuperación. No es malo echar agua de hierro en las plantas pero, en realidad, se puede conseguir el mismo resultado utilizando quelato de hierro y sulfato de hierro. Utilizar estos compuestos es una práctica mucho más rápida y directa. También es mucho más segura para la planta.

¿Cómo solucionar el problema?

La manera más eficaz -y rápida- de solucionar el problema de la falta de hierro es aportando hierro quelatado. Este lo venden en viveros y tiendas de jardinería (también aquí), por lo que no nos será difícil encontrarlo.

Diluimos una o dos cucharadas pequeñas (de las de café) en 5 litros de agua, y regamos. Y si aun así esto no nos convence mucho, podremos abonarla con abonos para plantas ácidas (puedes comprarlo aquí), siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Como pueden ver, el óxido de hierro en el agua puede ser una solución ante la falta de este mineral. Espero que con esta información puedan conocer más sobre el óxido de hierro y su importancia para las plantas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   martin dijo

    Todo comprar? nada organico? yo voto porque si sirve agua con clavitos !!!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Martin.
      Sí, los clavos son una muy buena opción 🙂
      Saludos.

  2.   Daniel Degreéf dijo

    Tengo un envase de un litro donde coloco las limaduras de hierro, clavos, tornillos, y todos los desechos de ese metal que encuentro. Le agrego agua y lo dejo que se oxide. Después con ese líquido, riego las plantas. Estoy cometiendo un error ??

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Daniel.
      No tiene por qué ser un error. Las plantas necesitan hierro para, por ejemplo, hacer la fotosíntesis. Pero si en la tierra en la que crecen ya hay hierro, entonces echar más puede ser contraproducente.

      Pero también te diré que si hasta ahora las hojas se han mantenido verdes y sanas, eso es porque les viene bien ese líquido.

      Saludos!