Pachypodium geayi: características y cuidados principales a darle

Pachypodium geayi

¿Has oído hablar alguna vez del Pachypodium geayi? ¿Sabes qué tipo de planta es? Si no eres muy ducho con ellas, o bien necesitas una planta que tolere bien el calor, entonces esta puede ser una buena elección.

Pero, ¿cómo es? ¿Qué características tiene? ¿Florece? ¿Crece mucho? ¿Qué cuidados necesita? Te daremos respuesta a todo ello a continuación. ¡Vamos a ello!

Cómo es el Pachypodium geayi

Pachypodium geayi Fuente_Pl@nNet

Fuente: Pl@nNet

Lo primero que debes saber es que el Pachypodium geayi es en realidad una suculenta. Fue descubierta por Martin François Geay en 1904, de ahí el nombre que tiene.

Esta planta tiene un aire a palmera, con un tallo bastante grueso y alto, con espinas, y del que sale un follaje bastante denso. Son las hojas una de sus características porque adquieren un color verde grisáceo y, además, son largas y delgadas. De hecho, pueden llegar a medir más de 40 centímetros, mientras que de ancho pueden no superar los 2 centímetros.

En cuanto a las espinas, estas salen del tallo, y son bastante largas. Eso sí, tienen un aspecto que no les hace parecer espinas (porque están cubiertas e incluso te puede animar a poner la mano cerca de ellas). Eso sí, ni se te ocurra hacerlo, porque pinchan bastante. De hecho, conforme van creciendo y desarrollándose, son capaces de cubrir todo el tronco sirviendo de protección para que este no se dañe.

El Pachypodium geayi puede alcanzar fácilmente los 8 metros de altura. Obviamente, esto no lo consigue de la noche a la mañana, sino que puedes necesitar 30 o más años para conseguirlo. Sin embargo, cuando se tiene en una maceta su crecimiento se ve muy limitado.

¿El Pachypodium geayi tiene flores?

Pues sí, a pesar de parecer una palmera, en realidad sí que florece. Estas suelen ser muy pequeñas y de color blanco con un poco de amarillo en el centro. Son flores con cinco pétalos anchos, prácticamente iguales entre sí, y curvados. Eso sí, no esperes que florezca rápidamente; tarda aproximadamente 10 años en hacerlo.

Tras la flor, y a los 13 años o así, llega el fruto, donde te puedes encontrar las semillas. Estas son como unas vainas y, al abrirlas, estarán las semillas protegidas.

Cuidados del Pachypodium geayi

palmera suculenta

Ahora que conoces más a fondo el Pachypodium geayi, ¿qué tal si te dejamos los cuidados por si quieres tener esta planta en tu jardín o en una maceta? Si no quieres perderla en un momento, te aconsejamos seguir estos cuidados.

Ubicación y temperatura

Si quieres que la Pachypodium geayi se sienta bien, esté sana y tenga la luz que necesita para realizar la fotosíntesis, lo mejor es que la ubiques en el exterior, en un sitio cálido y que tenga semisombra. Si donde vives el sol no es tan intenso, puedes ponerlo a pleno sol.

Ahora bien, has de asegurarte de que la temperatura esté, por el día, entre los 20 y 30ºC, mientras que por la noche se deben mantener en los 5-10ºC. El primer año, o incluso el segundo, son los más complicados porque la planta debe adaptarse a las temperaturas (sobre todo si se superan esos grados), pero si se logra, podrá sobrevivir sin problema a más temperatura.

En el caso de menos grados, sí conviene que se proteja con alguna malla o similar (al menos la parte de la tierra para que las raíces no se resientan).

Sustrato

La tierra ideal para el Pachypodium geayi es la de cactus y suculentas, pero te recomendamos que le mezcles un poco de humus de lombriz y también drenaje (perlita, corteza para orquídeas, etc.) ya que ayudará a que esté más suelta y no se apelmace con el riego.

Riego

El riego es uno de los cuidados más importantes del Pachypodium geayi. Como suculenta que es, no va a necesitar un riego muy abundante ni constante. Así que, en general, este será, en primavera y verano, con temperaturas altas, cada dos días; mientras que en otoño e invierno solo tendrás que regar tres veces a la semana.

Por supuesto, todo va a depender del sustrato. Si este está húmedo, aunque le toque riego, no lo hagas. Es mejor esperar a que se le seque para volver a regar.

Abonado

planta suculenta palmera

Al contrario que con otras suculentas, esta planta sí que acepta fertilizantes, de hecho los agradece, sobre todo si la tienes en una maceta y no en el suelo del jardín.

Apuesta por un fertilizante líquido que puedas incluir en el agua de riego y échaselo una vez al mes. Te recomendamos que sea uno rico en nitrógeno.

Plagas y enfermedades

Es quizá uno de los cuidados que más queremos evitar, porque eso significa que la planta no está bien de salud y que has visto plagas o señales que te avisan de que hay un problema.

En el caso de las plagas, la más habitual es la cochinilla, que suele ubicarse en las hojas (por el haz y el envés) así como, en ocasiones, en el tronco. Ahí sí es más difícil de quitar por las espinas, pero tendrás que ayudarte de alguna herramienta y paños para limpiar toda la planta. Después, puedes echarle un fungicida para tratarla y también para prevenir la aparición de más problemas.

Ahora bien, en cuanto a enfermedades, muchas de ellas están relacionadas con el exceso o la falta tanto de riego como de iluminación. Esto lo puedes ver fácilmente en las hojas. Si estas empiezan a perder color y se amarillean, podría ser debido a una falta de luz o a un exceso de riego. Por su parte, si se ven secas o enrolladas, podría ser una falta de agua o exceso de luz.

Lo que sí debes tener en cuenta es que el Pachypodium geayi es una planta caducifolia, es decir, que en otoño e invierno es posible que pierda las hojas. Así que si ves que por esa época empiezan a amarillear puede ser su proceso natural.

Multiplicación

La forma de propagar esta planta es a través de las semillas. Sin embargo, como te hemos dicho antes, tardará unos 13 años en poder producirlas tras la floración.

¿Te queda ahora más claro lo que necesitas saber sobre el Pachypodium geayi?


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.