Pachypodium

El Pachypodium brevicaule es una especie pequeña

Pachypodium brevicaule // Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

Los Pachypodium son unos arbustos, o árboles dependiendo de la especie, que cuando los conoces no es raro que quieras saber más sobre ellos, ya que no solo producen flores generalmente aromáticas y preciosas, sino que a diferencia de muchas otras plantas resisten muy bien la sequía y las altas temperaturas.

Pero, no vamos a engañarte, su mantenimiento no es muy sencillo. Esto es así porque el exceso de humedad les causa daños irreversibles, hasta el punto de que, a menudo, basta que los reguemos de más una sola vez para que sus raíces se pudran y, con ellas, las otras partes de los ejemplares. Por eso, a continuación te voy a hablar sobre este increíble género botánico.

Origen y características

Las flores de los Pachypodium son blancas

Nuestros protagonistas son árboles y arbustos pertenecientes al género Pachypodium, el cual está compuesto por unas 25 especies, todas ellas nativas de África, concretamente de Namibia, Angola y Madagascar. Sus troncos y ramas están cubiertos por más o menos espinas, que son cortas y afiladas (pero bastante inofensivas para los humanos 😉 ) en los que las plantas tienen reservas de agua.

Las hojas son lanceoladas, de color verde, o verde oscuro, y se comportan por lo general como caducas. En hábitat, y en climas que son tropicales, caen poco antes o poco después de que la temporada seca comience; y en climas templados caen en otoño-invierno, cuando la temperatura baja de los 10ºC.

Florecen solo los ejemplares adultos, en primavera. Las flores se agrupan en inflorescencias blancas, amarillas, rojizas o rosadas. Y el fruto, llamado esquizocarpio, es seco, redondeado, y con varias semillas de color marrón y pequeñas en su interior.

Principales especies

Las más populares son las siguientes:

Pachypodium lamerei

Vista del Pachypodium lamerei var. ramosum

Pachypodium lamerei var. ramosum

Se le conoce como palma o palmera de Madagascar, aunque nada tiene que ver con las palmeras. Crece hasta alcanzar una altura de 8-9 metros, con un tronco grueso el cual llega a medir hasta 90cm en la base. Las hojas miden un máximo de 40cm de largo, y brotan en los extremos de las ramas. Sus flores son blancas y grandes, de unos 8cm.

Es la más común y, por lo tanto, la más fácil de conseguir.

¿Dónde comprar?

Puedes conseguirla en viveros y tiendas de jardinería, así como aquí:

Pachypodium saundersii

Vista del Pachypodium saundersii

Es un arbusto nativo del sur de África que crece hasta alcanzar 1,5 metros, con tallos muy ramificados armados con espinas afiladas. Las hojas son de color verde oscuro brillante, y sus flores son blancas con tintes rosados.

Pachypodium geayi

El Pachypodium geayi es un árbol suculento

Imagen – Wikimedia/Frank Vassen

Es un arbolito muy similar al P. lamerei, nativo del suroeste de Madagascar. Puede alcanzar los 10-11 metros de altura, con un tronco gris metálico y hojas verde-grisáceas. Las flores son blancas.

Pachypodium namaquanum

Pachypodium namaquanum, una planta de lento crecimiento

Se le conoce como tronco de elefante, o halfmens en inglés. Es un arbusto originario del Cabo Norte de Sudáfrica y del sur de Namibia. Desarrolla un único tronco de hasta 4 metros de altura, de cuya parte superior brotan hojas verdosas. Está en la lista de especies casi amenazadas de la CITES.

¿Cuáles son los cuidados que necesitan?

¿Quieres tener un ejemplar? Entonces te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Los Pachypodium son plantas que necesitan estar en una zona donde les dé el sol de manera directa, de manera que siempre que el clima sea cálido es importante tenerlos en el exterior.

Ahora bien, si se tiene un patio interior, o una habitación muy luminosa en la que entre mucha luz natural, también estos lugares pueden ser un buen lugar para estas plantas siempre y cuando estén lejos de las corrientes de aire tanto frías como cálidas.

Tierra

Tanto la tierra del jardín como la de la maceta tiene que tener un excelente drenaje; es decir, que cuando se riegue se tiene que ver que la tierra es capaz de absorber y filtrar el agua con rapidez. Teniendo esto en cuenta, recomendamos lo siguiente:

  • Jardín: suelo arenoso. Si no se tiene, hacer un agujero de unos 50cm x 50cm (mejor si es más grande), cubrirlo con malla de sombreo (en venta aquí) y rellenarlo con pómice de grano medio (en venta aquí).
  • Maceta: rellenar con pómice. El uso de turba, mantillo, y sustratos similares para estas plantas no es bueno, puesto que les cuesta enraizar y, además, se corre el riesgo de que las raíces se pudran.

Riego

El tronco del Pachypodium lamerei es espinoso

Imagen – Wikimedia/Salicna

El riego ha de ser más bien escaso. Hay que dejar secar por completo la tierra o el sustrato antes de volver a regar. Durante el invierno, y sobretodo si hay heladas, la frecuencia será menor, cada 15 a 20 días.

No les pongas un plato debajo ni riegues por arriba, pues podrías perderlos.

Abonado

En primavera y verano es muy aconsejable abonar con un abono para plantas suculentas (en venta aquí), siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.

Multiplicación

Los Pachypodium se multiplican por semillas y, a veces, por esquejes en primavera-verano.

Semillas

Para conseguir que germinen se han de sembrar ligeramente enterradas en semilleros con agujeros de drenaje, en un sustrato como la vermiculita (en venta aquí) que mantenga la humedad pero que al mismo tiempo tenga buena capacidad de filtración de agua.

Estos semilleros se tienen que poner en el exterior, en una zona luminosa, y mantener siempre ligeramente húmedos. Así, si todo va bien germinarán en más o menos un mes.

Esquejes

Multiplicarlos por esquejes no resulta muy fácil, pero si quieres intentarlo hazlo solo con ejemplares adultos, que midan como mínimo dos metros. Corta una rama que veas que esté sana, deja secar la herida unos siete días, y luego plántala en una maceta con pómice. Por último riega.

Para tener una mayor probabilidad de éxito, puedes impregnar la base con enraizantes caseros o con hormonas de enraizamiento (en venta aquí).

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando la temperatura mínima suba de los 15ºC. Si los tienes en maceta, trasplántalos cada dos años.

Plagas y enfermedades

Son sensibles al ataque de los pulgones y, en ambientes húmedos, a los hongos. Los primeros se tratan con tierra de diatomeas, y los segundos con azufre en polvo (en venta aquí) y controlando los riegos.

Artículo relacionado:
¿Cuáles son los hongos que afectan a las plantas?

Rusticidad

No resisten el frío ni las heladas. El Pachypodium lamerei por experiencia sí te puedo decir que aguanta heladas muy débiles y esporádicas de hasta los -2ºC si se tiene el sustrato seco, pero vive mejor en climas más cálidos.

Vista del Pachypodium brevicaule

Imagen – Wikimedia/lienyuan lee

¿Qué te han parecido estas plantas?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.