Palmeras de exterior

Hay muchas palmeras de exterior ideales para un jardín

Las palmeras son esas plantas que embellecen un jardín como ninguna otra. Sus troncos, normalmente estilizados, y su característica corona de hojas pinnadas o en forma de abanico, más o menos arqueadas, dotan al lugar de un exotismo que, simplemente, resulta magnífico e incluso podríamos decir adictivo.

Por ello, es interesante saber cuáles son las mejores palmeras de exterior; es decir, cuáles son aquellas que pueden estar al aire libre durante todo el año sin protección.

Antes de eso, déjame decir algo que es importante: las palmeras de exterior y de interior no existen, porque no hay ninguna planta que sea de interior. Lo que ocurre es que hay muchos tipos de palmáceas que en un clima templado no pueden estar en un jardín sin protección durante el invierno, ya que las bajas temperaturas le causarían daños graves e incluso puede que acabasen con su vida.

Por esto también, en este artículo vamos a recomendarte una serie de palmeras que pueden vivir en distintas regiones, y te mencionaremos cuál es la temperatura más baja que soportan para que sepas bien cuál elegir.

Camadorea (Chamaedorea radicalis)

La Chamaedorea radicalis es una palmera de exterior

Imagen – Wikimedia/Danerikk

Hay muchos tipos de Chamaedorea, pero una de las que viven mejor todo el año en el exterior es la Chamaedorea radicalis. Desarrolla un tronco solitario de unos 4 metros de altura por apenas unos 3 centímetros de grosor, y presenta hojas pinnadas de color verde. Puede (y debe) de estar en zonas con sombra o media sombra, y se ha de regar de vez en cuando ya que no resiste la sequía. Soporta las heladas suaves de hasta los -4ºC, aunque se aconseja proteger con algo (muro, otras plantas grandes, etc.) para que no quede tan expuesta al viento.

Coco plumoso (Syagrus romanzoffiana)

El Syagrus romanzoffiana es una palmera de rápido crecimiento

Imagen – Wikimedia/Andrés González

El coco plumoso o pindó es una palmera que crece hasta los 25 metros de altura, con hojas pinnadas de 2-3 metros de largo, algo arqueadas. Su tronco es más bien delgado, puesto que no mide más de unos 40 centímetros de grosor. Es una palmera que se ha de poner en un lugar soleado, y en una tierra rica. En suelos alcalinos suele tener las hojas amarillentas como consecuencia de falta de hierro, y/o especialmente manganeso, lo cual se soluciona regándolo de vez en cuando con un bioestimulante. Pero por lo demás, soporta hasta los -4ºC.

Datilera (Phoenix dactylifera)

La datilera es una palmera de rápido crecimiento

Imagen – Wikimedia/Emőke Dénes

La datilera es una palmera espinosa muy común en los jardines. Lo normal es que crezca formando grupos formados por numerosos hijuelos, pero también puede hacerlo como ejemplar solitario. Alcanza los 30 metros de altura, y sus troncos no más de 50 centímetros de diámetro. Las hojas son pinnadas y largas, de hasta 5 metros, de color verde azulado. Produce dátiles comestibles, y además aguanta las altas temperaturas (40ºC, puede que algo más), la sequía y el frío de hasta los -4ºC sin sufrir daños.

Kentia (Howea forsteriana)

La kentia es una palmera cultivada en interior

Imagen – Wikimedia/Flickr upload bot

La Howea forsteriana es una palmera muy cultivada en interiores, pero realmente es una planta que puede estar fuera. Tiene un crecimiento lento, aunque con el tiempo llega a medir entre 10 y 15 metros de altura. Su tronco es muy delgado, de 13 centímetros de diámetro, y presenta hojas pinnadas y ascendentes, de color verde oscuro. Se ha de cultivar en sombra o semisombra, aunque a medida que va creciendo se puede ir acostumbrando a que le dé más el sol. Resiste heladas puntuales de hasta los -5ºC.

Palmera azul (Brahea armata)

La Brahea armata es una palmera de exterior

Imagen – Wikimedia/H. Zell

La Brahea armata es una palmera solitaria que alcanza los 15 metros de altura. Tiene hojas en forma de abanico de color azulado (de ahí le viene el nombre común) que miden aproximadamente 1-2 metros de ancho. Resiste muy bien la sequía, el sol directo y las heladas de hasta los -10ºC.

Palmera datilera de Creta (Phoenix theoprasti)

La Phoenix theoprasti es una palmera multicaule

Imagen – Flickr/Ashley Basil

La Phoenix theoprasti es una palmera muy, muy similar a la datilera, pero aparte de tener una altura menor (mide unos 15 metros), y hojas más verdosas y cortas de hasta 3 metros, sus dátiles generalmente no son comestibles. Pero las diferencias acaban aquí: esta especie también es ideal para climas cálidos y secos. Resiste hasta los -7ºC.

Palmera del Senegal (Phoenix reclinata)

La Phoenix reclinata es una planta tropical de exterior

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La palmera del Senegal es otra palmera similar a la datilera, pero se distingue fácilmente por el color de sus hojas: este es verde, y no azulado ni verde-azulado. Crece entre los 7 y los 15 metros de altura, desarrollando numerosos hijuelos cuyos troncos miden unos 30 centímetros de grosor. Sus dátiles se pueden consumir, pero se dice que no son tan buenos como los de la P. dactylifera. Hay que ponerla al sol, y regarla poco puesto que soporta muy bien la sequía. Soporta hasta los -4ºC.

Palmera excelsa (Trachycarpus fortunei)

El Trachycarpus fortunei es una palmera de un solo tronco

Imagen – Wikimedia/Georges Seguin (Okki)

El Trachycarpus fortunei, conocido también como palmera excelsa o palmito elevado, es una planta de tronco solitario de apenas unos 30 centímetros de grosor que alcanza los 12 metros de altura. Sus hojas tienen forma de abanico y son verdes, con un tamaño de unos 50 x 70 centímetros. Es una de las que mejor resiste el frío: hasta los -15ºC. Crece a pleno sol y no necesita mucha agua.

Palmito (Chamaerops humilis)

El palmito es una palmera de exterior

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El palmito o palmera enana es una planta espinosa de varios troncos que alcanza una altura de 4 metros y un grosor de unos 30-35 centímetros. Están coronados por hojas palmeadas, las cuales pueden ser verdes o azuladas dependiendo de la variedad. En cultivo es una especie muy interesante para un jardín templado o cálido y seco. Le gusta el sol directo y no le perjudican las heladas siempre que sean solo de hasta los -7ºC.

Washingtonia (Washingtonia robusta)

La Washingtonia es una palmera de exterior

Imagen – Wikimedia/Emőke Dénes

La washingtonia, o palmera de abanico, es una planta de rápido crecimiento que desarrolla un tronco solitario de hasta 35 metros de alto por unos 40 centímetros de grosor en su base. Está coronado por hojas en forma de abanico, de color verde. Tiende a hibridarse con facilidad con Washingtonia filifera, dando como resultado a plantas generalmente con hojas con ‘hilos’ (propios de la W. filifera) pero con tronco más bien delgado. En cualquier caso, estas palmeras solo necesitan sol y riegos esporádicos. Resisten hasta los -5ºC.

¿Cuál de estas palmeras de exterior te ha gustado más? ¿Y cuál menos?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.