Palmeras exóticas

Hay muchas palmeras exóticas ideales para jardín

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Hay muchos tipos de palmeras, de hecho, se estima que hay unas 3000 especies distintas que se encuentran principalmente en las regiones tropicales, subtropicales y cálidas del mundo. Todas ellas tienen una belleza única, aunque en un primer momento es normal que todas nos parezcan iguales ya que hay ciertas características que son comunes en ellas, como el tronco y su porte.

Así y todo, también es muy habitual que, a medida que vas conociéndolas más, te detengas un instante a observarlas mejor. Con el tiempo, aprendes a identificarlas solo con verlas, y esos detalles que antes te parecían que eran los mismos en todas, ahora no lo son. Por ello, te invito a conocer los nombres de algunas palmeras exóticas, que podrás conseguir fácilmente en viveros especializados.

Beccariophoenix alfredii

La Beccariphoenix alfredii es una palmera exótica

Imagen – Wikimedia/Zeeth14

La Beccariophoenix alfredii, conocida como palmera de alta meseta, es una especie endémica de Madagascar, donde se encuentra amenazada. Alcanza una altura de 10 a 15 metros, y su tronco se engrosa unos 30 centímetros. Las hojas son pinnadas, verdes y largas, hasta 5 metros. Está emparentada con el Cocos nucifera (cocotero), pero es mucho más resistente al frío.

Cuidados

Se trata de una palmera que ha de estar al sol, o como mínimo en semisombra. La tierra ha de ser rica en materia orgánica, sin tendencia a encharcarse, y ligera. Resiste hasta los -3ºC.

Bismarckia nobilis

La bismarckia es una palmera de un solo tronco

Imagen – Wikimedia/Vengolis

La Bismarckia nobilis es una palmera majestuosa que encontramos en Madagascar. Puede alcanzar una altura máxima de 25 metros, aunque lo más normal es que no supere los 12 metros. Este es grueso, en torno a los 45 centímetros de diámetro, y está coronado por hojas en forma de abanico de color plateado, o verde (en la variedad Mayotte) las cuales miden 7 metros de ancho por 6 metros de altura.

Cuidados

Su ritmo de crecimiento es bastante lento, pero se trata de una planta que crecerá igual de bien tanto si se tiene a pleno sol como en semisombra. Aunque eso sí, es importante que el suelo sea fértil y que drene bien el agua, ya que no tolera los encharcamientos. Resiste hasta los -3ºC. Algunos sitios web ingleses indican hasta -5ºC, pero solo si son heladas muy, muy puntuales y el ejemplar es adulto y está aclimatado.

Burretiokentia hapala

La Burretiokentia hapala es una palmera exótica

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La Burretiokentia hapala es una palmera que crece en Nueva Caledonia. Tiene un solo tronco de hasta 15 metros de alto por unos 10 centímetros de grosor, siendo la base algo más ancha. Sus hojas son pinnadas, de color verde, y con una longitud de hasta 1 metro. Sus flores se agrupan en inflorescencias que aparecen entre las hojas, y son de color marrón pálido. Los frutos tienen forma ovoide, y miden 16 milímetros de largo por 9 milímetro de diámetro.

Cuidados

Es una palmera que necesita sombra, así como tierras ricas en nutrientes que drenen bien el agua. En el exterior es muy interesante en zonas donde puede haber heladas pero solo hasta los -3ºC, y siempre de manera puntual.

Howea belmoreana

Es posible que conozcas a su hermana kentia (Howea forsteriana), pero la Howea belmoreana tiene una belleza única. También es endémica de la Isla Lord Howe, en Australia. Crece hasta alcanzar una altura de 8 metros, con un tronco de hasta 16 centímetros de grosor. Sus hojas son pinnadas y miden 3 metros de largo. Las inflorescencias miden hasta 1 metro de largo, y brotan justo debajo de las hojas. En cuanto a los frutos, son globosos, amarillo-verdosos y miden 3 centímetros.

Cuidados

Los mismos que los que necesita la kentia, es decir: sombra de joven, tierra rica en nutrientes, y riegos moderados. Es capaz de soportar las heladas de hasta los -4ºC.

Parajubaea torallyi

La Parajubaea torallyi es una especie de palmera que de adulta recuerda bastante al cocotero, pero resiste mucho mejor el frío. Es endémica de Bolivia, donde lamentablemente se encuentra en peligro de extinción por pérdida de hábitat. Alcanza una altura de hasta 17 metros (o 14 metros, si se trata de la variedad Parajubaea torallyi var torallyi), con un único tronco de hasta 40 centímetros de diámetro. Las hojas son pinnadas, de color verde, y sus frutos o también llamados cocos miden hasta 10 centímetros de diámetro.

Cuidados

Es una planta que se debería de cultivar más. Crece en lugares soleados, con suelos fértiles y con buen drenaje, y soporta bien la sequía una vez establecida. Además, resiste las heladas de hasta los -7ºC, y solo hay que regarla de vez en cuando.

Phoenix reclinata

La Phoenix reclinata tiene varios troncos

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La Phoenix reclinata es una especie conocida como palmera de Senegal. Crece en África, Madagascar, Arabia y en las Islas Comores. Es una planta que desarrolla múltiples troncos de hasta 15 metros de altura por solo 30 centímetros de ancho. Sus hojas son pinnadas y verdes, con una longitud máxima de hasta 4,5 metros. Como todas las Phoenix, presenta espinas afiladas en la base de cada hoja. Las flores se agrupan en inflorescencias que aparecen entre su follaje, y son amarillentas. El fruto es una especie de dátil, es decir, una drupa globosa de unos 2,5 centímetros que puede consumirse sin problemas.

Cuidados

Tiene cierto parecido con la Phoenix dactylifera, aunque si me permites decirlo, la P. reclinata es más elegante. Los cuidados son los mismos: sol directo, suelos que no se encharquen, y riegos moderados. Resiste bien la sequía, así como las heladas de hasta los -4ºC.

Ravenea glauca

La Ravenea glauca es una palmera exótica

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La Ravenea glauca es una palmera endémica de Madagascar. Crece hasta alcanzar una altura de 9-10 metros, y tiene un tronco con un diámetro de unos 15 centímetros. Desarrolla unas 20 hojas pinnadas de color verde glauco cuya longitud aproximada es de 2 metros.

Cuidados

A diferencia de su hermana Ravenea rivularis, la R. glauca es mucho más resistente a los periodos secos (NO a las sequías), y al sol directo. Por este motivo, es una especie ideal para zonas como por ejemplo la región mediterránea, ya que además resiste hasta los -3ºC.

Syagrus coronata

El Syagrus coronata es una palmera unicaule

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El Syagrus coronata es una especie que nada tiene que envidiarle al Syagrus romanzoffiana (coco plumoso). Es originario de Brasil, y desarrolla un tronco solitario de entre 3 y 12 metros de altura. Sus hojas son pinnadas, arqueadas, y están cubiertas por una especie de polvo o cera blanquecina. Las flores se agrupan en inflorescencias que surgen entre las hojas, y son amarillas. En cuanto a los frutos, miden 2,5 centímetros de ancho, y como curiosidad has de saber que son el alimento favorito de los guacamayos.

Cuidados

Es una palmera espléndida, de rápido crecimiento si se va regando con frecuencia (sobre todo en verano), y que responde muy bien a los abonados periódicos. Resiste el frío sin problemas, así como las heladas de hasta los -3ºC.

¿Cuál de estas palmeras exóticas te ha gustado más?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.