Palmeras pequeñas

Las palmeras pequeñas son ideales para jardines

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

¿Existen las palmeras pequeñas? Cuando pensamos en una nos suele venir a la mente una planta con un tallo muy alto, de varios metros de altura, y con hojas verdes largas y/o anchas que lo coronan. Por suerte, hay muchas especies que, si bien pueden crecer más que un ser humano, no llegan a alcanzar esas impresionantes alturas que llegan a tener las que embellecen nuestras calles.

Y no solo eso: sino que además, algunas tienen un crecimiento lento, lo cual sumado a su reducido tamaño, las convierten en plantas que se pueden tener en una maceta durante mucho tiempo. A continuación te diremos cuáles son.

Areca (Dypsis lutescens)

La areca es una palmera multicaule (es decir, que desarrolla varios tallos) que crece hasta alcanzar una altura máxima de 3 metros. Dichos tallos son delgados, llegando a medir unos 15 centímetros de grosor en su edad adulta, y están coronados por hojas pinnadas de hasta 2 metros de largo. Es una de las especies que más se tienen en interior, donde puede vivir muy bien si se pone en una habitación en la que entre mucha luz, y donde la humedad ambiental sea alta; sin embargo, también es una fantástica planta de jardín si el clima es tropical o subtropical. No tolera las heladas.

Caranday (Trithrinax campestris)

El caranday es una palmera pequeña

Imagen – Wikimedia/Abestrobi

El caranday es una palmera que crece hasta los 6 metros de altura. Desarrolla un tallo de unos 25 centímetros de grosor, cubierto por los restos de hojas secas y espinosas. Dichas hojas tienen forma de abanico, y son de color verde claro por el haz y plateadas por el envés. Además, son muy duras, una característica que le ayuda a soportar sin problemas tanto el sol directo como las heladas. De hecho, es una especie rústica, capaz de resistir temperaturas de hasta 10 grados bajo cero de mínima y de hasta 40ºC de máxima, y la sequía.

Coco de playa (Allagoptera arenaria)

La Allagoptera arenaria es una palmera pequeña

La palmera conocida como coco de playa (aunque nada tenga que ver con el cocotero), es una planta que alcanza los 2-2,5 metros de altura. Tiene hojas pinnadas, de aspecto plumoso, y verdes. Suele formar densos grupos, motivo por el que te recomendamos plantarla, por ejemplo, a un lado del camino. Pero es importante que sepas que necesita una tierra muy ligera y bien drenada, ya que de lo contrario no sobrevivirá. Resiste las heladas de hasta los -4ºC.

Copernicia hospita

La Copernicia hospita es una palmera baja

Imagen – Flickr/Tony Rodd

La Copernicia hospita es una planta que crece entre los 5 y los 7 metros de altura, y desarrolla un tallo de 30 centímetros de grosor. Sus hojas son palmadas, y miden unos 2 metros de ancho. Son de color verde grisáceo o verde azulado, y están recubiertas de cera por ambas caras. A pesar de lo que pueda parecer, su cultivo en jardines pequeños es muy interesante ya que, al igual que todas las palmeras, no tiene raíces invasivas. Eso sí, no le gusta mucho el frío: solo resiste hasta los -2ºC.

Palmera bambú (Raphis excelsa)

La rapis es una palmera multicaule

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La palmera bambú es una planta multicaule que suele formar grandes grupos en su hábitat natural. Alcanza los 3 metros de altura, y sus tallos miden solo unos 2 centímetros de grosor. Las hojas son verdes, palmadas, y bastante duras al tacto. Es una planta ideal para cultivar en interior, especialmente en regiones templadas, ya que no resiste las heladas fuertes. De hecho, si la temperatura baja de los 3 grados bajo cero necesitará protección.

Palmera de salón (Chamaedorea elegans)

La Chamaedorea elegans es pequeña y es perfecta para el interior del hogar

Imagen – Wikimedia/Pluume321

La camadorea o palmera de salón es una planta que alcanza una altura de 2 metros. Sus hojas son pinnadas y verdes, y coronan un tallo delgado que solo se engrosa unos 5 centímetros. Se suele vender en macetas con muchos otros plantines, pero para que todos salgan adelante es importante que se planten en una maceta más grande cada 2 o 3 años. De este modo, vas a poder disfrutar siempre de tu palmera. Además, si en tu zona no hay heladas, podrás tenerla en el jardín, en sombra.

Palmera enana (Phoenix roebelinii)

La palmera enana es perfecta para terrazas con sol

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La palmera enana, que también recibe los nombres de palmera robelina y palmera pygmea, es una especie que alcanza los 5 metros de altura, y cuyo tallo se engrosa no más de 20 centímetros. Las hojas son pinnadas, verdes por ambas caras, y miden aproximadamente 1 metro de longitud. Su ritmo de crecimiento es muy lento, tanto que puede necesitar diez años para crecer solo un metro, pero lo bueno que tiene es que se ve bonita desde que es joven. Resiste las heladas suaves de hasta los -2ºC si son de corta duración y puntuales.

Palmito (Chamaerops humilis)

El palmito es una palmera de varios troncos

Imagen – Wikimedia/tato grasso

El palmito puede presumir de ser la única especie de palmera autóctona del mediterráneo español. Alcanza una altura de 2-3 metros, y desarrolla varios tallos de unos 20 centímetros de grosor coronados por hojas palmadas de color verde o verde azulado, dependiendo de la variedad. Es una planta magnífica para un jardín, ya que resiste la sequía, las temperaturas de entre los 40 y los -7ºC, y crece bien en suelos pobres.

Palmito salvaje (Serenoa repens)

La serenoa repens es una palmera multicaule

Imagen – Flickr/Scott Zona

El palmito salvaje es una palmera multicaule que alcanza los 3 metros de altura, y que tiene hojas palmadas de color verde. Al igual que el palmito, es una planta que resiste la sequía, las olas de calor, e incluso las heladas de hasta los -7ºC. Se puede cultivar en maceta durante unos años, pero es preferible tenerla en el jardín desde que es joven.

Thrinax parviflora

La Thrinax parviflora es una palmera pequeña

Imagen – Wikimedia/Kyle Wicomb

La Thrinax parviflora es una palmera que crece hasta alcanzar los 6 metros de altura. Su tallo es delgado, puesto que mide tan solo 15 centímetros de grosor. Las hojas son palmadas, de un bonito color verde, cuyos segmentos tienden a »colgar». Su cultivo es especialmente interesante en climas tropicales y subtropicales, donde podrá plantarse incluso cerca de la costa; pero también se verá preciosa en interior, donde se deberá poner en una habitación en la que entre mucha luz. Resiste las heladas suaves de hasta los -2ºC siempre que esté resguardada.

¿Cuál de estas palmeras pequeñas te ha gustado más?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)