¿Cómo cuidar la parra virgen en maceta?

parra virgen en maceta

La parra virgen, de nombre científico Parthenocissus, es una de las plantas trepadoras más características del otoño, donde sus hojas se tornan de los colores otoñales en el jardín. Pero, ¿sabes cómo cuidar la parra virgen en maceta?

Si bien sus necesidades pueden ser iguales que si está plantada en el jardín, lo cierto es que tiene algunas peculiaridades que hay que tener en cuenta. Te las contamos.

Cómo es la parra virgen

ramas y hojas de la parra virgen

Antes de nada, has de saber exactamente cómo es esta trepadora. Se caracteriza por ser bastante frondosa y crecer de tal forma que envuelve el lugar en el que se encuentra. Es decir, que puede servir de barrera ante miradas indiscretas.

Recibe otros nombres además de parra virgen como es parra de Virginia o viña virgen.

Es familia de la vid, pero realmente lo más apreciable de esta planta no son sus frutos sino el colorido de sus hojas. Y es que, conforme pasan las estaciones, las hojas van cambiando de color. Por ejemplo, en primavera, son de un verde muy intenso; en verano, un verde oscuro. En otoño las hojas se vuelven rojas y en invierno las pierde.

Las dos especies más habituales de la parra virgen son las Parthenocissus quinquefolia, con cinco foliolos por hoja y oriunda de Norteamérica; y la Parthenocissus tricuspidata, que viene de Japón y solo tiene tres foliolos.

Cuidados de la parra virgen en maceta

Antes de que nos preguntes te diremos que no. La parra virgen en maceta tiene unos cuidados diferentes y más especiales cuando se tiene en maceta a cuando se cultiva directamente en el suelo. Por eso, a continuación vamos a darte todas las claves que debes seguir para no tener problemas.

Ubicación e iluminación

Empezamos por el emplazamiento, es decir, dónde colocar tu maceta de parra virgen. Y en este sentido, debes saber que se adapta a todo. Pero tiene un lugar predilecto.

Concretamente, la orientación norte o este son las mejores para esta planta. Le gusta mucho el sol directo, pero no que esté incidiendo sobre ella durante mucho tiempo. Así que colócala en esas zonas en lugares de semisombra porque conseguirás que tenga unos colores más intensos en sus hojas.

Al ser una planta trepadora, debes tener en cuenta que necesita de un enrejado o algún elemento para poder escalar. Si la dejas que lo haga por la pared puedes tener un problema. Y es que las hojas tienen una especie de pegamento para adherirse y cuando lo quitas puede dejar manchas que son muy complicadas de quitar. Por eso, a la hora de ponerla, vigila esto si no quieres que te deje huellas en la pared.

Temperatura

Al igual que te hemos dicho que es una planta que se adapta a todo, lo mismo le pasa con la temperatura. Tolera altas temperaturas, pero también bajas y algunas heladas. Ten en cuenta que en invierno tira las hojas e «hiberna» de algún modo para sobrellevar esas temperaturas.

Sustrato y maceta

Estamos hablando de la parra virgen en maceta y eso quiere decir que tanto el sustrato como la maceta son importantes. En cuanto al sustrato, te recomendamos una mezcla de tierra universal enriquecida y perlita, arcilla o similar para que no se le compacte demasiado la tierra.

En cuanto a la maceta, lo ideal es que sea de 30x30cm y deberás cambiarla cada 2-3 años para renovarle el sustrato. Asegúrate de que tiene agujeros de drenaje pero cuidado con poner un plato debajo porque no le gusta tener agua (si las raíces están mojadas continuamente la planta morirá).

Riego

El riego es uno de los cuidados más importantes, y también el que más quebraderos de cabeza suele tener entre los aficionados a las plantas. Por eso, en el caso de la parra virgen este es un tema delicado.

Verás, necesita tener la tierra húmeda, pero no encharcada, ni demasiado mojada. Por tanto, tienes que regar a menudo, pero sin pasarte.

¿Y qué pasa en una maceta? La parra virgen en maceta tiene el problema de que el agua se puede quedar en ella, manteniendo húmeda la tierra. Por tanto, si te pasas, será demasiada agua y las raíces se pudrirán.

Nuestra recomendación es que riegues en menor cantidad, pero más veces. De esta forma das tiempo a la planta a ir adaptándose a ese riego, y también a que la tierra no se le moje tanto. Las propias hojas te pueden indicar si está falta de agua o no porque se volverán más alicaídas y finas cuando les falte agua.

Parthenocissus hojas

Abonado

Aparte del riego, y de tener un buen sustrato, no le pueden faltar nutrientes. Y estos has de proporcionárselos a través del abonado.

Concretamente, se le dan dos al año, uno en otoño y otro a finales del invierno, cuando empieza a despertar.

Lo mejor es el abono orgánico. Por ejemplo, hummus, que le dará una protección extra para superar el invierno. De cara a primavera puedes volver a aplicar el hummus, pero es mejor un fertilizante mineral que sea de liberación lenta para que le aporte durante los meses de primavera y verano.

Poda

En general, la parra virgen no necesita una poda, pero sí es cierto que, si quieres que esté frondosa o bien controlar el crecimiento que tiene, tendrás que tener a mano unas tijeras.

La poda propiamente dicha se realizaría a final del invierno, antes de que empiece a tener brotes, de tal forma que le des una nueva vida a la planta. Después, con tijeras, puedes ir recortando según crezca para darle forma.

Plagas y enfermedades

La parra virgen no es una planta que se vea afectada por muchas plagas. Pero sí es cierto que, sobre todo la parra virgen en maceta, puede tener problemas con la cochinilla o la araña roja.

En cuanto a enfermedades, aparte de aquellas provocadas por un exceso de riego, también se puede ver afectada por hongos como el oídio.

¿La parra virgen en maceta echa frutos?

parra virgen con frutos

Si te estás preguntando si esta parra te echará frutos, aun en maceta, la respuesta es sí. Pero, cuidado, porque no son comestibles. En realidad, son como bayas azul oscuro o negro que les encantan a los pájaros, pero no a los humanos; de hecho, son tóxicas porque tiene ácido oxálico, que hace que estén asquerosas.

Como ves, cuidar la parra virgen en maceta no es complicado. Salvo el riego, que es algo que deberás aprender con tu planta, todo lo demás es fácil de sobrellevar. ¿Te queda alguna duda sobre los cuidados de esta parra?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.