Pelargonium radens

El Pelargonium radens es originario de Sudáfrica

Son muchas las plantas que se utilizan para crear perfumes o para adornar nuestro hogar. Las bonitas flores y las dulces fragancias embellecen cualquier entorno. Hoy hablaremos de una especie en concreto: Pelargonium radens. Quizá os suene más como geranio de hojas perfumadas.

Esta planta, originaria de Sudáfrica, es fácil de cultivar y se utiliza mucho en la industria del perfume. En este artículos explicaremos qué es, cuáles son sus usos y los híbridos cultivables que existen de la misma. Además, hablaremos un poco sobre sus cuidados básicos para que podáis cultivarla vosotros mismos en casa.

¿Qué es el Pelargonium radens?

El Pelargonium radens se utiliza sobre todo a nivel ornamental

El género Pelargonium forma parte de la familia de las Geraniaceae y está compuesto por más de doscientas especies diferentes, incluido el Pelargonium radens. Todas ellas son plantas suculentas, herbáceas y también arbustos cuyo origen es del Sur de África, al menos de la gran mayoría. La especie radens, concretamente, se encuentra principalmente en el este y en el sur del Cabo, en Sudáfrica. Ahí suele crecer en desfiladeros y barrancos próximos a arroyos. También es frecuente encontrar estas flores en las laderas de las montañas, entre los arbustos.

Su nombre científico proviene del griego. En este idioma, la palabra «Pelargos» se traduce como «cigüeña», en referencia a la similitud que guardan sus frutos con este animal. En cuanto a «radens», esta palabra hace referencia a las hojas ásperas de esta planta. Otro nombre por el que se conoce al Pelargoniums radens es «geranio de hojas perfumadas».

Hay que destacar que el Pelargonium radens es una planta perenne cuyo crecimiento es bastante rápido, pudiendo llegar a alcanzar una altura de hasta un metro y medio. Sus hojas tienen una forma triangular y, si se aprietan, son bastante aromáticas. Se dividen en unos lóbulos finos y dentados de color verde.

La época de floración de este vegetal empieza a principios de la primavera y dura hasta otoño. Así pues se pueden disfrutar sus bonitas flores púrpuras y rosas durante toda la estación veraniega. Estas son pequeñas y se agrupan en racimos. Las semillas que poseen son pequeñas y de color marrón.

Híbridos

Como pasa con muchas especies vegetales a día de hoy, existen diversos híbridos cultivables del Pelargonium radens, como por ejemplo los siguientes:

  • Candy Dancer: Destaca por tener un aroma a rosas. Las flores de este híbrido no son tan marcadas como las de las demás especies.
  • Crowfoot: Esta variedad posee un aroma a rosas y menta.
  • Dr Livingstone: También conocido como Skeleton Rose. Tiene un aroma a rosas, pero sus hojas están menos diseccionadas que en las demás variedades de Pelargonium.
  • Radula: Otro híbrido con aroma a rosas. Se suele considerar como un sinónimo o clon de la especie original, osea del Pelargonium radens.
  • Red Flowered Rose: Posiblemente se trate de un híbrido entre el P. radens y otra especie cuyo aroma sea a rosas. La característica principal de este variedad es que las flores tienen un color rosa y rojizo.
  • Pelargonium x asperum: Se trata de un híbrido entre Pelargonium radens y Pelargonium capitatum, también con un aroma a rosas. Esta es la variedad más usada en la industria del perfume. Eso sí, no debemos confundirla con el Pelargonium asperum, que también posee un olor muy dulce.

Usos

Tradicionalmente, las hojas del Pelargonium radens se utilizaban para darle sabor a ciertas comidas, como por ejemplo jaleas y tisanas. También se puede extraer un aceite esencial tanto de las flores como de las hojas que se puede utilizar como aditivo y aromatizante alimentario. Se suele llamar aceite de geranio o aceite de geranio rosa. Es importante destacar que sólo se deben utilizar pequeñas cantidades de este condimento.

Si bien es cierto que se puede emplear a nivel culinario, el uso más común de esta planta es ornamental, sobre todo para interiores. Se suele cultivar en borduras, macetas, macizos y jardineras. Quedan realmente espectaculares en terrazas, balcones y patios. Pero también podemos plantar esta variedad de Pelargonium en el suelo de nuestro jardín. Sea como sea, debemos brindarle todos los cuidados que necesita para poder disfrutar de sus hermosas flores y sus dulces fragancias.

Pelargonium radens: Cuidados

El Pelargonium radens se utiliza mucho en la industria del perfume

Ahora que ya sabemos un poco más acerca del Pelargonium radens, vamos a comentar cuáles son los cuidados que requiere esta bonita planta. Por suerte, no es un muy exigente, y además es muy resistente frente a las plagas y enfermedades más habituales. A continuación enlistaremos todos los aspectos que debemos tener en cuenta para su cultivo:

  • Ubicación: Lo ideal es ubicar esta planta a pleno sol. Si bien es cierto que puede vivir perfectamente en semisombra, es importante destacar que florecerá menos.
  • Temperatura: Prefiere las temperaturas cálidas, típicas de Sudáfrica. No obstante, puede llegar a resistir heladas hasta tres grados bajo cero.
  • Suelo: Es vital para el vegetal que el suelo no sea calcáreo. Lo más recomendable es utilizar una mezcla entre arcilla, arena gruesa y tierra de bosque. En cuanto al trasplante de maceta, este se debe llevar a cabo anualmente, concretamente a principios de primavera.
  • Riego: Para mantener correctamente este vegetal, es fundamental regarlo cada día en verano y en primavera un poco menos. El resto  del año es suficiente con regar cada vez que la tierra se quede seca.
  • Abono: A la hora de abonar, lo más aconsejable es hacerlo con materia orgánica, como por ejemplo el compost o el estiércol. Esta tarea se debe realizar a inicios de primavera o a finales de invierno.
  • Poda: El momento idóneo para podar esta planta es cuando haya terminado la época de floración, en otoño. Eso sí, la poda debe ser ligera.
  • Reproducción: Si queremos cultivar más ejemplares de Pelargonium radens, podemos propagarla sembrando sus semillas en otoño. Otra opción es reproducirla mediante esquejes. Para ello, los colocamos en sustrato arenoso en otoño, primavera o verano y esperamos a que enraícen.

Como podéis ver, no es complicado cultivar esta hermosa planta. Si le brindamos los cuidados básicos que necesita podremos disfrutar de su fragancia y sus preciosas flores durante todo el verano.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.