Pepino holandés

El pepino holandés es el más largo

A día de hoy existen muchísimas variedades de todas las frutas y verduras, incluido también el pepino. Podemos encontrar este tipo de hortaliza en diferentes formas, tamaños y tonos de verde. Sin embargo, el más largo es el pepino holandés, del cual hablaremos en este artículo.

Si te interesa esta variedad, te recomiendo que sigas leyendo. Hablaremos un poco sobre sus características, cómo prepararlo para comer y cómo cultivarlo.

¿Cómo se llama el pepino largo?

El pepino holandés es muy exigente a la hora de cultivarlo

El pepino tiene su origen en la India y pertenece a la familia del calabacín y del melón. A parte de ser muy nutritivo, también tiene muchas cualidades medicinales. Entre ellas se encuentra su nivel de flavonoides, que son antiinflamatorios y ayudan a combatir el cáncer. Además, hay que destacar que su contenido en agua es muy alto, por lo que es una hortaliza muy hidratante y altamente recomendable en aquellas dietas que son bajas en calorías.

Contrariamente a lo que solemos pensar, el pepino realmente es una fruta, no una verdura. Sin embargo está aceptado a nivel culinario referirnos a él como verdura. Existen diferentes variedades de pepinos que vamos a nombrar y describir a continuación:

  • Pepino corto / Pepinillo: También llamado «tipo español». Es pequeño de máximo 15 centímetros de longitud. Su color es verde con rayas amarillas o blancas.
  • Pepino medio largo: Conocido como «tipo francés». Suele tener una longitud entre 20 y 25 centímetros.
  • Pepino largo: Denominado «tipo holandés». Es de piel lisa y supera los 25 centímetros de longitud.
  • Pepino holandés: Se trata de una variedad del pepino de fruto. Tiene una longitud de mínimo 25 centímetros y una forma recta. La piel es lisa y el color verde.

A pesar de que el pepino largo realmente es el «tipo holandés», el que realmente nos interesa es el pepino más largo de todos: El pepino holandés. Aunque se cultive principalmente en España, su comercialización se lleva a cabo en toda Europa y en algunos otros lugares del mundo. A medida que pasa el tiempo es más frecuente encontrar esta variedad en los supermercados. Quién sabe, quizá ya lo has probado sin saberlo.

¿Cómo se come el pepino holandés?

El pepino holandés se prepara igual que las demás variedades

Realmente no existe mucha diferencia entre un pepino holandés y otras variedades. A nivel gustativo y óptico se puede llegar a distinguir, pero no requiere ninguna forma especial de prepararlo. La manera más habitual de consumir pepino es en fresco mediante gazpacho, cremas o en ensaladas. No obstante, existen muchas otras recetas que incluyen esta deliciosa hortaliza. Asique si te gusta cocinar, te recomiendo que hagas algunos experimentos y seas creativo, ya que se trata de un alimento muy rico y bueno para la salud.

¿Cómo se cultiva el pepino holandés?

A la hora de cultivar el pepino holandés, hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta, como puede ser, por ejemplo, el clima o el tipo de suelo. En cuanto al primer punto debemos considerar que esta hortaliza es bastante exigente, sobre todo en lo que se refiere a la humedad relativa. El cultivo del pepino holandés aumenta su desarrollo de forma exponencial cuando los valores de la humedad están por encima del 80%. Sin embargo, se aumentan las probabilidades de que la planta sufra ciertas enfermedades como, por ejemplo, botritis o el mildiu. Respecto a las temperaturas, vamos a ver cuáles son las más recomendables según la etapa de desarrollo:

  • Temperatura de germinación: Lo ideal es que la temperatura se encuentre entre los 20 y los 30 ºC.
  • Temperatura de desarrollo de tallos y hojas: También en este caso debería encontrarse la temperatura entre los 20 y los 30 ºC.
  • Temperatura de engorde de fruto: Para que el fruto engorde, hay que bajar la temperatura hasta los 15 a 20 ºC.

Se puede cultivar el pepino holandés en cualquier tipo de suelo que tenga un pH que se encuentre entre el 5,5 y el 7. También es importante que conserve bien la humedad. Además, la profundidad óptima para cultivar esta hortaliza es a 40 a 50 centímetros. Por ello es imprescindible un buen arado del suelo y eliminar obstáculos como pueden ser piedras, por ejemplo.

Como sus hojas transpiran mucho con el calor y son de tamaño grande, esta planta requiere mucha agua. Por ello se suelen disponer goteros de dos a tres litros por hora y planta y cuyos riegos suelen durar entre cuarenta minutos y una hora.

Abono

También a la hora de la fertilización o abonado es bastante exigente el pepino holandés. Es capaz de producir entre ocho y doce kilos por metro cuadrado. Las necesidades fertilizantes que tiene esta variedad en una superficie de una hectárea, lo que equivale a diez mil metros cuadrados, son las siguientes:

  • 400 kg de nitrógeno
  • 200 kg de fósforo
  • 450 kg de potasio

Además, el pepino holandés necesita cantidades grandes de calcio. No obstante, es el agua quien se lo tiene que aportar.

Enfermedades y plagas

Como les pasa a todas las plantas, el pepino holandés puede verse afectado por un número bastante elevado de plagas y de enfermedades. Es de vital importancia detectarlas a tiempo y tratarlas lo antes posible para evitar que destrocen las plantas y se propaguen a otros cultivos. Las plagas que pueden aparecer en este cultivo son las siguientes:

  • Araña roja (Tetranychus urticae)
  • Minador (Liriomyza spp.)
  • Mosca blanca (Bemisia tabaci)
  • Nemátodos (Meloidogyne spp.)
  • Rosquilla verde (Spodoptera exigua)
  • Trips (Frankliniella occidentalis)
Artículo relacionado:
Qué hacer si tengo una planta con araña roja en casa

También hay muchas enfermedades que pueden hace sufrir a las plantas del pepino holandés, como por ejemplo estas:

  • Alternaria
  • Botrytis
  • Didymella bryoniae (Mycosphaerella citrulina)
  • Fusarium oxysporum
  • Mildiu (Pseudoperonospora cubensis)
  • Oidio
  • Phytium
  • Rhizoctonia solani

A parte de estas enfermedades también hay varios tipos de virus que pueden llegar a afectar a estos cultivos. El pepino holandés puede verse afectado por las siguientes virosis:

  • CMV (virus del mosaico del pepino)
  • CuYV (Virus del amarilleamiento del pepino)
  • CVYV (Virus de las venas amarillas del pepino)
  • SqMV (Virus del mosaico de la calabaza)
  • WMV-2 (virus del mosaico de la sandía-2)
  • ZYMV (virus del mosaico amarillo del calabacín)

Con toda esta información sobre el pepino holandés ya tenemos todo lo que necesitamos para poder cultivarlo y preparar deliciosas comidas con él.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.