Chile Perla negra (Capsicum annuum)

Vist

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

¿Te gustan los chiles? Lo cierto es que son plantas de muy fácil cultivo, tanto es así que se pueden tener en macetas sin problemas ya que se adaptan muy bien. La mayoría de variedades se plantan únicamente por sus frutos, pero la Perla Negra es tan bonita que merece tener un hueco en el jardín o en el balcón.

No crece mucho, aunque si lo crees necesario puedes podarla si lo crees necesario. A continuación te contamos todo sobre esta bella planta.

Origen y características del chile Perla Negra

El chile perla negra es ornamental

Imagen – Flickr/Allen Sheffield

Se trata de un cultivar de Capsicum annuum, caracterizado por tener hojas y frutos de color negro. Es tan bonito, que All-Americas Selections le dio un premio por su belleza en el año 2006. Lo desarrollaron los científicos Rob Griesbach y John Stommer del Laboratorio de vegetales del Servicio de Investigación Agrícola de la Unidad de Investigación de Arboretum Floral y Plantas de Vivero.

Puede alcanzar una altura máxima de 60-80 centímetros, con tallos más o menos ramificados de los cuales brotan hojas enteras y simples, agudas y con los nervios principales bastante marcados. Produce flores moradas en primavera-verano. Los frutos, es decir, sus chiles, tienen forma redondeada, y pueden volverse de color carmesí al terminar de madurar.

¿Es comestible?

Sí, claro. No te dejes engañar: aparte de ser una planta preciosa, sus frutos se pueden consumir del mismo modo en el que te comerías cualquier chile. Pero eso sí, debes tener en cuenta que su sabor es picante: nada más dar el mordisco podrías percibir un gusto ácido aunque hasta cierto punto agradable, pero poco a poco se va intensificando.

Y es que tiene sus 10 mil a 30 mil unidades de calor Scoville. La escala Scoville es la que mide cuán ácidos son los pimientos. Por ejemplo, el pimiento banana tiene un sabor suave, ya que tiene solo entre 100 y 500 unidades Scoville, pero por contra el Dragon’s Breath tiene entre 1.900.500 y 2.480.000, lo que significa que quien se atreva a darle un mordisco puede sentir que se ha metido fuego en la boca.

La Perla Negra se queda en las posiciones bajas-medias, así que es relativamente inofensiva (pero si eres de paladar sensible no recomendamos su consumo, y mucho menos hacer la locura de comerse un fruto entero de una sola vez).

¿Cómo se cuida?

Si quieres tener un ejemplar de Perla Negra, te recomendamos cuidarlo del siguiente modo:

Ubicación

Es una planta que puede estar tanto a pleno sol como en semisombra, de modo que crecerá igual de bien en lugares expuestos, como bajo las ramas de los árboles más grandes 😉 .

Tierra

  • Maceta: usar sustrato rico en materia orgánica, ligero y que facilite el drenaje rápido del agua, como por ejemplo este que venden aquí.
  • Jardín: ha de ser fértil, suelto y, también, debe de tener buen drenaje.

Riego

El Perla Negra es un chile ornamental

El riego ha de ser frecuente en verano, y moderado el resto del año. La frecuencia va a venir determinada por las condiciones climáticas sobretodo: en lugares donde llueve poco y/o se registran temperaturas muy altas tocará regar más seguido que en aquellos donde llueve con frecuencia y/o las temperaturas son suaves.

Por lo general, regar a la Perla Negra unas 3-4 veces por semana en la temporada veraniega y unas 2-3 veces semanales el resto puede ser suficiente.

Abonado

Muy recomendable abonar durante toda la temporada con abonos como el guano (en venta aquí), que es orgánico y de muy rápida eficacia. Usa abonos líquidos si lo tienes en maceta para que el agua de riego que sobre pueda salir sin dificultad.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera, siguiendo este paso a paso:

  1. Primero, rellena un semillero (aconsejamos usar bandejas de semillero o macetas con agujeros de drenaje, pero también valdrían los envases de leche y los de yogur siempre que se les hicieran algunos agujeritos en la base) con sustrato fértil, como el de huerto urbano (en venta aquí).
  2. Luego, riega a consciencia.
  3. Ahora, coloca un máximo de 2-3 semillas en cada alvéolo o maceta. Puedes aprovechar para echar un poco de azufre en polvo sobre ellas, con el objetivo de prevenir las infecciones por hongos.
  4. A continuación, cúbrelas con una fina capa de sustrato.
  5. Por último, vuelve a regar un poco y coloca el semillero en el exterior, en semisombra o a pleno sol.

Así germinarán pronto, en unos 4-7 días.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando las heladas hayan pasado.

Rusticidad

El chile Perla Negra, y los pimientos en general, son plantas muy sensibles al frío por lo que se cultivan como anuales.

¿Dónde comprar?

No es fácil de encontrar, desde luego. Seguramente en viveros especializados en plantas hortícolas lo conozcan, pero si tienes muchas ganas de adquirirlo, puedes hacer clic aquí para obtener semillas a buen precio:

¿Qué te ha parecido esta planta? ¿Habías oído hablar de ella? Si te animas a comprar semillas, esperamos que disfrutes mucho cultivándolas 🙂 .

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior