¿Por qué las petunias están pegajosas?

Las petunias pueden estar pegajosas

¿Alguna vez te has encontrado tus petunias pegajosas? Esto es un problema, porque el causante de que se hayan vuelto así es una plaga que debemos de descubrir para poder identificar y, por consiguiente, aplicar el tratamiento más adecuado con el fin de que las plantas vayan recuperándose.

Pero claro, hay varias plagas que pueden hacer eso, de modo que es importante que se conozcan todas y cada una de ellas. Así, conseguiremos que tengan una mayor posibilidad de salir adelante.

¿Cuáles son las plagas que hacen que las petunias estén pegajosas? Son varias, de manera que vamos a verlas por separado:

Caracoles

Los caracoles causan daños a las plantas

Todos sabemos cómo son los caracoles: son unos animales invertebrados que tienen un caparazón, y un cuerpo muy blando con un cuello bastante largo. Bien, a ellos les encanta la humedad; de hecho salen poco después de que haya llovido, o incluso si está chispeando suave (o como decimos a veces los españoles: caen cuatro gotas).

Como son herbívoros, comen plantas, y no tienen preferencias, o al menos yo no diría que las tienen porque los he visto comer hasta cactus con espinas. Por supuesto, los daños más serios son los que sufren las plantas, vamos a decir, inofensivas, es decir, las que no tienen espinas, y además son muy tiernas, como las petunias.

¿Cuáles son los síntomas y/o daños que veremos? Principalmente uno: las hojas estarán mordidas. Y sí, también nos daremos cuenta de que las petunias están pegajosas debido a la saliva de estos animales.

El tratamiento es bastante sencillo: solo hay que usar un repelente de caracoles, o un molusquicida (en venta aquí). Pero si nos decantamos por este último y tenemos animales domésticos es importante asegurarse de que el producto no es tóxico para ellos.

Cochinillas

Las plantas pueden tener cochinillas

Imagen – Flickr/Katja Schulz

Las cochinillas son unas de las plagas más comunes que tienen la gran mayoría de plantas ornamentales, incluyendo a las petunias. Aparecen sobretodo durante la primavera y el verano, pues el calor les beneficia. Hay de muchos tipos, pero las que pueden hacer que nuestras protagonistas estén pegajosas son las que parecen algodón, como la cochinilla acanalada o la algodonosa; es decir, hay otras, como el Piojo de San José, que pasan más desapercibidas pues apenas secretan melaza después de haberse alimentado.

Esta melaza es una sustancia que puede hacer que las hojas queden pegadas, o que los capullos florales tengan dificultades para abrirse.Y, también, es la que puede atraer a otras plagas, como las hormigas, las cuales se alimentan de dicha sustancia.

Si hablamos de los síntomas y daños, lo que veremos será manchitas decoloradas en aquellas áreas donde estaban las cochinillas. Quiero decir, a simple vista lo que más nos llamará la atención será la propia plaga (esas bolitas de algodón que decíamos antes y su descendencia que son como puntitos blancos), pero si quitamos una cochinilla entonces será cuando veamos el daño. Eso sí, es importante tener en cuenta que se concentran en el envés de las hojas y en la base de las mismas. Es en estos lugares donde tendremos que buscar primero.

El tratamiento, como las petunias son pequeñas, es bastante fácil de aplicar. Recomiendo usar tierra de diatomeas (en venta aquí), que es un producto natural y ecológico. Simplemente has de mojar las plantas con agua y después echarle la tierra de diatomeas por encima, por ambas caras de las hojas, y también la superficie del sustrato. Eso sí, hazlo cuando no le dé el sol, ya que de lo contrario el agua quemaría las hojas al producirse el efecto lupa.

Pulgones

Los insectos pueden amarillear las hojas

Los pulgones o áfidos son otra plaga muy común que, al igual que las cochinillas, secretan melaza que, también, atrae a las hormigas (de hecho, si una planta tiene hormigas, lo más probable es que, además, tenga pulgones).

Estos son animales que miden unos 0,5cm de largo, con un cuerpo de color verde, naranja o negro-azulado dependiendo de la especie. Los veremos más en verano que en primavera, pues ellos prefieren el calor ya que es cuando tienen una mayor actividad.

¿Cuáles son los síntomas? Bueno, si sospechamos que una petunia tiene pulgones, lo que haremos será inspeccionar el envés de las hojas, la base de los tallos, los capullos florales y las flores ya abiertas. Es en estos lugares donde causan más daño, que además debilitan mucho a la planta. Por ejemplo, en las hojas podemos ver manchitas decoloradas, las flores podrían marchitarse antes de tiempo, y los capullos florales marchitarse sin abrir.

El tratamiento a aplicar puede ser el mismo que el de las cochinillas, es decir, la tierra de diatomeas. También se puede aplicar un insecticida anti pulgones, pero siguiendo las indicaciones del envase del producto.

Como has podido ver, hay varias plagas que hacen que las petunias estén pegajosas, pero esperamos que estos consejos te sean de utilidad para que tus plantas se recuperen.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.