Physalis: Cultivo

El cultivo del Physalis se realiza sobre todo en climas tropicales

Un tema muy interesante a tratar es sin duda el cultivo del Physalis. Esta bonita planta da unos frutos riquísimos. Por ello no es de extrañar que cada vez más personas decidan cultivar este arbusto. Se trata de un tipo de vegetal perteneciente a la familia de las Solanáceas. Tiene algunos rasgos muy similares al tabaco, al tomate y a las papas. El Physalis proviene de Sudamérica y fue difundido por toda Europa durante el período colonial. Sin embargo, a día de hoy se cultiva sobre todo en climas tropicales del sur de España y de Latinoamérica, pero puede desarrollarse bien también en zonas calientes, subtropicales y templadas.

Este artículo se lo vamos a dedicar al cultivo del Physalis. Explicaremos cómo y cuándo plantar este vegetal paso paso y cómo cuidarlo posteriormente. Si estáis pensando en cultivar esta planta y disfrutar de sus frutos, seguid leyendo.

Cultivo del Physalis paso a paso

En nueve meses ya se pueden cosechar el Physalis

Antes de comenzar el cultivo del Physalis, es importante saber el tipo de suelo que requiere esta planta. Lo ideal sería que estuviera conformado por arena caliza y que su pH oscile entre 5,68 y 6,98. También debe tener suficiente material orgánico. Vamos a ver ahora los pasos que debemos seguir para cultivar Physalis:

  1. Reproducción: Mediante semillas de gran volumen provenientes de sus frutos maduros y de plantas totalmente sanas.
  2. Extirpación de las semillas: Una vez que tengamos la planta idónea para reproducir, extirpamos las semillas y las colocamos en una vasija blanca. Deben pasar un procedimiento de fermentación que dura entre 20 a 70 horas. Después hay que enjuagar las semillas con agua y escurrirlas en un papel absorbente y a la sombra.
  3. Siembra: Una vez secas, debemos amontonar las semillas durante una semana y posteriormente sembrarlas en sementeras con tierra esterilizada.
  4. Trasplante: Al cabo de un mes hay que trasplantar las matas a bolsas por treinta días. Desde ahí se plantan ya de forma definitiva en el campo o en el huerto.

¿Cuándo se plantan los Physalis?

Las mejores épocas para cultivar Physalis pueden ser dos. Si plantamos este vegetal en semilleros, el mejor momento es a finales de invierno. Así ya adelantamos un poquito el cultivo. Por lo contrario, si queremos hacer la siembra del Physalis directamente en la tierra, la mejor época es primavera.

Respecto a los semilleros, podemos hacerlos nosotros mismos de forma muy sencilla. Se pueden reutilizar unos vasos de plástico o los envases de los yogures. Sólo tenemos que hacer unos cuantos agujeros en el suelo del recipiente para el drenaje.

¿Cuánto tarda en dar fruto el Physalis?

El Physalis es una planta de crecimiento rápido. En nada más ni nada menos que nueves meses ya da su primera cosecha. Después, la producción se ve ralentizada y el vegetal va perdiendo poco a poco sus propiedades, es decir, la calidad de la fruta. Por ello, lo mejor es mantener el fruto en el interior de la concha para que se conserve el máximo de tiempo posible, o al menos el necesario.

¿Cómo cuidar una planta de Physalis?

La propagación del Physalis se lleva a cabo regularmente mediante la siembra de sus semillas a finales de invierno, procurando que se encuentre en una zona resguardada del frío. En aquellas áreas en las que el arbusto resiste, incluso podemos hacer la segmentación de mata también a finales de invierno. Para ello, debemos distanciar las plantas uno 35 centímetros entre sí.

En cuanto al riego, este depende principalmente del tipo de clima. Cuando hace más frío y existe más humedad, hay que regar esta planta con menos frecuencia. En cambio, si el clima es muy seco y caluroso se debe regar con más continuidad. El clima ideal para el cultivo del Physalis oscila entre los 12ºC y los 17ºC. Respecto a las lluvias anuales, deben encontrarse entre 1000 y 2000 milímetros. La humedad idónea para esta planta se encuentre entre el 60% y el 80%.

Artículo relacionado:
Physalis o Linterna china, ¿cómo se cuida?

Debido a que el Physalis es una planta que se adapta perfectamente a climas tropicales y subtropicales, requiere mucha luz solar. No obstante, en aquellos climas en los cuales las temperaturas son muy altas, este vegetal necesitar semisombra.

También hay que tener en cuenta que el Physalis tiene que ser abonado cada dos meses durante la época de producción. Lo ideal es agregar 28 gramos de nitratos. En el caso de que queramos sembrar utilizando medios orgánicos, tenemos la opción de abonar las plantas con compost. Sea como sea, es imprescindible hacerlo cada dos meses en la temporada de producción.

¿Cómo se poda Physalis?

Con el fin de que el Physalis pueda mantenerse en pie, se debe realizar una poda de la planta. Hay que quitar todas las ramas que estén secas y viejas. Además, debemos eliminar las hojas que parezcan enfermas y disminuir así el riesgo de que el vegetal enferme. Es aconsejable que estos arbustos dispongan de unos líes y valedores para sostenerse. De esta manera podrán mantener el peso cuando están en época de producción. No se le debe restar importancia a este aspecto, ya que el peso excesivo es el causante de que las ramas se derrumben o se partan.

Otro motivo por el cual se debe realizar la poda del Physalis es el tamaño que pueden llegar a alcanzar los frutos, ya que viene determinado por esta tarea. Además, mediante la poda podremos optimizar la distribución de este vegetal. Como retiramos los brotes formados en la base del tallo mediante la poda, conseguimos que la planta alcance 40 centímetros de altura. También posibilitamos así la disminución de la humedad innata en el interior del cultivo.

Plagas y enfermedades del cultivo del Physalis

Es importante podas el Physalis

El cultivo del Physalis puede verse afectado por ciertas plagas y enfermedades, siendo la más conocida de estas últimas la Alternaria. Esta se muestra mediante manchas diminutas y negras que acaban juntándose provocando la necrosis de la hoja. En cuanto a plagas, las más habituales son las siguientes:

  • La mosca blanca
  • La pulguilla

Si os gustan los frutos del Physalis, ya no tenéis excusa para no plantarlos vosotros mismos. La satisfacción de consumir nuestras propias hortalizas es inmensa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.