Andrómeda (Pieris japonica)

La Pieris japonica es muy decorativa desde joven

Hay algunos arbustos que, en apariencia, parece plantas comunes, sin ningún atractivo, pero cuando te fijas en el color de sus hojas nuevas o en la belleza de sus flores, te hacen cambiar totalmente de opinión. Una de esas especies tan curiosas es la Pieris japonica.

El valor ornamental que tiene esta planta se ve reflejado en su follaje, en sus racimos colgantes de flores, y hasta incluso en su elegancia. Además, su tamaño adulto es el ideal para poder cultivarse en jardines pequeños, medianos o grandes, y también se adapta muy bien a vivir en macetas.

Origen y características de la Pieris japonica

La Pieris japonica es un arbusto perenne

La Pieris japonica, conocida como pieris o andrómeda, es un arbusto (rara vez árbol) perennifolio nativo de las montañas del este de China, Taiwán y Japón. Puede alcanzar una altura máxima de 10 metros, pero lo normal es que no supere los 3 metros.

Las hojas son verde-claras por el haz y azuladas o blancas por el envés; las más nuevas pueden ser de color bronce. Florece en primavera. Las flores se agrupan en inflorescencias colgantes y son de color blanco o rosado.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

Las flores de la Pieris japonica son blancas

Si te gustaría tener un ejemplar y quieres proporcionarle unos cuidados que te permitan disfrutarlo durante muchísimos años, te invitamos a seguir nuestros consejos 🙂 :

Ubicación

La Pieris japonica es una planta de montaña, por lo que es importante que se coloque en el exterior. Colócala o plántala en una zona donde no le dé el sol de manera directa en ningún momento para evitar que sus hojas se quemen.

Tierra

  • Maceta: se ha de rellenar con sustrato para plantas ácidas (en venta aquí), puesto que si el pH es alto (superior a 6.5) tendría clorosis férrica.
  • Jardín: la tierra debe ser ácida, rica en materia orgánica y con buen drenaje.

Riego

Es muy, muy necesario controlar los riegos, ya que es muy sensible a los encharcamientos. Por eso, lo mejor es comprobar la humedad de la tierra antes de proceder a regar, ya sea con un palo delgado de madera o con un medidor digital, de este modo, será mucho más difícil que sus raíces se asfixien.

Usa siempre agua de lluvia o sin cal. En el caso de que la que tengas sea de un pH superior a 6.5, cosa que ocurre por ejemplo en muchos puntos de la región mediterránea, diluye el zumo de medio limón en un litro de agua, o dos cucharadas soperas en 5l/agua. Ve comprobando el pH para controlar que no baje demasiado, con tiras de pH que venden en las farmacias o aquí.

Abonado

La Pieris japonica es perennifolia

Imagen – Wikimedia/Lazaregagnidze

Durante los meses de crecimiento (desde primavera hasta otoño) es interesante abonar a la planta andrómeda con un abono específico para plantas ácidas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. Puedes encontrar este abono a la venta aquí.

Poda

No la necesita, pero si la quieres mantener como arbusto ve recortando sus tallos a finales de invierno con una pequeña sierra de mano (en venta aquí) o con unas tijeras de podar según sea necesario.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en invierno, siguiendo este paso a paso:

Fase 1 – Estratificación

  1. Primero, se rellena un tupperware con vermiculita previamente humedecida con agua, evitando el encharcamiento.
  2. Después, se siembran las semillas y se espolvorean con un poco de azufre. Así se evitará la aparición de hongos.
  3. Luego, se cubren con una capa de vermiculita.
  4. Por último, se tapa el tupperware y se coloca en la nevera, en la sección de los productos lácteos, huevos, etc.

Una vez por semana y durante tres meses, hay que sacar el tupperware de la nevera para que se renueve el aire, comprobar la humedad de la tierra y para saber si las semillas han germinado o no. Si germinan, la estratificación acabará en ese momento.

Fase 2 – Siembra en semillero

  1. Pasados los tres meses (o menos si han empezado a germinar antes) se debe rellenar una bandeja de semillero (en venta aquí) con sustrato para plantas ácidas.
  2. Luego, se coloca un máximo de dos semillas en cada alvéolo.
  3. A continuación, se cubren con una fina capa de sustrato.
  4. Después, se espolvorea cobre o azufre, o se pulveriza con fungicida.
  5. Por último, se coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

Manteniendo el sustrato húmedo pero no encharcado, germinarán -si no lo han hecho ya 🙂 – a lo largo de la primavera.

Plagas y enfermedades

No tiene, pero si se riega en exceso los hongos le podrían perjudicar seriamente, pudriendo sus raíces y luego sus tallos y hojas.

Época de plantación o trasplante

En primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas de hasta los -12ºC.

¿Qué usos se le da a la Pieris japonica?

Vista de la Pieris japonica

Esta es una planta que se usa únicamente como ornamental, ya sea cultivada en macetas o en los jardines si la tierra es adecuada para ella.

Como dato importante que debes saber, decirte que no se debe de consumir bajo ningún concepto, pues es venenosa tanto para los humanos como para el resto de animales.

¿Qué te ha parecido?

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.