Pimientos de padrón

Los pimientos de padrón se recolectan habitualmente cuando están todavía inmaduros.

¿Has plantado pimientos de padrón pero no sabes cuándo hay que cosecharlos? ¿Tienes tantos que ya no sabes qué hacer con ellos? Estas preguntas son bastante frecuentes entre los huerteros que cultivan este tipo de pimiento. Saber plantarlo es importante, pero también lo es saber cuándo recolectarlo y qué hacer con tanta cantidad después. Obviamente, no nos podemos alimentar únicamente de pimientos de padrón.

Por ello vamos a explicar en este artículo cuándo toca recoger los pimientos de padrón y cómo conservarlos posteriormente para que nos duren mucho más tiempo.

¿Cuándo recoger los pimientos de padrón?

Es imprescindible regar los pimientos de padrón con cierta frecuencia

Una vez concluida la época de heladas, que suele ser aproximadamente a finales de mayo, se puede empezar a labrar la tierra y escoger una zona bien soleada del huerto para plantar los famosos pimientos padrón. Las plantas de estos vegetales pueden llegar a medir un metro de altura. Con el fin de evitar que lleguen a fracturarse, es aconsejable poner unos tutores individuales y fijarlos con cordeles. Es imprescindible regar los pimientos de padrón con cierta frecuencia, pero sin llegar a ahogarlos. Lo bueno que tiene este cultivo es que no suelen sufrir plagas ni enfermedades.

La cosecha de los pimientos de padrón se puede iniciar a mediados de julio hasta septiembre u octubre, cuando comienzan de nuevo las heladas. Estos vegetales se recolectan habitualmente cuando están todavía inmaduros. ¿Pero cómo los distinguimos? Antes de madurar y adquirir su color rojo, los pimientos de padrón son de un color verde brillante, triangulares y con una forma cónica un poco rugosa. Además, suelen estar marcados por tres lóbulos en el ápice.

¿Cómo recoger los pimientos de la planta?

Aproximadamente ochenta días tras la plantación de los pimientos de padrón se puede iniciar la cosecha de los mismos. Cada cuatro días debemos recoger todos aquellos pimientos que se encuentren entre los tres y los cinco centímetros de longitud. Esta tarea requiere mucha atención, ya que se mimetizan muy bien con las hojas de las plantas. Además, es recomendable recolectar los pimientos de padrón con unas tijeras o un cuchillo, vigilando mucho de no romper los tallos ni las flores.

¿Cómo conservar los pimientos de padrón?

La forma más habitual de hacer pimientos de padrón es friéndolos en aceite de oliva.

La forma más habitual de hacer pimientos de padrón es friéndolos en aceite de oliva. Para evitar que se rompa la cutícula, debemos hacerlo a fuego lento. Una vez que estén fritos, les añadimos sal y listo. Sin embargo, si estamos plantando nosotros mismos los pimientos de padrón, es posible que no demos a basto con tanta cantidad. En este caso, lo que podemos hacer es conservar los pimientos de padrón. Para ello tenemos diferentes opciones que vamos a comentar a continuación.

Fritos

La primera opción que tenemos para conservar los pimientos de padrón es freírlos. Al igual que otros pimientos, como los morrones, los de padrón aguantan mucho tiempo frescos en la nevera. Sin embargo, fritos podemos alargar todavía más su almacenamiento. Para ello debemos lavarlos bien antes de pasarlos por la sartén. No es necesario quitarles las semillas ni el tallo. Cuando el aceite, preferiblemente de oliva virgen extra, esté caliente, echamos los pimientos y ponemos el fuego a media altura para evitar que se quemen. Después tenemos que ir removiéndolos un poco en la sartén hasta que se hayan deshinchado y cojan una textura frita. Después los sacamos y los dejamos enfriar antes de guardarlos en un tupper hermético.

Artículo relacionado:
Variedades de pimientos

El día que los queramos consumir, es tan sencillo como recalentarlos en la sartén y echarle una pizca de sal. En esta ocasión no es necesario añadir aceite a la sartén.

En vinagre

Otra opción que tenemos para conservar pimientos de padrón es en vinagre. Se trata de un método muy similar al de la conservación al vacío de, por ejemplo, pimientos asados. Es importante tener en cuenta que debemos usar vinagre de vino blanco sin aromas y con buena acidez. Vamos a comentar cómo hacerlos paso a paso:

  1. Limpiar bien los pimientos.
  2. Poner a hervir en una olla agua, 500 mililitros de vinagre, dos cucharadas de azúcar, una pizca de sal y un chorro de aceite. Como esta mezcla es la que conservará a los pimientos, debemos ponerle un toque de sabor a nuestro gusto.
  3. Una vez que comience a hervir, hay que bajar el fuego y añadir los pimientos. Dejarlos durante diez minutos aproximadamente a fuego medio.
  4. Los pimientos no deben cocerse del todo, sólo quedar escaldados. Cuando estén listos, introducirlos en un bote junto al líquido sobrante y un trocito pequeño de ajo, hasta llegar hasta arriba
  5. Cerramos el bote y lo colocamos boca abajo. Dejar en esta postura varias horas.

Como estos pimientos de padrón sólo estarán escaldados, a la hora de consumirlos nos hará falta cocerlos de nuevo. Además, quedan riquísimos si los freímos un poco en la sartén antes de comerlos.

Congelados

Por último nos queda hablar de la congelación de los pimientos de padrón. Si bien es cierto que es más recomendable consumir las verduras frescas, tener pimientos congelados en juliana no está de más. De esta manera nos facilitaremos su uso cuando los necesitemos para cocinar, sin tener la preocupación de que si llevan ya mucho tiempo en la nevera o no. De nuevo comentaremos este proceso paso a paso:

  1. Lavar bien los pimientos, eliminando también las semillas que contienen. Abriéndolos nos será más fácil.
  2. Dejar que se sequen y eliminen el agua de manera natural.
  3. Cortarlos en trozos pequeños o en juliana, según nuestra preferencia.
  4. Repartir los trozos en diferentes bolsas para congelación o tuppers. Normalmente se recomiendan más las bolsas porque se adaptan mejor al espacio disponible.

Con estos sencillos pasos ya tenemos los pimientos de padrón listos en el congelador. A la hora de usarlos para cocinar, sólo tenemos que agitar bien la bolsa para romper el bloque de hielo. Después cogemos un puñado de trozos de pimientos y los añadimos directamente a la sartén. También podemos esperar a que se descongelen a temperatura ambiente.

Artículo relacionado:
Cultivo, usos y más del pimiento morrón

Con toda esta información ya lo tenemos todo listo para cosechar nuestros propios pimientos de padrón y conservarlos el tiempo necesario. Existen muchas recetas deliciosas que incluyen este tipo de verdura, asique ahora toca experimentar en la cocina.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.