Tiraña (Pinguicula vulgaris)

La Pinguicula vulgaris es una planta carnívora

La Pinguicula vulgaris es una de las especies del género más comunes, pero ello no significa que sea menos interesante; más bien sucede todo lo contrario. Su reducido tamaño hace que sea muy recomendable cultivarla en macetas más bien pequeñas, algo que sin duda te gustará saber si no tienes mucho sitio disponible para cultivar plantas.

Es más, si eres un amante de los jardines en miniatura, esta preciosa planta carnívora podrá formar parte de un terrario junto con otras que necesiten los mismos cuidados. Así que, ¿quieres saber cómo ha de ser su mantenimiento?

Origen y características de la Pinguicula vulgaris

La Pinguicula vulgaris es una carnívora europea

Imagen – Wikimedia/xulescu_g

Se trata de una planta carnívora perennifolia que habita en pantanos y ciénagas de la Región Circumboreal, en regiones donde los inviernos son muy fríos produciéndose nevadas. La encontraremos prácticamente en todos los países de Europa, así como en América del Norte. Debido a las condiciones de su hábitat, la evolución ha querido que produzca un brote pequeño llamado hibernáculo cuando las temperaturas empiezan a bajar con el fin de que le resulte más sencillo superar la temporada hibernal.

Alcanza una altura de unos 3 centímetros y un diámetro de unos 10 centímetros. Forma una roseta de hojas más o menos triangulares, de color verde, y pegajosas para los insectos. En primavera brota del centro un tallo floral de hasta 16 centímetros de alto, en cuyo extremo surge una flor lila en forma de embudo de 1,5-2 centímetros.

El nombre científico es Pinguicula vulgaris, aunque se la conoce como grasilla o tiraña. Pertenece pues al género de las Pinguicula, unas carnívoras que, por sus características, parecen plantas ‘convencionales’… hasta que ves que los mosquitos y otros insectos pequeños quedan atrapados en la superficie de sus hojas.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

La Pinguicula vulgaris es una carnívora que, al no requerir de mucho espacio, se puede tener en -casi- cualquier parte. Pero eso sí, es muy importante tener en cuenta que, para que pueda crecer bien, es necesario colocarla en el sitio adecuado y regarla con un tipo de agua determinado. En cultivo no es una planta complicada, pero si se comete un error podrías perderla. Pero no te preocupes porque a continuación te explicamos cómo cuidarla:

Ubicación

  • Exterior: la tiraña es una planta que precisa luz, pero nunca de manera directa.
  • Interior: colocar en habitaciones luminosas, o en terrarios con luz para plantas.

Sustrato

El sustrato debe ser una mezcla de turba rubia o musgo esfagno con perlita a partes iguales. Para que te resulte mucho más sencillo el trasplante, llena un bol con esta mezcla y agua destilada para que se humedezca bien. Luego, podrás rellenar la maceta, la cual debe ser de plástico; o el terrario que se aconseja que sea de cristal.

No usar macetas ni ningún recipiente de barro ni cerámica, pues al ser este un material poroso, a medida que se van regando las plantas tienden a ‘caerse’ algunos poros o granitos. Estos, al descomponerse, pueden causarles problemas a las raíces de la Pinguicula vulgaris, ya que no están preparadas para absorber los nutrientes directamente.

Abonado

La flor de la Pinguicula es pequeña y lila

Imagen – Wikimedia/Luis Mata

No se deben de abonar las plantas carnívoras. Como decíamos antes, las raíces no pueden absorber los nutrientes, y de hecho, si se abonan lo más normal es que se quemen; es decir, que se echen a perder poniendo en riesgo la vida de la planta.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera, siguiendo este paso a paso:

  1. Primero, rellena una maceta de plástico (o si lo prefieres, una bandeja, también de plástico, con algunos agujeritos en la base y limpia) con turba rubia mezclada con perlita a partes iguales. No te olvides de humedecer antes con agua destilada el sustrato.
  2. Después, esparce las semillas sobre la superficie, procurando -aunque es difícil dado que son muy pequeñitas- que no queden muy juntas.
  3. Por último, coloca el semillero en una zona luminosa -ya sabes, sin luz directa-.

Si se mantiene el sustrato húmedo, germinarán en una o dos semanas a una temperatura de unos 15-20ºC.

Plagas y enfermedades

La Pinguicula vulgaris es una planta muy resistente, pero sus hojas son muy vulnerables al ataque de animales herbívoros, como los caracoles. Por eso, no está demás esparcir alrededor tierra de diatomeas por ejemplo, o incluso protegerla de una forma algo más drástica con tela mosquitera, a modo de invernadero.

Época de plantación y trasplante

En primavera. Se ha de cambiar de maceta muy pocas veces a lo largo de su vida. Al ser pequeña, seguramente dos trasplantes sean suficientes. De todos modos, eso podrás ir comprobarlo tú mismo. Por ejemplo, si ves que ha ocupado todo el recipiente, o si se le salen las raíces por los agujeros de drenaje, entonces es que necesitará más espacio.

Rusticidad

Resiste bien el frío y las heladas de hasta los -7ºC.

La Pinguicula vulgaris es una carnívora perenne

Imagen – Wikimedia/Qwert1234

¿Qué te ha parecido la Pinguicula vulgaris?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)