Plagas y enfermedades de los rosales

Plagas y enfermedades de los rosales

Tener un rosal en casa y que, en su época de floración nos encontremos con un espectáculo de color y de aroma es algo que todo el mundo quiere. Sin embargo, cuando tienes esta planta, como con cualquier otra, te enfrentas a las plagas y enfermedades de los rosales.

La prevención, y el saber actuar cuando notas los primeros síntomas es crucial, no solo para evitar que vaya a más y que pueda perjudicar la salud de la planta, sino también para que no haya males mayores. Pero, ¿cuáles son esas plagas y enfermedades? A continuación te hablamos de las más habituales.

Plagas de los rosales

plagas de los rosales

Partimos desde la base de que existen muchas plagas que, en mayor o menor medida, pueden afectar a los rosales. Las más habituales y con las que hay que tener más cuidado, son las siguientes:

Pulgones

Podríamos decir que es la más común de todas las plantas que tengas en el jardín, tanto plantadas como en macetas. Pero, sobre todo, cuando tienes rosales van a por ellos.

Los pulgones son insectos de color verde que no miden más de 3mm. Sin embargo, provocan un daño bastante grande porque se alimenta de la savia de los rosales y son capaces de poner larvas en las hojas y tallos, lo que daña aún más.

No solo se dedican a proliferar por la planta, sino que segregan una sustancia muy parecida a melaza, muy dulce, que atrae a las hormigas y estas, a su vez, pueden hacer que aparezca el hongo negrilla.

Para solucionarlo, lo que puedes hacer es fumigar los rosales. Si echas agua jabonosa, insecticidas o purín de ortigas lo controlarás. Otra opción es intentar que haya mariquitas por el rosal, porque estas van a ocuparse de los pulgones.

Araña roja

Otra de las plagas de los rosales es esta, la llamada araña roja, aunque de aspecto de araña tiene bien poco. Y es que se trata de un insecto, entre rojo y cobrizo, que tiene ocho patas y que se alimenta de la savia de la planta.

Te darás cuenta de que tienes esta plaga si ves que hay puntitos que han perdido el color en las hojas de las plantas. Si eso pasa, ya puedes sospechar que hay una araña de por medio.

¿La solución a la araña roja? Aplicar acaricidas en toda la planta, sobre todo en la parte de las hojas (por los dos lados). Otra opción es usar ácaros pero hay que controlarlos para que no haya problemas con ellos.

La falsa oruga

Es la llamada Arge rosae, falsa oruga del rosal. En realidad, si la ves, te va a recordar a una avispa, y no irías mal desencaminado. Esta avispa se la llama la «mosca del rosal» y se caracteriza por tener el dorso amarillo con puntitos negros.

¿Qué hace este bichito? Pues comerse las hojas del rosal? Así que, para eliminarlo, no nos queda otro que quitarlas a mano y después aplicar un insecticida. Para estas plagas los mejores son los de aceite de neem.

Mosca de sierra

Otra de las plagas de los rosales que hace lo mismo que la anterior es la llamada mosca de sierra, Blennocampa phillocolpa. Estas hacen que las hojas se doblen y enrollen porque lo que quieren es poner en su interior las larvas. El problema es que, cuando nacen, estas empiezan a comerse las hojas y matan al rosal.

Igual que antes, también deberás usar insecticida como aceite de neem para eliminarlas (y quitarlas a mano si las ves).

Enfermedades de los rosales

enfermedades de los rosales

En cuanto a las enfermedades, igual que ocurre con las plagas también pasa con estas, hay muchas de ellas, pero algunas son más comunes o habituales en los rosales. En concreto, por las que debes preocuparte son:

Roya

La roya está provocada por un hongo que aparece cuando hay una humedad demasiado alta alrededor del rosal. Notarás que los rosales empiezan a tener manchas naranjas o amarillas e incluso que hay un abultamiento en el envés de las hojas, o bien que estas empiezan a secarse.

En cuanto a su tratamiento, lo más normal es usar fungicidas que puedan solucionar el problema. Otra de las opciones es eliminar todas las hojas, tanto las caídas como las infectadas y usar fungicida de óxido de cobre para proteger a las demás.

Oídio

El oídio es otro de los hongos más habituales que van a atacar a los rosales. ¿Y cómo lo puedes reconocer? Pues a través de las manchas blancas que van a surgir en las hojas, pero también podrás verlo en los tallos e incluso en las flores.

Esta enfermedad aparece también por la humedad, y se acrecienta cuando la temperatura es cálida, hasta el punto de que si no lo pillas a tiempo puede acabar secando las hojas y haciendo que el rosal no pueda recuperarse.

Su tratamiento es algo más radical, ya que vas a tener que podar todas las partes que se vean así y aplicar un fungicida para evitar que se extienda la enfermedad por el resto de la planta.

Mildiu

Si notas que tu rosal empieza a tener manchas blancas o amarillas en las hojas, sobre todo en los bordes y puntas, y que el envés se va poniendo cada vez más gris e incluso tiene como un polvillo, sin duda a lo que te enfrentas es a esta enfermedad.

Si no se coge a tiempo, lo que hace es secar las hojas y acabar con el rosal. Por eso su solución pasa por podar todo lo que esté afectado y aplicar fungicidas para evitar el problemas (y para tratarlo).

Mancha negra

Otra de las plagas y enfermedades de los rosales es la mancha negra, también conocida la enfermedad como Marssonina rosae. Se trata de un problema que se caracteriza porque aparecerán manchas oscuras en las hojas, que van creciendo en tamaño haciendo que, primero, amarillee la hoja, y luego se vuelva negra y se caiga.

En este caso lo que debes hacer es eliminar todas las hojas dañadas, incluso las que hayan caído al suelo, y tratarlo con óxido de cobre.

Como ves, existen muchas plagas y enfermedades de los rosales, pero tienen solución si los coges a tiempo.

rosales en el jardin


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.