La planta aralia, decorativa y fácil de cuidar como pocas

Planta de Fatsia japonica

Imagen – Flickr/TANAKA Juuyoh (田中十洋)

La planta aralia es una de las más populares en los jardines cálidos y, sobretodo, en interiores. Tiene hojas palmeadas de color verde brillante muy bonitas, y un ritmo de crecimiento bastante rápido; aunque esto no tiene que preocuparnos, ya que alcanza una altura de tan sólo un metro si está en maceta, y de no más de cuatro si se cultiva en tierra.

Se trata de una planta muy decorativa, con la que el hogar sin duda se verá más lleno de vida.

Características de la aralia

La aralia, cuyo nombre científico es Fatsia japonica, es una planta arbustiva siempreverde nativa y endémica de Japón que alcanza una altura de hasta 5 metros. Se caracteriza por tener hojas grandes de 30 a 50 centímetros, palmeadas y gruesas, de color verde brillante.

Las flores se agrupan en inflorescencias con forma de umbela, blancas o de color crema, y son hermafroditas. Los frutos son drupas globosas de color negro brillante al madurar que contienen semillas algo comprimidas.

Es una planta que vive bajo la protección de otras plantas, de modo que nunca le da el sol de manera directa. Pero veamoslo más en detalle.

¿Cómo se cuida?

Hoja de Fatsia japonica

Si te apetece tener uno o varios ejemplares, aquí tienes su guía de cuidados:

Ubicación

La planta aralia crecerá mucho mejor en el exterior en semisombra que en interior. Ahora bien, debido a su origen, es muy sensible al frío por lo que durante el invierno es recomendable tenerla en una habitación en la que entre mucha luz, pero colocada lejos de las ventanas.

Suelo o sustrato

  • Jardín: tiene que tener buen drenaje, ser ligero y rico en materia orgánica. Sus raíces son muy sensibles al exceso de riego, de modo que si la tierra no es capaz de drenar rápido el agua, se pudrirán.
  • Maceta: se debe mezclar sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales.

Riego

Vista de la aralia en flor

Imagen – Wikimedia/Orengi Harvey

La frecuencia de riego será moderada; es decir, no hay que regar mucho pero tampoco poco. Lo ideal es, dependiendo del clima, regar una media de dos o tres veces por semana en verano, y cada cinco o seis días el resto del año.

Si la tienes en maceta, es preferible que no le pongas ningún plato debajo pues el agua estancada dañará las raíces a menos que se quite al cabo de un rato -unos 20 minutos- de haber regado.

Usa en lo posible agua de lluvia, pero si no puedes conseguirla, utiliza agua sin cal o apta para consumo humano. Riega hasta que veas que la tierra o el sustrato están bien húmedos; de esta manera, la planta se mantendrá correctamente hidratada.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano es importante abonarla con un abono líquido si está en maceta, como por ejemplo el guano, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase, o con uno en polvo o gránulos como el estiércol de animales herbívoros por ejemplo.

Época de plantación o trasplante

Tanto si quieres plantar tu aralia en el jardín como pasarla a una maceta algo mayor, has de hacerlo en primavera cuando la temperatura mínima supere los 15 grados centígrados.

Multiplicación

La aralia es una planta decorativa

Se multiplica por semillas en primavera y por esquejes en verano:

Semillas

Las semillas se han de introducir en un vaso con agua durante 24 horas antes de sembrarlas en semillero con sustrato específico (en venta aquí) o universal mezclado con un 30% de perlita.

Es importante que se coloquen de manera que queden lo más separadas entre sí que sea posible, con el fin de garantizar la supervivencia de un mayor número de -futuras- plántulas.

Se entierran un poco, y se riega para luego colocar el semillero en el exterior, en semisombra.

En alrededor de 1 mes germinarán.

Esquejes

Los esquejes se toman en verano, de ramas. Se impregna la base con enraizantes caseros y se plantan en una maceta con vermiculita (en venta aquí) previamente humedecida con agua. Por último, se envuelve todo con plástico al que antes le habrás hecho algunos agujeros pequeños con, por ejemplo, la punta de unas tijeras o de un cuchillo.

En unos 20 días enraizarán.

Para evitar la aparición de hongos, es aconsejable espolvorear sobre la superficie del sustrato cobre o azufre, o si se prefiere pulverizar con fungicida en spray.

Plagas

Es bastante resistente, pero le pueden atacar pulgones, araña roja y cochinillas. Como la planta es relativamente pequeña, puedes quitarle los insectos limpiándola con agua y jabón neutro.

Problemas comunes

Hay una serie de problemas de cultivo que son bastante comunes. Veamos cómo solucionarlos:

  • Hojas negras: suele ser porque se ha helado. Hay que quitar las partes dañadas y protegerla del frío.
  • Hojas con quemaduras: exceso de sol. Hay que llevarla a un sitio más resguardado.
  • Tallo con pocas hojas: falta ventilación (ojo: no ubicarla en una zona muy ventosa ni tampoco cerca de las corrientes de aire de ventanas, puertas ni aparatos de aire acondicionado ya que no lo soportaría).
  • Hojas amarillas: si el amarilleo empieza por las hojas más viejas suele ser por exceso de riego; en cambio, si empieza por las más nuevas, es por falta de riego. En estos casos, hay que reducir o aumentar el riego según sea necesario.

Rusticidad

Es sensible a las heladas. Si la temperatura baja de los 0ºC necesitará protección.

Vista de la Fatsia japonica f variegata

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz // Fatsia japonica f. variegata

¿Qué te ha parecido esta planta?


3 comentarios, deja el tuyo

  1.   Marcia dijo

    Me encanto , aprendí mucho ya que tengo una hermosa aralia.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Marcia.
      Nos alegra de que te haya sido útil.
      Un saludo.

  2.   k dijo

    Me gustaría que agregaran medidas para mayor información, después el documento me pareció un buen trabajo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.