Cuidados y cultivo del castaño

El castaño es un árbol grande

El castaño es un árbol que puede formar parte de nuestro jardín si disponemos del espacio suficiente. Éste puede llegar a una altura de hasta 35 metros, su tronco es robusto y su vida es bastante larga. Sus frutos, las castañas, se recogen entre los meses de octubre-noviembre. El cultivo del castaño no es muy complicado. Si se sabe hacer bien no requiere de demasiados cuidados.

Por ello, repasamos los cuidados necesarios para el cultivo del castaño, y te explicaremos todo lo que has de saber si quieres plantarlo en el suelo.

Características principales

El castaño es un árbol que da frutos comestibles

Imagen – Flickr/Ramón Durán

El castaño pertenece a la familia de las fagáceas que está compuesta por numerosos árboles muy conocidos. Es considerado como un árbol con grandes dimensiones llegando a superar los 20 metros de altura en condiciones normales. Aporta muy buena sombra ya que tiene una morfología de copa bastante amplia y redondeada. Su madera es bastante valorada y tiene un color marrón claro con una textura lisa.

Sus hojas son relativamente grandes y están formadas por 5 foliolos. Son hojas que tienen un color verde claro en diferentes tonalidades. Elaborar el envés presenta un ligero color amarillento. Al ser un árbol propio de climas fríos tiene su cambio de hoja, por lo que es un árbol de hoja caduca. A inicios de primavera o mediados empezará a emitir nuevas hojas y es entonces cuando vuelve a tener todo su esplendor y frondosidad.

No hay que descartar del todo sus flores aunque no tenga un aspecto demasiado visual. Sus inflorescencias superan los 20 centímetros de longitud y cuentan con varias tonalidades entre blanco y rosado. Las castañas son los frutos y son de color marrón muy valorados en la gastronomía. Su forma es redonda y es bastante complicado describe su sabor.

El castaño es una especie de árbol que crece rápido y es algo que se valora muy positivamente para poder sembrarlo en el jardín. Como especie ornamental es perfecta y por la producción de frutos y castañas se agradece muy bien en las épocas de más frío. Además, de un árbol con una gran longevidad que suele superar perfectamente los 80 años de edad. Su crecimiento se va ralentizando conforme llega a su madurez y el tronco se agrieta. También se vuelve más susceptible ante el ataque de plagas y enfermedades.

Cultivo del castaño

Vamos a ver cuáles son los cuidados del castaño para su correcto cultivo. Podemos plantarlo por semillas, aunque el proceso será lento y tardará una media de 25 años en dar frutos. Otra opción es plantarlo por injertos comprados en un vivero, en cuyo caso conseguiremos los frutos en unos 10 años aproximadamente. Es un cultivo que se adapta a bastante bien al clima aunque prefieren climas más templados que tengan condiciones ambientales húmedas. En los primeros años de vida se hace más necesario abrigarlo tanto del frío como de la exposición intensa al sol. Esto ayuda a un correcto crecimiento.

El adulto ya no tiene problemas para soportar el frío, pero sí hay que cuidarlo de algunas heladas tardías que vienen al principio de la primavera. Esto es debido a que en esta época es más vulnerable por estar floreciendo. El cultivo se debe evitar en zonas que tengan veranos muy cálidos especialmente sí son veranos secos. Si está situado en zonas más cercanas a la brisa marina puede llegar a crecer con menos problemas.

La humedad ambiental es importante para su floración y maduración de los frutos. Es vital garantizar cierto grado de humedad atmosférica, sobre todo en el periodo que abarca del verano al principio del otoño. De esta época es en la que los frutos ganan bastante calibre por llegar a su recta final.

En cuanto al suelo, puede crecer bien en lugares con un suelo húmedo. Para aumentar la humedad del suelo puedes utilizar algunas técnicas como es la técnica del acolchado para aumentar también la disponibilidad de materia orgánica del suelo y aumentar la humedad. El pH debe ser algo ácido en torno a 6 y que tengan un buen drenaje. El drenaje es clave para que no se acumule el agua de lluvia y de riego. Debemos evitar a toda costa suelos pesados que tengan un gran porcentaje de arcillas. Este tipo de suelos hace que se encharque con bastante facilidad y se puedan desarrollar enfermedades relacionadas con hongos facultativos.

Mantenimiento y cuidados del castaño

El cultivo del castaño no es complicado

El castaño necesita abundante agua, especialmente en las épocas vegetativas, por lo que antes de plantarlo debemos asegurarnos de que el lugar se mantiene bastante húmedo incluso durante el verano, pero sin que lleguen a quedar cúmulos de agua que podrían hacerle enfermar. La época que tiene más exigencia a la hora de regar es en primavera y al comienzo de la formación de los frutos. La forma más habitual de regar este tipo de árboles es mediante el sistema de goteo. Debemos tener en cuenta en los cuidados del castaño que la producción de un ejemplar puede consumir entre unos 20-30 litros de agua por semana.

No les va bien la exposición al sol durante todo el día a pesar de que necesitan su luz para crecer, especialmente cuando son jóvenes, por lo que es preferible plantarlo en un lugar donde haya suficiente luz pero la exposición al sol completa solo dure unas cuantas horas.

Los castaños son árboles fuertes que no necesitan excesivos cuidados, aunque se ha comprobado que labrar la tierra ayuda a incrementar su producción. En cuanto a la poda, es necesario realizarla cuando son jóvenes para darle la forma redondeada, una vez que son adultos esto ya no será necesario y nos limitaremos a eliminar aquellas ramas que mueren en verano.

Para su mantenimiento, es recomendable un abono rico en materia orgánica. Puedes hacer la técnica del acolchado que es de gran utilidad ya que puedes aprovechar las hojas que se desprenden del castaño en la época de otoño para hacer mantillo de hojas. Este mantillo se va a ir descomponiendo para poder pasar a formar parte de los nutrientes que necesita el árbol.

Multiplicación

Por último, se puede multiplicar por medio de semillas ya que tiene un poder de germinación bastante alto. Si no tiene semillas puedes obtener nuevas a partir de métodos vegetativos como el acodado.

La poda es importante para su mantenimiento y tan sólo hay que mantener las ramas vigorosas y podar aquellas que no lo son tanto. De esta forma, evitamos posibles plagas y enfermedades y le damos a un correcto crecimiento.

El castaño es un árbol grande

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los cuidados del castaño y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Silvia dijo

    Hola Dunia y enhorabuena x tu maternidad. Quería comentarte q la segunda foto, aunque muy bonita, se corresponde con la d otra especie diferente al castaño del q hablas (Castanea sativa); es un castaño de Indias (Aeusculus hippocastaneum), árbol ornamental cuyos frutos no son comestibles.
    Saludos!