7 plantas aromáticas para tener en la cocina y cómo cuidarlas

La albahaca es una planta aromática para cocina

A día de hoy son muchas las plantas que se usan para cocinar. De hecho, son poquísimas las recetas que no las incluyan, y con razón: además de estar muy buenas y/o de proporcionar un aroma delicioso, son muy saludables. Es por eso por lo que es interesante tener algunas muy cerca, dentro del hogar o en la repisa exterior de una ventana. Pero, ¿cuáles?

Hay que elegir bien las plantas aromáticas para tener en la cocina o por los alrededores, pues aunque por lo general son muy adaptables, es importante asegurarse de que se van a poder cubrir todas sus necesidades antes de colocarlas en su ubicación definitiva.

Selección de plantas aromáticas más recomendables en la cocina

Si andas buscando plantas aromáticas que puedas usar para cocinar, echa un vistazo a nuestra selección. Todas ellas, aunque son diferentes, tienen características comunes, como su reducido tamaño o su mantenimiento, el cual es relativamente sencillo:

Albahaca

La albahaca es una planta aromática

La albahaca, cuyo nombre científico es Ocimum basilicum, es una hierba nativa de África tropical y del Sudeste de Asia que alcanza una altura de unos 30-35 centímetros. Tiene un ciclo de vida anual, lo que significa que en un año (en realidad, algo menos), germina, crece, florece y da semillas para luego morir.

Se usa desde hace milenios en la cocina. Las hojas se consumen frescas o secas en ensaladas, sopas de verduras o en salsas.

Cilantro

El coriandro es una planta herbácea

Imagen – Wikimedia/H. Zell

El cilantro, cuyo nombre científico es Coriandrum sativum, es una hierba anual nativa del norte de África y del sur de Europa que alcanza una altura de 40 a 60 centímetros. Se usa mucho en las cocinas del mundo, especialmente del mediterráneo, de Asia y de Latinoamérica.

Sus hojas se emplean, o bien picadas añadidas como adorno, o bien frescas para salsas, sopas, carnes o guisos.

Eneldo

El Anethum graveolens es una hierba de rápido crecimiento

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

El eneldo, o abesón como se le llama también, cuyo nombre científico es Anethum graveolens, es una hierba anual originaria de la parte oriental del Mediterráneo. Alcanza una altura de 30 a 45 centímetros, si bien a veces puede llegar al metro.

Sus hojas se consumen frescas en ensaladas, pescados y también en salsas. Pero además, las semillas se pueden usar como ornamento a los postres.

Hierbabuena

La hierbabuena es una aromática del mediterráneo

Imagen – Flickr/Forest and Kim Starr

La hierbabuena, cuyo nombre científico es Mentha spicata, es una hierba perenne originaria de la región mediterránea. Crece hasta alcanzar una altura máxima de 30-35 centímetros, y es muy usada en la gastronomía tanto de su zona de origen como del resto del mundo.

Sus hojas se utilizan a menudo para aderezar platos de sopas, carnes o ensaladas, así como para aromatizar a otros como el tradicional puchero andaluz.

Perejil

El perejil es una aromática muy usada en la cocina

El perejil es una hierba de ciclo bienal, esto es, que vive dos años, nativa de la región mediterránea cuyo nombre científico es Petroselinum crispum. Alcanza una altura de 30 centímetros, con tallos florales que llegan a los 60 centímetros de alto. Gracias a su rápido ritmo de crecimiento, se puede cultivar sin problemas como planta de temporada.

Sus hojas se emplean para preparar muchas, muchas recetas. Es casi como la pimienta, que queda bien en cualquier comida 🙂 . Es habitual que se preparen salsas, o que se utilicen para decorar.

Romero

El romero es un arbusto aromático

El romero, cuyo nombre científico actual es Salvia rosmarinus (antes era Rosmarinus officinalis), es un arbusto perennifolio originario del Mediterráneo. Crece hasta alcanzar una altura de hasta 2 metros, pero se le puede podar para tenerlo más pequeño.

Las hojas de esta planta se usan en carnes y pescados, tanto al horno como en guisos o salsas.

Orégano

El orégano es una planta que crece rápido

El orégano es una planta perenne nativa del oeste de Eurasia y de la región mediterránea. Crece hasta alcanzar una altura de 45 centímetros, formando un arbusto muy decorativo a pesar de que tiende a perder las hojas inferiores de los tallos.

Si hablamos de sus usos en la cocina, en el caso de que te guste la comida italiana seguro que los conocerás bien. En efecto, el orégano se emplea mucho en pizzas, lasañas, patatas guisadas,… y en otras recetas de Italia.

¿Cómo cuidar las plantas aromáticas en la cocina?

Ahora que hemos visto cuáles son unas de las más aconsejables y sus características, es momento de hablar sobre cómo cuidarlas:

Ubicación

El principal problema al que se enfrentan las plantas aromáticas cultivadas en interior es la falta de luz. Por este motivo, se han de colocar en habitaciones muy luminosas, en las que haya ventanas orientadas al este (que es por donde sale el sol).

Asimismo, es importante que se mantengan alejadas de las corrientes de aire, como las que podemos originar nosotros mismos al pasar cerca de ellas, o las provenientes del aire acondicionado.

Maceta y sustrato

La maceta a elegir tiene que tener agujeros en su base. Esto es importante pues de lo contrario las raíces se pudrirán. Eso sí, es indiferente el material con el que esté hecha: las macetas de plástico son muy económicas y ligeras, y al tenerse dentro de casa su vida útil es muy larga; las de barro pueden ser más decorativas, pero son también más caras y su peso es mayor.

En cuanto al sustrato, se debe de poner una capa de unos 3-5 centímetros de arcilla expandida, y luego terminar de rellenar con sustrato universal.

Riego

El riego ha de ser moderado. La tierra en interiores tarda más en perder su humedad, por lo que es necesario comprobar dicha humedad antes de regar, ya sea introduciendo un palo delgado de madera o escarbando con los dedos un poco.

Usa siempre que puedas agua de lluvia o sin cal, y si le tienes puesto un plato debajo, retira el agua que haya sobrado a los veinte minutos de haber regado.

Abonado

En primavera y verano se debe abonar con abonos orgánicos para estimular el crecimiento y la producción de nuevas hojas. Por ejemplo, el guano (líquido) es rico en nutrientes y fácil de conseguir, pero también hay otros como las cáscaras de huevo trituradas, humus de lombriz, etc.

Trasplante

A medida que crecen, las plantas van necesitando más espacio. Las aromáticas crecen rápido en general, de modo que se deben de cambiar de macetas cada 1-2 años, en primavera.

Plagas y enfermedades

Si está bien cuidada será difícil que enferme, pero cuando el ambiente es muy seco y cálido hay que vigilar las cochinillas, la mosca blanca y la araña roja sobretodo. Por fortuna, se tratan bien con un pincel empapado en alcohol de farmacia o con tierra de diatomeas.

Por el contrario, si el ambiente es muy húmedo y/o se riega en exceso, los hongos como el fitóftora dañarán las raíces. El tratamiento consiste en reducir los riegos, mejorar el drenaje de los sustratos y tratar con fungicida.

Las plantas aromáticas son fáciles de cuidar

Esperamos que te haya sido de utilidad 🙂 .


2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Irma dijo

    Excelente información: gracias. Yo vivo en un lugar muy caluroso (a veces llegamos a los 40º Celcius) y es difícil cultivar muchas especies de plantas.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Irma.
      Nos alegra saber que te ha parecido interesante.

      Con esas temperaturas, puedes ponerlas en semisombra para que crezcan mejor 🙂

      Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.