Plantas carnívoras: cuidados y tipos

La drosera es una planta carnívora

Las plantas carnívoras se han vuelto muy populares gracias a su peculiar estilo de vida, ya que sus hojas se han transformado en trampas de insectos perfectas. Sin duda alguna, la más famosa de todas es la venus atrapamoscas, una que cierra su boca en muy pocos segundos cuando una mosca entra en ella y toca o roza alguno de sus pelos, los cuales activan el mecanismo de cierre de la trampa.

Como lo hace a una escala temporal visible a nuestros ojos, nos llama poderosamente la atención. Es inevitable. Pero déjame decirte algo: hay muchas otras especies que también son interesantes. Así que voy a explicarte todo sobre las plantas carnívoras: los tipos y sus cuidados para que puedas cultivarlas lo mejor posible.

Cuidados de las plantas carnívoras

La Darlingtonia es una planta carnívora de lento crecimiento

Imagen – Wikimedia/NoahElhardt // Darlingtonia californica

Las plantas carnívoras requieren una serie de cuidados especiales para estar sanas cuando se las cultiva. A diferencia del resto, ellas son exigentes con la tierra, la maceta y también con el agua de riego, pues viven en hábitats donde el suelo es pobre es nutrientes, en parte debido a que el agua los arrastra consigo. Por ello es muy importante que se tenga presente esto para que nuestra planta nos acompañe cuantos más años mejor.

¿Dónde se ponen las plantas carnívoras?

Empezamos por el principio, como no podía ser de otra forma. Acaban de llegar las carnívoras a casa, ya sea porque las hemos ido a comprar a un vivero o porque hicimos un pedido online a una tienda, y la primera duda que nos surge es: ¿dónde las pongo? ¿Son de interior o de exterior?

Bien, todas las plantas son de exterior, pero hay algunas que debido a su baja o nula resistencia al frío se han de cultivar en casa durante el invierno. En el caso de nuestras protagonistas, las más delicadas son las que proceden de regiones tropicales y subtropicales, como las mayoría de las droseras, Nepenthes o las Heliamphora.

Por el contrario, las que mejor resisten el frío son las Sarracenia, Drosophyllum y Dionaea muscipula. De hecho, estas tres si vives en una zona con clima mediterráneo puedes tenerlas fuera durante todo el año. Aguantan bien las heladas débiles de hasta los -2ºC.

¿Al sol o en sombra?

En general se han de poner en sombra, pero esto va a depender de qué tipo de planta carnívora sea y de dónde se vaya a cultivar. Por ejemplo, si va a estar dentro de casa hay que colocarla en una habitación en la que haya mucha claridad, independientemente de la variedad de planta que sea; pero en el exterior la única que ha de estar sí o sí a pleno sol es la Sarracenia.

Hay otras como las Dionaea o las Darlingtonia que se pueden acostumbrar a que les dé la luz solar directa, pero solo un rato y nunca durante las horas centrales del día, y menos en verano.

¿Qué tipo de maceta y sustrato necesitan?

La maceta ha de ser de plástico y con agujeros en su base. El plástico es un material liso que además tarda en descomponerse. Es económico y ligero, y lo que es más importante para las carnívoras: no se van liberando nutrientes con el paso del tiempo, que es lo que ocurre con la maceta de barro.

En cuanto al sustrato, la mezcla estándar es la siguiente: 70% de turba rubia sin abonar mezclada con un 30% perlita. Ahora bien, dependiendo del género se aconseja más una mezcla u otra:

  • Cephalotus: 60% turba rubia (en venta aquí) + 40% de perlita (en venta aquí).
  • Darlingtonia: musgo sphagnum vivo.
  • Dionaea: mezcla estándar.
  • Drosera: ídem.
  • Drosophyllum: 40% de turba rubia + 40% arena de cuarzo + 10% corteza de pino troceada (en venta aquí) + 10% de perlita.
  • Nepenthes: musgo sphagnum vivo o mezcla estándar.
  • Pinguicula: mezcla estándar.
  • Sarracenia: ídem.
  • Utricularia: ídem.

¿Cómo es el riego de las plantas carnívoras?

Estas son plantas que se han de regar con agua destilada, de lluvia limpia, o bien con un agua cuyo residuo seco sea inferior a 200ppm (como la de Bezoya o Bronchales). También servirá la del aire acondicionado. Una vez la tenemos, procederemos a regar las carnívoras varias veces a la semana durante el verano, procurando que el sustrato se mantenga siempre algo húmedo. Por el contrario, el resto del año el riego será más espaciado.

Ahora bien, ¿existe un número exacto de veces que haya que regarlas? No. Esto depende mucho de qué tipo de planta sea, del clima y de si la tenemos en interior o exterior. Por ejemplo, yo tengo las Sarracenia todo el año fuera con un plato debajo, y como en verano no les llene dicho plato cada 2 o 3 días enseguida veré que se empiezan a secar. Pero en interior tengo una Heliamphora, también con un plato, y la riego una vez o dos como mucho a la semana en esa misma estación; en invierno se riega bastante menos pues la tierra permanece húmeda más tiempo.

Eso sí, en cualquier caso, recomiendo regar así, por abajo; es decir, llenando el plato. De esta forma, el sustrato va a poder absorber el agua mejor.

¿Necesitan una humedad ambiental alta?

La mayoría de plantas carnívoras viven en terrenos pantanosos, lugares donde la humedad ambiental es alta. Por ello, en lugares donde la humedad ambiental es baja es importante que se coloquen recipientes con agua alrededor de las macetas.

¿Se han de trasplantar? ¿Cuándo?

Sí, por supuesto. Pero no todas. Las droseras o los Cephalotus por ejemplo son plantas pequeñas, que solo se tendrán que trasplantar un par de veces o tres en toda su vida. Las grandes, como Sarracenia o Nepenthes, necesitarán un cambio cada 2 o 3 primaveras.

Hay que estar un poco pendientes, e ir viendo cómo van creciendo para trasplantarlas en cuanto la maceta se les quede pequeña.

¿Qué se le puede dar de comer a una planta carnívora?

Si está en el exterior no hace falta que se le dé nada, pues ella sola se encargará de su alimentación. Pero si la tenemos en casa, podremos darle un insecto una vez por semana. Eso sí, es muy importante que no se le haya echado insecticida, ya que de lo contrario la carnívora podría morir envenenada.

Además, tienes que tener presente que no se ha de abonar, pues sus raíces no pueden absorber los nutrientes directamente.

Tipos de plantas carnívoras fáciles de cuidar

Ahora vamos a ver cuáles son las carnívoras cuyos cuidados son relativamente sencillos, siempre teniendo en cuenta lo que hemos hablado hasta ahora:

  • Dionaea muscipula: es la venus atrapamoscas. Es una planta que no supera los 5 centímetros de altura, con unas trampas en forma de boca las cuales se cierran rápidamente si un insecto entra en ellas. Necesita mucha luz y humedad, pero teme el encharcamiento. Resiste hasta los -2ºC.
  • Droseras subtropicales: las droseras son carnívoras llamadas rocío del sol, pues en cada una de sus hojas-trampa tienen »pelos» en cuyo extremo tienen mucílago, que es una sustancia pegajosa transparente. No superan los 10 centímetros de altura, y tienden a producir muchos hijuelos. Las más fáciles son: Drosera aliciae, Drosera spatulata y Drosera capensis. Ponlas en sombra, o en una habitación con luz si van a estar en casa, y dales un riego regular.
  • Nepenthes de tierras altas: las nepentes se conocen como plantas jarro ya que tienen trampas que adquieren esa forma. Algunas son trepadoras, y hay otras que crecen en el suelo. Presentan hojas que al principio parecen comunes, pero el nervio sigue creciendo hasta que se hincha, formando así la trampa. Las que se venden en los viveros suelen ser de tierras bajas y por lo tanto muy sensibles al frío, pero si buscas una que sea realmente fácil de cuidar te recomiendo las de tierras altas, como la Nepenthes lowii o la Nepenthes villosa. En cualquier caso, han de estar en interior pues no resisten las heladas.
  • Sarracenia: son un género de plantas carnívoras que pueden alcanzar hasta el metro de altura. Tienen trampas en forma de tubo de colores diversos (verdes, rojizos o rosados, multicolor…), y lo único que necesitan es sol directo y mucha, mucha agua. Además, soportan las heladas de hasta los -2ºC. Para mí, las sarracenia son las plantas carnívoras más fáciles de cuidar, las mejores para iniciarse en este mundo.

Y tú, ¿te animas a cultivar plantas carnívoras?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.