7 plantas de interior con flores de fácil mantenimiento

Hay plantas que viven bien en interiores

Cuando vamos a un vivero lo normal, lo inevitable, es visitar todas las zonas. Si te encanta el verde disfrutas como un niño o una niña recorriendo los pasillos, los distintos invernaderos, e incluso haciendo fotos (¿por qué no? 😉 ). Lo que pasa es que al dirigirte al invernadero de las plantas de interior puede suceder, o al menos a mí me pasa mucho, es que tienen especies que, sí, son preciosas, pero al ser muy frioleras requieren unos cuidados que no siempre son sencillos.

¿Qué hacer? Bueno, pues para que te lleves a casa aquellas que, difícilmente, te traerán disgustos, a continuación he elaborado para ti una lista de plantas de interior con flores de fácil mantenimiento.

Cactus de navidad (Schlumbergera)

La Schlumbergera es un cactus muy decorativo

Conocido también como Santa Teresita, es un género de cactus colgantes originario de las selvas tropicales de Brasil. Puede alcanzar una altura de unos 30cm, y sus tallos unos 40-50cm de largo. No tienen hojas, sino lo que se conoce como filóclados ensamblados unos con otros que cumplen la función de las hojas. Sus flores pueden ser blancas, naranjas, rosas, rojas o amarillas.

¿Cómo se cuida? Aunque es un cactus, los cuidados que necesita son algo diferentes a los que les daríamos a las especies propias del desierto. La Schlumbergera crece mejor en semisombra, también en interior con luz, y con riegos seguidos. Dependiendo del clima, puede necesitar unos 4 riegos por semana en verano, y unos 2 a la semana en invierno.

Artículo relacionado:
Guía de cuidados del Cactus de Navidad

Calanchoe (Kalanchoe blossfeldiana)

Vista de un Kalanchoe blossfeldiana en flor

Es una de las especies del género más bonitas que existen. Crece hasta alcanzar una altura de 30 a 40cm por un ancho de 20cm. Las hojas son carnosas, de color verde oscuro brillante, de un tamaño de 7 x 4cm. Sus flores se agrupan en inflorescencias, que son rojas, naranjas, amarillas, blancas o púrpuras.

¿Cómo se cuida? De todas las plantas de esta lista, esta quizás sea la que es algo más ”difícil” de cuidar. Necesita estar en una zona con mucha luz, lejos de las corrientes de aire, y ser regada unas dos veces por semana. Además, necesita un aporte regular de abono en primavera y verano.

Artículo relacionado:
Kalanchoe blossfeldiana, una planta muy otoñal

Campanula

La Campanula es una planta herbácea

El género de plantas Campanula es originario de las regiones templadas del hemisferio norte, sobretodo del este del Mediterráneo. Pueden ser anuales, bienales o perennes, dependiendo de la especie, alcanzando una altura de unos 20 a 40cm. Las hojas son verdes y alternas, y sus flores se agrupan en panículas de color azulado a púrpura.

¿Cómo se cuida? Para tenerla muy sana y poder disfrutar de su belleza, es importante que la tengas en una habitación luminosa, como un patio interior, y que la riegues cada vez que veas que la tierra está casi seca; es decir, una media de unos 3 veces por semana en verano y una media de 1-2 veces a la semana en invierno.

Artículo relacionado:
Campanula portenschlagiana

Clivia (Clivia miniata)

La Clivia es una planta bulbosa

Se trata de una planta herbácea y rizomatosa originaria de Sudáfrica que alcanza una altura de unos 50cm. Sus hojas son acintadas, de unos 3-4cm de ancho, de color verde oscuro. Las flores se agrupan en inflorescencias, normalmente rojizas, aunque también las hay naranjas.

¿Cómo se cuida? Esta es una especie que vive a la sombra de árboles y arbustos, por lo que es muy interesante como planta de interior. Requiere riegos regulares, más seguidos en verano pero evitando el encharcamiento, de modo que te recomendamos regarla unas dos o tres veces a la semana durante los meses cálidos y algo menos el resto.

Artículo relacionado:
Principales cuidados de la clivia

Espatifilo (Spathiphyllum)

Spathiphyllum wallisii en flor

Imagen – Flickr/Dinesh Valke

Conocida también flor de la paz o vela del viento, este es un género de plantas herbáceas originario de México, América tropical, Malasia y oeste del Pacífico. la especie más común es la Spathiphyllum wallisii, que es la que ves en la imagen superior. Esta alcanza una altura de unos 40-50cm, con hojas lanceoladas de color verde oscuro, y unas flores producidas en un espádice (hoja modificada) rodeado por una espta de 10 a 15cm de largo, de color blanco o amarillo.

¿Cómo se cuida? La realidad es que es una de las más fáciles de cuidar, por no decir la que más. Siempre que la tengas en una habitación bien luminosa y la riegues de manera moderada (unas 3-4 veces por semana en verano y unas 1-2 veces a la semana el resto del año) seguro que la tendrás perfecta siempre. Eso sí, utiliza preferiblemente agua sin cal para regar, o de lluvia.

Artículo relacionado:
¿Cuáles son los cuidados del espatifilo?

Espina de Cristo (Euphorbia milii)

La Euphorbia milii es un arbusto de flores

Es un arbusto espinoso originario de Madagascar que puede alcanzar una altura de 1,5 metros. Sus tallos son delgados, de menos de un centímetro de grosor, y están armados con espinas cortas. Las hojas son también pequeñas, de unos 3-4cm de largo, verdes o variegadas (verde y amarillo). Sus flores están compuestas por brácteas de 1 a 2cm de largo fusionadas dos terceras partes de su longitud, y son de color rojo o amarillo.

¿Cómo se cuida? A pesar de que es una Euphorbia, y de que son muchísimas las plantas de dicho género que quieren sol directo ”sí o sí”, con la E. milii se puede hacer una excepción. De hecho, no sería nada raro encontrarla en interiores, o incluso en entradas o porches donde los rayos del astro rey no llegan de forma directa. Pero lo que no cambia es su intolerancia al exceso de riego.

Hay que regar dejando secar el sustrato entre un riego y el siguiente, y evitar que el plato o bandeja que le tengamos puesto debajo esté lleno.

Artículo relacionado:
La espinosa belleza de la Euphorbia milii

Violeta africana (Saintpaulia)

Planta de Saintpaulia ionantha

Esta preciosa plantita nativa de Tanzania y sureste de Kenia (África tropical) crece hasta alcanzar una altura máxima de 15 centímetros y un ancho de hasta 30cm. Sus hojas son redondas u ovaladas, de color verde oscuro y textura carnosa, y sus flores miden 2-3cm de diámetro y pueden ser blancas, púrpuras, violetas o azul claro.

¿Cómo se cuida? Bueno, el principal problema de esta planta es que es MUY sensible al encharcamiento, por lo que nada más comprarla te recomiendo cambiarla de maceta, poniéndole una mezcla de sustrato de cultivo universal (en venta aquí) con perlita (en venta aquí) a partes iguales, y luego riega sin mojar nunca las hojas ni flores.

A partir de ahí, tenla en una zona luminosa, sin corrientes de aire, y re-humedece la tierra unas 2-3 veces por semana en verano y 1-2 a la semana el resto del año, dependiendo de las temperaturas que haya en tu zona (cuanto más calor haga, más seguido hay que regar). Acuérdate de quitar el agua que sobre a los 30 minutos de haber regado, y de abonarla durante los meses cálidos con abonos como este, que le ayudará a tener un crecimiento y floración muy sanos.

Artículo relacionado:
¿Cuáles son los cuidados de la violeta africana?

Y ahora la pregunta del millón, ¿cuál de ellas te ha gustado más? 🙂

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior