8 plantas de interior interesantes por sus hojas

¿A que se te van los ojos de las plantas que tienen hojas únicas y muy especiales cuando vas a un vivero? A mí lo cierto es que también. Aunque me diga y me repita una y mil veces que no tengo más sitio, que no es momento de gastar dinero, … en definitiva, que no se pueda comprar más plantas, más de una vez acabo colocándome delante de ellas para admirarlas; y sí, también ver el precio.

Es que sí, ¡hay muchas plantas de interiores interesantes por sus hojas! Tantas que podríamos tener una casa convertida en selva. Pero como hay muchas que son más complicadas que otras, en este especial te voy a mostrar las que son aptas para principiantes.

Aspidistra

¡Lo sé! Es muy común, pero ¿sabes por qué? Porque es MUY fácil de cuidar. La aspidistra, colocada en una maceta de barro -con agujeros- en la entrada de la vivienda quedará estupenda, ya que apenas alcanza los 50 centímetros de altura y vive bien tanto en habitaciones con mucha luz como en las que no entra suficiente.

Riégala no más de tres veces por semana y cada 4-5 días el resto del año, y tendrás aspidistra para rato. 😉

Bambú de la suerte

El Bambú de la suerte (Dracaena sanderiana), es una planta que se acostumbra a vender en jarrones con agua, lo cual lo que hace es reducir su esperanza de vida cuando podría durarte bastantes años. Por eso, si te haces con uno debes de plantarlo en maceta con vermiculita que puedes comprar aquí, y regarla 2-3 veces por semana en verano y algo menos el resto del año.

Chamaedorea

Las Chamaedorea son palmeritas de hojas pinnadas que apenas sobrepasan los 6-7 metros de altura. Son unas de las más bajas de todas las palmeras, y también, unas de las más bonitas. Para tenerla perfecta hay que ubicarla en una habitación luminosa, lejos de las corrientes de aire, y regarla 3-4 veces por semana durante los meses más cálidos del año y cada 4-5 días el resto del año. Además, es necesario abonarla en primavera y verano con un abono líquido para palmeras siguiendo las indicaciones especificadas en el envase, como este de aquí.

Cheflera

La cheflera es un arbusto o arbolito que puede alcanzar los 4-6 metros de altura, pero no te preocupes por eso: tolera perfectamente la poda. Para tenerla perfecta debes de ponerla en la habitación más luminosa -ojo-luz natural- que tengas, cerca (no junto a) de una ventana y lejos de las corrientes de aire. Por lo demás, tan sólo tendrás que regarla una o dos veces por semana y trasplantarla cada 2 años.

Dracaena marginata

Todas las Drácenas, incluyendo el Palo de Agua, son estupendas plantas de interior, pero la D. marginata es la más apropiada para principiantes, ya que lo único que hay que tener presente es que necesita mucha luz y poca agua (unas 2-3 veces por semana en verano y algo menos el resto del año). Además, como tiene un ritmo de crecimiento lento, tan sólo se debe de trasplantar cada 3 años.

Helecho nido de ave

El Asplenium nidus es un helecho que posee hojas de un color verde brillante precioso, además de un tacto suave, y casi artificial (parecen de plástico 🙂 ). Es una planta cuyas raíces no ocupan mucho, de hecho, puede cultivarse en una maceta de unos 30-40cm de diámetro sin problemas, pero las hojas llegan a medir alrededor de 1 metro, que es por lo que es muy interesante tenerla por ejemplo sobre una mesa que esté en medio de una habitación.

Riégalo 2-3 veces por semana en verano y algo menos el resto del año.

Kentia

La kentia es una palmerita unicaule -de un sólo tronco- con hojas pinnadas que puede alcanzar los 10 metros en su lugar de origen, pero que en maceta -e incluso en jardines- no suele superar los 7 metros. Tiene un ritmo de crecimiento muy lento, de apenas unos 5-10cm por año, pero es una de las que mejor se adapta a vivir en interiores, por no decir la que más.

Colócala en una habitación en la que entre mucha luz natural, cámbiala de maceta cada dos años, y riégala 3 veces por semana en verano y cada 4 o 5 días el resto del año. Con esto y con un aporte regular de abono específico de palmeras en primavera y verano la tendrás preciosa.

Poto

¿Quién no conoce al poto? Esta preciosa planta trepadora lleva decorando el interior de las viviendas desde hace muchísimo tiempo. Sus preciosas hojas variegatas con forma acorazonada han enamorado a muchas personas, y siguen haciéndolo. En lo que respecta a su cultivo en interior, hay que saber que no le gusta nada el frío ni las corrientes de aire. La temperatura no debe bajar nunca de los 10ºC para que pueda tener un crecimiento óptimo.

Hay que regarlo no más de dos veces por semana durante la época de más calor y cada semana el resto del año. Tampoco hay que olvidarse de abonarlo con un abono universal líquido que encontrarás por ejemplo aquí.

¿Conoces otras plantas de interior que sean interesantes por sus hojas?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *