Plantas de interior para pasillos

La Phalaenopsis es una orquídea epífita o lítofita

Los pasillos son unos lugares estupendos donde poner plantas. Créeme, cuando ya no quedan más huecos vacíos en las otras habitaciones, toca llenar los pasillos, o al menos darles algo de vida. Es lo que me pasó a mí tan solo dos meses después de que empezara a decorar el hogar con algunas macetas, y al final me acabaron diciendo: no compres más, que no vamos a caber.

Claro que con unos cuantos tornillos largos clavados en la pared y varios soportes para macetas colgantes (o estantes, si se prefiere) se pueden hacer muchas cosas, como convertir una triste pared blanca en una especie de jardín de macetas vertical lleno de color. Así que, aquí tienes un listado de plantas de interior para pasillos fáciles de cuidar.

A la hora de elegir las plantas para un pasillo hay que tener claro que es importante buscar aquellas que ocupen poco espacio, ya que estos lugares suelen ser estrechos. Si queremos poner estantes y colocar encima algunas macetas, sí que podremos optar por algunas plantas que sean algo anchas, pero no demasiado altas.

Estas son las que te recomiendo:

Chlorophytum comosum (Cinta)

La planta cinta es ideal para un pasillo

Imagen – Wikimedia/Mokkie

La cinta o planta araña es una hierba perenne que tiene hojas acintadas verdes o verdes con el con el centro blanco cuya longitud máxima es de 40 centímetros. Produce varios estolones, es decir, tallos de cuyo extremo brotan plantas que terminan teniendo sus propias raíces. Y también florece, en primavera, produciendo flores blancas.

Puede estar en pasillos en los que entra poca luz natural, aunque es preferible que se coloque en aquellos en los que sí haya mucha claridad, ya que así tendrá un mejor desarrollo.

Codiaeum variegatum “Zanzibar” (Crotón variegado)

El crotón Zanzibar es un arbusto pequeño

Imagen – Gardenbabu.com

En un pasillo nos interesa poner plantas estrechas, el crotón común no nos sirve, pero el cultivar »Zanzibar» sí. Este tiene las hojas alargadas y finas, de color verde, rojo oscuro o amarillo, todas en el mismo ejemplar. Además, alcanza una altura máxima de 1,20 metros, así que no tendrás que preocuparte por nada.

Su mantenimiento no es excesivamente complicado: solo has de procurar que no le falte luz, y regarlo con un agua que tenga poca cal (es decir, que sea ligeramente ácida, con un pH de 5-6. Si tienes dudas, puedes medir el pH del agua con un medidor como este; y si ves que es muy alto, reducirlo con limón o un poco de vinagre) un par de veces por semana en verano, y con una frecuencia menor el resto del año.

Dracaena reflexa var. angustifolia (Dracaena marginata)

La Dracaena marginata es una planta de interior muy decorativa

Imagen – interiorplants.ca

Muy conocida aún por su anterior nombre científico, Dracaena marginata, es un arbusto de lento crecimiento que tiene un tronco muy delgado, de unos 10 centímetros de grosor cuando madura. Sus hojas son lanceoladas, de un color que, según la variedad, pueden ser verdes, o verde-rojizas. Puede medir hasta 5 metros de altura, pero en interior y estando en maceta es difícil que supere los 2 metros.

Es una planta que necesita mucha luz natural, ya que de lo contrario va a perder sus hojas antes de tiempo. Asimismo, se ha de regar ocasionalmente. 

Epipremnum aureum (Potos)

El potos es una trepadora colgante que puedes tener en un pasillo

Imagen – Wikimedia/Carl E Lewis

El Epipremnum aureum es una trepadora que da mucho juego. Puedes usarla como colgante, para decorar los marcos de las puertas y/o ventanas, o la escalera. Tolera bien la poda, y se adapta muy bien a vivir dentro de casa. Además, es perenne, y sus hojas son verde-variegadas.

Lo único que no le puede faltar es luz y algún riego de vez en cuando. Guía sus tallos hacia donde quieras, y pódalo si es necesario a finales del invierno.

Phalaenopsis (Orquídea mariposa)

Las phalaenopsis son orquídeas que viven bien en macetas

Las Phalaenopsis son plantas que no solo son pequeñas y bonitas, sino que también pesan poco al cultivarse en macetas de plástico transparente con corteza de pino como sustrato. Por eso, puedes tenerlas colgadas de un soporte como colgantes, o en estantes. Tienen hojas de color verde oscuro, y unas flores que permanecen abiertas durante semanas en primavera y a veces también en otoño. 

Se cuidan de la siguiente forma: tienes que regarlas con agua de lluvia (o lo más pura posible) llenando el plato que les pondrás debajo solo cuando veas las raíces blancas o que empiezan a estarlo. Al terminar de regar, déjales el plato con una lámina de agua, no más, así te asegurarás de que está bien hidratada. Si la humedad ambiental de tu casa es baja (consúltalo en una web de meteorología de tu país), ponle recipientes con agua (y plantas acuáticas, si quieres) alrededor, o pulveriza las hojas una vez al día con agua.

Sansevieria trifasciata (Lengua de tigre)

La Sanseviera es una planta perenne que puede estar en el pasillo

Imagen – Flickr/Ahmad Fuad Morad

La sanseviera más común es, también, la más interesante para colocar en un pasillo. Hay varios cultivares: unos que tienen las hojas verde-plateadas, otros verdes con el margen amarillo, otros verde-blanquecinos con franjas de color verde más oscuro, y otros que las tienen más amarillas que verdes. Alcanzan una altura de entre 50 y 140 centímetros de alto, y también has de tener en cuenta que producen varios hijuelos, pero estos los puedes separar en primavera cuando tengan un tamaño de unos cinco centímetros de alto.

Se trata de una planta ideal para principiantes o para aquellos que no tengan mucha experiencia, puesto que solo necesita uno riego a la semana en verano, y menos el resto del año. No le puede faltar luz.

Solenostemon (Cóleo)

Los cóleos se pueden tener en interior

Los cóleos son plantas con hojas coloridas y, por lo tanto, muy vistosas. Son ideales para tener en los pasillos, ya que además crecen muy bien en macetas. Normalmente no superan los 50 centímetros de altura si están en interior, pero pueden llegar al metro en algunas ocasiones.

Para que puedan mantener el color de sus hojas es importante que se evite ponerlos en aquellos pasillos en los que hay poca claridad. Necesitan mucha luz, pero eso sí: nunca se han de poner justo delante de la ventana, pues se quemarían.

Zamioculca

La zamioculca es una planta perenne

Imagen – Wikimedia/Andreas Hammerschmidt

La Zamioculca es una planta muy elegante que queda estupenda en los pasillos. Tiene tallos delgados y carnosos, así como hojas verde oscuras y brillantes. Puede medir hasta 60 centímetros de altura, pero crece lentamente. Por eso, puede permanecer en una misma maceta durante años: cuando veas que sus tallos ya la han ocupado toda, entonces será recomendable cambiarla a otra más grande.

Otra de las cosas buenas que tiene es que resiste bien la sequía. De hecho, te puedes ir de vacaciones de verano una semana y al volver encontrártela exactamente igual que como la dejaste. Pero, al igual que otras que hemos visto, ella también ha de estar en una zona en la que haya mucha luz natural.

¿Conoces otras plantas de interior que se puedan poner en los pasillos?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.