Todo lo que debes saber sobre las plantas de invierno

Invierno

Invierno. La estación del frío, las heladas y los paisajes cubiertos de nieve. Durante estos meses, la mayoría de plantas están en periodo invernal: no crecen, no florecen, no hacen nada más que mantenerse con vida, lo que le da al jardín y a la terraza un aspecto como dormido, lo cual, en cierto sentido, es cierto.

Sin embargo, hay unas cuantas plantas de invierno que pueden cambiar eso gracias a sus flores. ¿Quieres saber cuáles son? No te pierdas este especial, en el que además aprenderás a cuidarlas.

Plantas de invierno

Árboles

Acacia saligna (acacia azul)

La Acacia saligna es un pequeño árbol perennifolio que crece hasta alcanzar los 8 metros de altura que cuando florece, sus hojas llegan a quedarse ocultas tras las flores. Tiene un ritmo de crecimiento muy rápido, a unos 50cm/año, y es perfecto para dar sombra pues tiene una copa muy ancha, de hasta 6m.

No es nada exigente, pudiéndose cultivar en todo tipo de suelos. Además, resiste la sequía sin problemas una vez adaptada, y no necesita ni abonos ni podas. Soporta el frío hasta los -7ºC.

Prunus dulcis (almendro)

El almendro es uno de los árboles frutales que menos horas-frío necesita para fructificar. Se trata de una planta caducifolia, que alcanza entre los 3 y los 5 metros de altura, con el tronco más o menos recto y una copa muy ramificada. Sus preciosas flores brotan muy pronto: en enero-febrero (en el hemisferio norte).

Con un ritmo de crecimiento medio y un sistema de raíces superficiales, es una de las plantas más interesantes para tener en jardines pequeños. Pero, eso sí, para que crezca bien se ha de plantar en terrenos calizos o neutros, y se ha regar cada 3-4 días para conseguir una excelente cosecha.

Soporta el frío hasta los -12ºC.

Ceiba speciosa (Palo borracho)

La Ceiba speciosa, la cual recibe otros nombres como Árbol botella, Árbol de la lana, Palo rosado o Samohu, es un árbol caducifolio muy bonito… y también muy grande. Puede alcanzar los 25 metros de altura, con un diámetro de copa de 10m. Su tronco en forma de botella está protegido con gruesas espinas, y sus flores son espectaculares, llegando a medir 5-6cm de ancho.

Para poder crecer, necesita mucho espacio, por lo que sólo se recomienda tener en jardines amplios, siempre que el suelo tenga buen drenaje y sea fértil. Necesita riegos frecuentes y que se la abone durante la primavera y el verano, ya sea con abonos orgánicos como el guano o minerales (Nitrofoska u Osmocote).

Resiste hasta los -9ºC.

Arbustos

Lantana camara

La Lantana, conocida como Banderita española, Confite o Frutillo, es un arbusto perennifolio originario de América tropical y subtropical que crece rápidamente hasta alcanzar los 1,5 metros de altura. Las flores son muy llamativas, de colores muy variados: rosados, amarillos, blancos, rojos.

Es sensible al frío y no tolera la sequía, de modo que su cultivo en exterior sólo se recomienda si se vive en una zona donde no se producen heladas o, si las hay, son muy suaves y muy puntuales. Si ese es tu caso, tan sólo tienes que colocarla en una zona donde le dé la luz del sol de manera directa, abonarla regularmente con abonos líquidos para plantas de flor siguiendo las indicaciones especificadas en el envase, y regarla cada 2-3 días.

Polygala myrtifolia

La Polígala, conocida también como la Lechera del Cabo es un arbusto perennifolio que tiene forma de arbolito de 3 metros originario de Sudáfrica cuyas flores de color lila son, si se me permite decirlo, unas de las más bonitas del invierno (más concretamente, de finales de dicha estación).

No es una planta exigente, pues puede crecer tanto en macetas como en todo tipos de suelos, ya sea en grupos o como ejemplar aislado. Resistente a la sequía, resulta perfecta para decorar cualquier rincón soleado, el único inconveniente es que no resiste las heladas fuertes (de menos de -4ºC).

Rododendron

Los rododendrons (incluyendo las azaleas) son unas plantas perennifolias de singular belleza. Originarios de Asia Oriental, crecen a un ritmo bastante lento hasta alcanzar una altura de 1m, o dos como máximo. Admiten bien la poda, y se pueden plantar tanto en maceta como en hileras, a modo de seto para delimitar las diferentes zonas del jardín.

Eso sí, debes saber que son plantas acidófilas a las que no les gusta el sol directo ni el clima excesivamente caluroso, de modo que la tierra o el sustrato, así como el agua de riego, tienen que tener un pH bajo, entre 4 y 6. En el caso de vivir en un clima muy cálido, te recomiendo plantarlas en maceta con sustratos porosos, como akadama, que permitirán a las raíces estar siempre correctamente aireadas, lo cual influirá en la salud de la planta.

En cuanto al frío, soportan heladas de hasta los -5ºC.

Bulbosas y similares

Freesias

Las freesias, conocidas también como francesillas, son unas plantas bulbosas originarias de África cuyas flores, aunque son pequeñas -midiendo de 1 a 2,5cm de diámetro- dan una alegría al jardín y a la terraza que te podría hacer pensar que no estás en invierno, sino en la estación de la vida y del estallido de los colores: la primavera.

Se plantan los bulbos en otoño, en sustratos o tierra con buen drenaje, se va manteniendo húmedo (sin encharcar) y en menos de lo que se podría pensar empezarán a brotar sus hojas y posteriormente sus flores.

Resiste el frío hasta los -3ºC.

Narcissus (narciso)

Los narcisos son bulbosas originarias sobretodo de la región mediterránea, aunque se pueden encontrar también en Asia Central. Estas plantas alcanzan una altura de 40-50cm, con unas preciosas flores en umbela las cuales tienen una espata membranosa de una sola bráctea. Éstas pueden ser de varios colores: amarillas, blanco, rosado, bicolor.

Para poder disfrutar de su belleza, lo único que hay que hacer es plantar el bulbo en otoño, en una maceta o en el jardín, asegurándose de que va a estar expuesto a la luz del sol a ser posible durante todo el día. Manteniendo el sustrato o tierra húmedo/a (pero no encharcado), en un par de meses comenzarán a brotar sus hojas y después sus flores.

Resiste el frío hasta los -5ºC.

Zantedeschia aethiopica (Cala)

La Cala, conocida también como Lirio de agua, Alcatraz, Aro de Etiopía o Cartucho, es una planta rizomatosa perenne originaria de Sudáfrica que se cultiva en las regiones templadas-cálidas del mundo. Crece hasta los 100cm de altura, con hojas grandes de color verde brillante, y unas inflorescencias de color normalmente blanco que puede medir hasta 18cm de largo.

Su cultivo es sencillo, plantándose el rizoma en otoño en una zona protegida del sol directo, en un suelo o sustrato que tenga muy buen drenaje. Para que crezca bien, hay que regar cuando la tierra o el sustrato empieza a secarse, con agua preferentemente de lluvia o, si no se puede conseguir, que no tenga cal.

Resiste el frío hasta los -4ºC.

Plantas de flor (anuales y vivaces)

Gazania x hybrida

La Gazania es una planta herbácea perenne originaria de Sudáfrica cuyas flores se abren con el sol y se cierran cuando éste queda oculto. Mide unos 20cm de altura, por lo que es una especie muy interesante para conseguir tener una increíble alfombra de colores natural.

Además, se trata de una planta apta para principiantes pues sólo hay que tener en cuenta que ha de estar expuesta al sol directo, y que se ha de regar cada 2 o 3 días (con más frecuencia en verano) para evitar que la tierra se seque demasiado.

No resiste heladas fuertes.

Pelargonium sp (Geranios)

Los geranios. ¿Qué decir de ellos? Son famosos por sus preciosas y alegres flores, las cuales dan color a las terrazas y a los jardines. Son los indiscutibles protagonistas de los patios de Andalucía, y unas de las plantas más demandadas. Dependiendo de la especie, crecen hasta alcanzar una altura de 40-50cm, pero como admiten bien la poda, se pueden ir recortando sus tallos siempre que sea necesario.

Sus cuidados son sencillos: sol o semisombra (que tengan más luz que sombra), riegos frecuentes en verano evitando que la tierra o sustrato se seque, y hacerles tratamientos preventivos con Cipermetrina 10% (aplicar en el sustrato con el riego una vez a la semana durante la primavera y sobretodo el verano) para evitar que las larvas puedan perjudicarles.

Estas extraordinarias plantas soportan el frío de hasta los -4ºC siempre que sean heladas puntuales y de corta duración.

Viola tricolor (Pensamientos)

Si hay una auténtica flor de invierno esa es la del pensamiento, una pequeña planta herbácea bienal (es decir, que tiene un ciclo de vida de dos años) florece cuando al invierno aún le queda uno o dos meses para terminar. Mide entre 15 y 25cm de altura, y tiene unas flores compuestas por cinco pétalos aterciopelados de colores que pueden ser blancos, amarillos, lilas o rojos.

Se utiliza mucho para decorar los jardines durante el invierno, ya que resiste mucho mejor el frío que otras plantas similares. Además, se puede tener también en macetas para decorar la terraza, en cuyo caso es recomendable utilizar un sustrato que tenga muy buen drenaje para evitar que sus raíces se asfixien.

Si hablamos del riego, hay que regar cada 3-4 días, dependiendo de la humedad de la tierra y del tiempo que haga. Mientras esté en floración, se puede abonar con un abono para plantas de flor siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

El pensamiento soporta las heladas suaves de hasta los -4ºC.

Trepadoras

Jasminum polyanthum (Jazmín de invierno)

El jazmín de invierno, conocido también como Jazmín de China o Jazmín chino, es un arbusto trepador originario de China que tiene las hojas caducas y unas pequeñas flores blancas fragantes compuestas pos cinco pétalos. Puede crecer hasta los 6 metros de altura, pero si eso te parece demasiado puedes podarla siempre que lo consideres necesario.

Esta es una trepadora perfecta para tener en jardines pequeños, ya que su crecimiento se controla fácilmente, y no tiene raíces invasivas. El único inconveniente es que necesita soporte para trepar, pero eso tiene fácil solución: se planta cerca de una pérgola o celosía, se atan sus tallos con bridas o alambre de manera que queden sujetas pero no muy apretadas y listo.

Con sol directo y riegos regulares, el jazmín de invierno crecerá de maravilla incluso en climas un poco fríos. Soporta las heladas de hasta los -5ºC.

Pyrostegia venusta (Bignonia de invierno)

La Bignonia de invierno, conocida también como Liana de llama o Trompetero naranja, es una trepadora perennifolia originaria de Brasil, Paraguay, Bolivia y Argentina que crece de 4 a 6 metros. Las flores tienen forma de tubo de 4-6cm de longitud, y son de un intenso color naranja.

Sus cuidados son sencillos, pudiéndose colocar tanto a pleno sol como a mediasombra, en macetas o en el jardín cerca de una pérgola o verja. Para que crezca mejor, es recomendable que el suelo o sustrato sean ligeramente ácidos, con pH entre 4 y 6, y que tengan buen drenaje.

Es sensible a las heladas fuertes, por lo que si se vive en una zona donde las temperaturas suelen bajar de los -3ºC es conveniente protegerla.

Solandra maxima (Trompetero gigante)

El Trompetero gigante, conocido también como Copa de oro, Copa dorada, Trompetas, Planta trompeta o, simplemente, Solandra, es una trepadora perennifolia originaria de México que tiene un ritmo de crecimiento muy rápido llegando a alcanzar los 60m. Las hojas son grandes, de 25cm, de un color verde brillante muy bonito. Las flores son espectaculares: tienen forma de trompeta y miden unos 20cm. Como curiosidad, hay que decir que huelen por la noche.

Debido a su tamaño, es una trepadora estupenda para conseguir tener sombra en zonas expuestas al sol, haciendo que trepe por pérgolas, verjas o celosías. Es una especie muy aconsejable para tener en jardines grandes, pero mediante podas se puede tener en los pequeños e incluso en grandes macetas.

Es muy adaptable, por lo que se puede plantar en todo tipo de suelos, tanto al sol directo como en semisombra. Riégala cada dos-tres días en verano, y cada 4-5 el resto del año, y podrás tener una trepadora espectacular no, lo siguiente.

Resiste las heladas de corta duración y puntuales de hasta los -3ºC.

Consejos y trucos para cuidar las plantas en invierno

Ahora que hemos visto las principales plantas que florecen durante esta estación,, ¿qué mejor que terminar el artículo con consejos y trucos para cuidar las plantas durante estos meses? Así, el megapost estará mucho más completo 🙂 . Vamos allá. ¿Cómo cuidar las plantas durante los meses más fríos?

Ubicación

Las plantas más frioleras, es decir, las consideradas de interior, se tienen que colocar dentro del hogar, en una habitación en la que entre mucha luz natural y donde estén además protegidas de las corrientes de aire (tanto frías cómo cálidas).

Si recientemente has adquirido plantas, aunque sean resistentes a tu clima, también te recomiendo protegerlas, sobretodo si han estado dentro de un invernadero pues de lo contrario el granizo podría dañar sus hojas.

Riego

El riego durante estos meses ha de ser muy escaso. Las plantas apenas crecen durante el invierno, lo cual sumado a la alta humedad que hay en el ambiente hace que la tierra permanezca más tiempo húmeda. Así pues, hay que espaciar los riegos para evitar que las raíces se pudran.

Antes de regar, siempre es muy recomendable comprobar la humedad de la tierra introduciendo un palo delgado de madera para comprobar cuánta se ha adherido a él. Si sale prácticamente limpio es porque está seca y, por lo tanto, podremos regar.

Si el agua está fría, un truco para que sus raíces no se resientan es templarla un poco poniéndola a calentar. Esto es especialmente aconsejable para regar plantas tropicales.

Abonado

Espera, espera, ¿abonar… en invierno? No, pero sí. Me explico: el aporte de abono que se da en invierno no se hace para alimentar a las plantas, sino más bien para que sus raíces permanezcan a una temperatura agradable, lo cual les ayudará a despertar mejor y más rápido en cuanto las temperaturas comiencen a subir.

¿Qué abono echar? Dependerá del tipo de planta:

  • Plantas de jardín y de huerto: abono orgánico en polvo, como estiércol o humus de lombriz, una capa de 3-5cm de grosor.
  • Plantas en maceta (excepto suculentas y plantas caudiciformes): ídem que el caso anterior, pero la capa ha de tener un grosor de 1-2cm. También se puede usar abono químico de liberación lenta.
  • Plantas tropicales en maceta: si tienes plantas que están al límite, échales una cucharada pequeña de Nitrofoska una vez cada 15-20 días para que soporten mejor el frío.
  • Cactus y plantas crasas: mejor no abonar. Sólo si vives en una zona con clima suave y cálido te recomendaría echarles una cucharada pequeña de Nitrofoska una vez al mes, pero nada más.

Y, ahora sí, terminamos. Espero que este post te haya sido de utilidad para saber cuáles son las plantas que florecen en invierno y cómo se cuidan durante estos meses, los más fríos del año. Ya sabes que si tienes alguna duda, puedes dejarla en los Comentarios 🙂 .

¡Que tengas un buen invierno!

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Plantas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *