8 plantas difíciles de cuidar en España

Hay muchas plantas difíciles en los viveros

¿Eres coleccionista de plantas? ¿Quieres evitar gastarte dinero en compras que es posible que no te aguanten el verano o el invierno? Si has respondido que sí a algunas de estas preguntas y estás en España, es momento de saber que hay ciertas plantas que no son nada recomendables ni para los principiantes, ni tampoco para los que tienen más experiencia.

Las plantas difíciles de cuidar en España que vamos a ver ahora son tan exigentes, que a menos que dispongas de algún lugar donde puedas controlar la temperatura y la humedad a tu gusto, y les puedas proporcionar la luz que necesitan, es probable que no te sobrevivan. Sepamos cuáles son las 8 más exigentes.

Arce japonés (Acer palmatum)

El arce japonés es una planta muy ornamental

El arce japonés es una joya natural que nos ha enamorado a muchos, y sigue enamorando a otros cuantos. El color de sus hojas, su porte, su… ¡todo! es simplemente perfecto. Pero es una planta muy exigente cuando el clima no acompaña, porque es propia de las montañas del Sudeste de Asia, donde la humedad ambiental es alta, y las temperaturas son suaves en buena parte del año, excepto en invierno que caen de los diez grados bajo cero.

Por el norte de la península y en las regiones montañosas del país crecerá de maravilla, pero en el mediterráneo tendrá serios problemas, porque aunque la humedad ambiental puede ser muy alta (especialmente si estás cerca del mar), en verano hace demasiada calor para él y en invierno las heladas, si las hay, son débiles. Y eso por no hablar de que tanto el agua de riego como el sustrato o tierra donde crezca debe de tener un pH entre 4 a 6, algo que por ejemplo en buena parte de Baleares solo es posible si se compra o se mezcla con unas gotas de limón o vinagre para acidificarlo.

Areca (Dypsis lutescens)

La Dypsis lutescens es una palmera multicaule

Imagen – Mokkie

La mal llamada areca (mal porque hay un género botánico de palmeras que se llama así, Areca, y no tienen nada que ver con la Dypsis lutescens) es una planta de varios troncos delgados con hojas pinnadas con un alto valor ornamental. Tanto es así que es muy cultivada como planta de interior, pero si bien en climas sin heladas es bastante fácil, en el resto de zonas su mantenimiento es difícil.

¿Por qué una planta tan común es complicada? Bueno, es una especie que crece bien si el clima es tropical, o como mínimo subtropical. Puede aguantar heladas muy débiles y puntuales de hasta los -1,5ºC si está resguardada (hablo por experiencia), y si está en semisombra. En interior tienes que ponerla en una habitación luminosa, lejos de las corrientes de aire y procurar que la humedad ambiental alrededor de ella sea alta, por ejemplo con un humidificador (no aconsejo pulverizar/rociar sus hojas, puesto que podrían pudrirse).

Bromelia (Aechmea fasciata)

La Aechmea fasciata es una bromelia preciosa

Imagen – Wikimedia/Citron

La Aechmea fasciata es una bromelia con hojas muy bonitas, y con flores rosas aún más decorativas. Se puede encontrar a la venta durante todo el año, ya que tiene un valor ornamental alto, tanto si florece en ese momento como si no. Sin embargo, está en nuestra lista porque aunque es de las bromelias tropicales menos exigentes que hay, en interiores sí que puede dar algún que otro quebradero de cabeza, y también en el exterior si el clima no es el que ella necesita (tropical húmedo).

El motivo es el siguiente: necesita luz, pero no directa; un sustrato o tierra rico en materia orgánica y que además drene bien el agua. Hablando de agua, debe ser de lluvia o, en su defecto, una apta para consumo humano.

Bambú de la suerte (Dracaena sanderiana)

El bambú de la suerte es una planta de la que se venden tallos sin raíces con algunas hojas en su extremo en viveros, e incluso los he llegado a ver en los bazares. El problema de esto es que estamos hablando de esquejes, es decir, pueden enraizar o pueden no hacerlo, pero mientras el tiempo pasa se verán verdes… y pueden estar así bastante. Pero, ¿entonces eso significa que es tirar el dinero si se compra uno de esos tallos?

No tiene por qué. Para que tengas suerte (de verdad) y conseguir que emita raíces para que la planta siga adelante, lo que aconsejamos hacer es plantarlo en una maceta de plástico con agujeros y rellenar esta con sustratos porosos, como el pómice. Utilizar turbas no lo recomenamos, ya que estas tienden a tardar más en secarse, y eso es algo que podría echar a perder el esqueje. Eso sí, para que te sobreviva, el clima ha de ser cálido, sin heladas, y la humedad ambiental debe ser alta (no lo pulverices/rocíes con agua; es mejor ponerle vasos con agua alrededor).

Carnívoras

La Sarracenia es una carnívora

Son muchas las plantas carnívoras que se venden en nuestro país: distintos tipos de Dionaea, de Drosera y de Sarracenia sobre todo, se ponen sobre las mesas en el lugar que comparten con las »plantas de interior». No vamos a engañarte: el problema de estas plantas no siempre es el clima. De hecho, en toda la región mediterránea se suelen poder cultivar todo el año en el exterior, y en el resto del territorio solo necesitan protección si la temperatura cae de los 2, 3 o 4 grados bajo cero dependiendo de la especie.

El problema de las carnívoras en España no es otro que la tierra. Para poder crecer bien necesitan turba rubia sin abonar, a menudo mezclada con perlita o arena de cuarzo; o musgo sphagnum. Esta se ha de usar para rellenar macetas de plástico con agujeros en la base, ya que las de barro podrían dañar sus raíces a medida que fueran cayendo los granitos de la tierra que se usó para hacer el recipiente. Además, el agua debe de ser de lluvia, o si no hay manera de conseguirla, destilada o de mineralización muy débil.

Cocotero (Cocos nucifera)

El cocotero es una planta clásica en los viveros españoles, sobre todo durante la primavera y el verano. Se venden plantones jóvenes, con hojas aún sin dividir, de alrededor de un metro de altura. Se venden como plantas de interior, y lo cierto es que son tan bonitos que ¿quién no quiere tener uno en el salón? Yo misma he comprado dos desde el 2006, que fue cuando me inicié en el mundo de la jardinería. Ninguno me sobrevivió, a pesar de estar en el sur de Mallorca, donde las temperaturas rondan entre los 38ºC de máxima y los -1.5ºC de mínima.

Quiere sol, calor todo el año (con una mínima de 18ºC), y una humedad ambiental alta (superior al 70%). Es lo que hay en esas paradisíacas playas tropicales que vemos en muchas fotos y vídeos de Internet, así como en las agencias de viajes. Estas condiciones solo se dan en puntos muy concretos del país, y para ser más específicos, del sur de la península ibérica (Málaga) y de las Islas Canarias.

Palo de agua (Dracaena fragrans)

La Dracaena fragrans es un arbusto perennifolio

Imagen – Flickr/Vilseskogen

El palo de agua es una planta cuyo cultivo es bastante fácil, pero lo han hecho difícil. Su nombre común ya nos puede llevar a confusión, porque no es una planta acuática; es más, si se cultiva como kokedama o en una maceta sin agujeros… tendrá los días contados. Y es que para poder crecer necesita tierra, y además una que drene bien el agua. Asimismo, si se quiere tener en el exterior el clima ha de ser cálido y suave.

Pero podrás disfrutar de tu D. fragrans en interior también, si la pones en una habitación en la que entre mucha claridad, pero esté lejos de las corrientes de aire. Y recuerda, ponla en una maceta con agujeros y rellénala con sustrato, no con agua.

Phalaenopsis

La Phalaenopsis es una orquídea tropical

La Phalaenopsis es una orquídea epífita que produce flores preciosas durante la primavera y a veces también en otoño. Aunque es muy común, es también muy exigente. Como la mayoría de plantas tropicales que se venden, requiere una alta humedad ambiental, motivo por el que puede ser una interesante idea ponerla en el baño, si este recibe luz natural durante buena parte del día. Y es que, esta planta no quiere sombra total, ya que no podría crecer. Pero ojo, tampoco quiere sol directo.

Si hablamos del sustrato, no hay mucha complicación: se utiliza la corteza de pino que ya venden lista para usar en saquitos. Pero si hablamos de la maceta… la cosa cambia. Esta ha de ser plástico trasparente, y además ha de tener agujeros en la base. No hay que meterla dentro de otra maceta de cerámica ni de barro, porque de lo contrario sus raíces no podrían respirar. Por otro lado, el agua de riego ha de ser lo más pura y limpia posible, por lo que solo se aconseja regar con agua de lluvia, o en su defecto con un agua ácida cuyo pH sea de entre 4 a 6. No soporta el frío ni las heladas; de hecho, la temperatura mínima no debería de bajar de los 15ºC.

¿Tienes algunas de estas plantas? ¿Conoces otras que sean difíciles de cuidar en España?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.