Plantas fáciles de tener y cuidar: Alpidistra

Aspidistra

Una de las plantas más sencillas del reino vegetal es la Alpidistra, una de esas especies que podríamos decir que crece sola. Si bien necesita de algunos cuidados, es una planta muy sencilla que puede sobrevivir sin muchos cuidados.

Esta planta está presente en muchos hogares no sólo por esta cualidad sino porque es una planta de grandes hojas verdes que resulta muy atractiva y puede adaptarse a distintos lugares.

Características de la Aspidistra

Hojas Aspidistra

La Aspidistra también es conocida como Hojas de Salones debido a que es una planta que puedes encontrarlas decorando mucho salones de hogares. Su nombre científico sin embargo no es otro que Aspidistra Elatior y se trata de una planta que pertenece a la familia Ruscaceae y es originaria de Asia, tanto de China y Japón como de la zona del Himalaya.

Es una planta herbácea y rizomatosa, cuyas hojas forman una mata generosa y allí radica su atractivo. Las hojas son de un color verde intenso, anchas y nacen desde la raíz de la planta. El punto en contra es que es una planta de crecimiento lento así es que habrá que tener paciencia con su desarrollo pues apenas nacen entre dos y tres hojas por año. Pero a cambio tendremos una planta robusta y resistente que puede vivir cerca de diez años en buenas condiciones.

De raíces fuertes, su floración es escasa y cuando se produce la planta regala unas carolas de color púrpura a ras del suelo.

Cuidados de la Aspidistra

Planta Aspidistra

Uno de los aspectos más importantes al momento de cuidar la Aspidistra es la exposición pues es una planta que no tolera estar a sol pleno aunque sí es necesario ofrecerle un poco de luminosidad. Cómo tolera bien la sombra puedes ubicarla cerca de una ventaja para que reciba la luz pero sin quedar expuesta. Además, es preciso situarla en un lugar fresco.

Es importante que la maceta de la planta sea la adecuada pues la Aspidistra tiene raíces fuertes que necesitan de espacio para desarrollarse con salud. La planta alcanza una altura media de entre 60 y 80 centímetros pero lo importante es que la base sea amplia y generosa para que las raíces se sientan cómodas y la planta desarrolle en orden.

La Aspidistra debe ser abonada una vez al mes entre abril y septiembre, y no es exigente con el riego pues bastará con un riego cada dos semanas en invierno y uno cada 5 a 7 días en verano. Cada tres años se recomienda realizar un trasplante para que las raíces vuelvan a encontrar lugar para desarrollarse.

Un aspecto central en el cuidado de la Aspidistra es que las hojas se mantengan limpias y sin polvo. Lo mejor es quitarlo utilizando toallas descartables.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Plantas

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *