+5 plantas mágicas que se asocian a las brujas

Hay plantas que se asocian a las brujas

En el pasado, todas las tribus tenían un chamán, un druida que usaba plantas para tratar, y a veces curar, las afecciones que aquejaban a sus seres queridos, conocidos y también a extraños. Más adelante, en la Época Medieval, las mujeres que fueron llamadas brujas hacían lo mismo, pero con la diferencia de que ellas tuvieron la mala suerte de vivir en un entorno en el que sus con ciudadanos creyeron que eran hijas de Satán y/o que estaban malditas, motivos más que suficientes para condenarlas a morir en la hoguera.

Por suerte, hoy día la sociedad ha evolucionado mucho en ese aspecto, y sabemos bien que las brujas, al igual que los chamanes en su época, fueron personas que conocían las plantas medicinales, que antes llamaban plantas mágicas porque desconocían cómo actuaban exactamente dentro del organismo.

Importante

Antes de seguir leyendo este artículo, es importante que sepas que la información aquí redactada es meramente informativa. Si tienes alguna duda relacionada con tu salud, debes de contactar con un médico, ya que es el único profesional que puede ayudarte.

En este blog nos interesa que estés informado, y nos gusta hablar de los usos de las plantas, pero no tenemos conocimientos de medicina. Dicho esto, veamos cuáles son las plantas que se asocian a las brujas:

Adormidera (Papaver somniferum)

La adormidera es una hierba

Imagen – Wikimedia/Kora27

La adormidera es un tipo de amapola originaria de la región mediterránea. Se trata de una hierba de ciclo anual que alcanza una altura de entre los 15 centímetros y el metro, con hojas verdes con forma de huevo o lobuladas. Sus flores brotan en primavera, y están compuestas por cuatro u ocho pétalos blancos, rojos o púrpuras.

Sus frutos y su savia una vez seca se usan para hacer opio y heroína de manera ilegal. Ahora bien, también tiene usos en medicina, ya que contienen morfina y codeína, dos sustancias que se usan para aliviar el dolor.

Beleño blanco (Hyoscyamus albus)

El beleño blanco es una planta herbácea

Imagen – Wikimedia/H. Zell

El beleño blanco es una hierba bienal o perenne nativa de la Europa mediterránea y de la Macaronesia que alcanza una altura de 70 centímetros. Sus hojas son verdes, oblanceoladas o abovado-lanceoladas, y miden 35 centímetros de largo por 15 centímetros de ancho. Las flores miden unos 3 centímetros de diámetro, y son amarillas.

La planta se usaba como afrodisíaca e incluso como narcótica, pero en la actualidad solo se permite el consumo si está prescrito por un médico.

Belladona (Atropa belladonna)

La belladona es un planta herbácea perenne nativa de Europa, África del Norte y Asia Occidental. Puede crecer como un subarbusto o mata con una altura aproximada de 1,5 metros. Desarrolla hojas ovaladas con una longitud de hasta 18 centímetros, y tiene flores acampanadas de color púrpura y algo aromáticas.

Se cree que el nombre viene del uso que le daban las damas romanas, las cuales hacían infusiones con las hojas para blanquear el cutis. Otras civilizaciones la aprovechaban para rendir homenaje a sus dioses, como Bellona en tierras celtas, o Atenea en Grecia. En la actualidad se extrae la atropina de sus hojas para evitar que el ojo se mueva involuntariamente durante una operación oftalmológica. Además, en dosis bajas puede hacernos sonrojar, pero en dosis altas es venenosa.

Dedalera (Digitalis purpurea)

La dedalera es una hierba bienal

La dedalera o digital es una planta bienal nativa de Europa, África y Asia. En España la encontramos en Sierra Nevada, a altas altitudes. Durante su primer año de vida, solo produce hojas, las cuales forman una roseta de unos 30 centímetros de ancho; y el segundo del centro de esta brota un tallo floral que mide entre 0,50 y 2,5 metros. Sus flores son lilas o púrpuras, y tienen forma de gorrito. Esta característica hace que los ingleses la llamen fairy caps, que se traduce como gorro de brujas.

¿Para qué se usa? En fresco para nada ya que es muy peligrosa al provocar paradas cardíacas. Pero las hojas, una vez desecadas, algo que se ha de hacer después de recolectarlas, se usaron en su día para tratar arritmias. Actualmente se considera una planta venenosa, algo que realmente nunca dejó de ser, pero tras usarla como reguladora del pulso, en casos de epilepsia y otros males, se ha llegado llegado a la conclusión de que su uso es inapropiado.

Estramonio (Datura stramonium)

El estramonio es una hierba tóxica

Imagen – Wikimedia/Isidre blanc

El estramonio es una hierba anual que crece desde el nivel del mar hasta altitudes de 1300 msnm. Es fácil distinguirla, por sus hojas verdes que pueden ser ovadas, romboideas, u oblanceoladas, y por sus flores acampanadas de color blanco o azulado que brotan en verano.

Recibe el nombre de higuera del infierno, ya que es venenosa. Solo son necesarios 30-60 gramos tomados en infusión para morir. El problema es que, si se mezcla con tabaco, tiene propiedades alucinógenas, que es por lo que hay personas que les da igual correr el riesgo… y que por hacerlo acaban en un hospital.

Mandrágora (Mandragora sp)

La mandrágora es una planta de flores lilas

Imagen – Wikimedia/tato grasso

La mandrágora es una hierba perenne nativa de Eurasia. Tiene hojas lanceoladas de color verde oscuro y con el nervio central de color verde más claro. Tiene flores pequeñas y blancas, que brotan entre las hojas durante la primavera. Pero lo que más ha llamado la atención es su raíz: crece bajo tierra, en vertical, y durante la Edad Media creían que, cuando se sacaba del suelo, emitía un grito capaz de matar a quien osara a arrancarla. También ellos la dibujaban como una figura humana.

Lo que hoy sabemos es que es rica en alcaloides, los cuales tienen propiedades alucinógenas. Aunque en medicina tradicional se ha llegado a utilizar como analgésica, afrodisíaca y sedante.

Como ves, las plantas mágicas, o si se prefiere, las plantas que asocian a las brujas, tienen propiedades muy variadas: algunas son medicinales, pero otras en cambio son venenosas y por lo tanto potencialmente mortales. Es interesante conocerlas, porque al fin y al cabo, las brujas, al igual que sus predecesores los chamanes, o los druidas, eran gente adelantada a su tiempo. Iban al campo e investigaban las plantas. Dedicaban su tiempo a conocerlas para curar enfermedades o, al menos, aliviar el dolor.

Es muy triste que, por ello, por saber, terminasen sus días quemadas en la hoguera.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.