Cóleos

Los cóleos son plantas muy decorativas

Los cóleos son plantas verdaderamente exquisitas, con colores que se destacan de la homogeneidad típica que regala el verde. Las hojas son exultantes y llaman poderosamente la atención, por lo que se trata de plantas ornamentales muy interesantes para tener y combinar con otras especies en el jardín o bien con el mobiliario.

El mantenimiento que requieren, sin embargo, a veces puede sorprendernos negativamente. Y es que son plantas cuyas raíces son muy sensibles al exceso de agua; de hecho, para que no las perdamos antes de tiempo tenemos que controlar bastante los riegos.

Origen y características de los cóleos

Los cóleos tienen hojas multicolor

Si bien antes se las solía conocer como Coleus blumei, es común hablar de cóleos para hacer referencia a las diferentes variedades de plantas que pertenecen al género Solenostemon, que hoy es el reemplazo del género Coleus y del que muchos piensan que es también sinónimo de Plectranthus, pero según KewScience no lo es.

Muchas de las plantas del grupo son cultivadas en el sudeste asiático, con hojas variegadas y variadas, que van desde combinaciones con rosas, amarillos, marrones y rojos. Crecen entre los 50 centímetros y el metro de altura. Sus flores son muy pequeñas, de color púrpura, y brotan de la parte superior de los tallos.

La belleza de los cóleos

En lo personal, me gustan las plantas de tonalidades oscuras y por eso quizá es que me han atraído tanto los cóleos pues sus hojas combinan un verde liviano con un hermoso color morado irregular que añade pequeñas pizcas de fucsia. Una combinación natural muy agradable a la vista que además se destaca aún más por las características de las hojas variegadas e irregulares.

Además, son plantas ideales para aquéllas personas que gustan de las plantas que mantienen sus hojas siempre. No son discretas sino todo lo contrario: el tono morado de sus hojas se presenta en las dos caras. Por eso es ideal para ubicarla en un lugar destacado del jardín o bien en bonitas macetas que pueden ser de cualquier material, aunque sí que recomendamos que sea de terracota ya que este es un material que realza su belleza natural. Pero en cualquier caso, cualquiera que tenga algún agujero en su base servirá.

Cuidados de los cóleos

Los cóleos son plantas ornamentales

Ubicación

Los cóleos necesitan la luz natural para vivir y regalar sus tonalidades pues el característico color de estas plantas se debe a un pigmento que entra en acción con el sol. Lo difícil es encontrar el lugar adecuado para la planta pues un exceso de sol puede devenir en una deshidratación pero la falta de este a su vez incide en las hojas, que dejan de lucir el característico y llamativo color para dar lugar a un tono verde casi en la totalidad de las hojas.

Pero esto tiene fácil solución: basta con evitar tenerlos expuestos durante las horas centrales del día. Y si se van a tener en casa, se han de poner en una habitación en la que entre luz natural a través de las ventanas.

Riego

Es una planta delicada en lo que hace al riego pues ha de ser equilibrado a lo largo del año, variando la intensidad de acuerdo a la estación. Asimismo, es importante que, en caso de que esté en maceta, esta tenga algún agujero por el que el agua pueda salir. Además, si se le pone un plato debajo, hay que escurrirlo tras cada riego.

Pero, ¿cuántas veces hay que regarlo a la semana? Bueno, por lo pronto tienes que saber que cuando las hojas se vuelven lacias es porque la planta necesita de un riego. Aunque hay que procurar no llevarla hasta ese extremo, lo cierto es que siempre va a ser más fácil (y rápido) recuperar una planta que está pasando sed que otra que por el contrario ha recibido agua en exceso, ya que simplemente tienes que coger la regadera y echarle agua hasta que la tierra esté húmeda de nuevo, o meterla en un cubo con agua durante unos veinte o treinta minutos.

Ahora bien, dependiendo del clima, de la ubicación y de la tierra que le hayamos puesto, habrá que regar dos o tres veces a la semana durante el verano, y 1-2 por semana durante los meses fríos.

Tierra

  • Jardín: el suelo ideal para los Cóleos es aquel que sea ácido, aunque no es demasiado exigente. Lo mejor es combinar turba con arena y mantillo para que la planta crezca más fuerte y mejore el grosor del tallo y los colores y tamaño de las hojas.
  • Maceta: se aconseja plantarlo en sustrato para plantas ácidas.

Abonado

Los cóleos son plantas herbáceas muy decorativas

Los cóleos crecen mejor cuando se abonan en primavera y en verano. Es más, cuando no se hace tienden a producir muchas hojas en el extremo de los tallos, pero pocas o ninguna en el resto de la planta.

Por eso, es bueno aplicarles un abono orgánico, como el guano (en venta aquí), o un fertilizante para plantas ácidas (en venta aquí), siguiendo siempre las indicaciones del fabricante.

Poda

A medida que van pasando los meses seguramente veamos que las hojas más viejas, es decir, las que están más abajo, se secan. Pues bien, estas se pueden quitar sin problemas.

Pero también debes saber que cuando los cóleos empiezan a ganar altura, en concreto, cuando superan el medio metro, sus tallos pueden doblarse. Para evitarlo puedes hacer dos cosas: ponerle un tutor para que siga creciendo, o desmocharla para que ramifique más bajo y el tronco se engrose. Esto se hará en primavera con unas tijeras previamente desinfectadas.

Multiplicación

Los cóleos se propagan bien por medio de semillas y esquejes a lo largo de la primavera. Sepamos cómo:

  • Semillas: tienes que sembrarlas en macetas o bandejas de semillero (en venta aquí) con tierra específica (en venta aquí), y enterrarlas un poco. Es importante que estén separadas entre sí para que puedan crecer bien. Luego, has de regar y dejarlas en semisombra. Germinarán en unos 14 días aproximadamente. Consigue semillas pinchando aquí.
  • Esquejes: solo hay que cortar tallos que estén sanos y meterlos en un vaso con un poco de agua. Si todo va bien, al cabo de unos diez días empezará a tener raíces. En cuanto sean abundantes, se podrán plantar en macetas individuales.

Plagas

Más que nada pueden verse afectados por la araña roja y la mosca blanca, especialmente cuando el ambiente es muy seco. Estas se pueden eliminar con insecticidas ecológicos y naturales, como lo son la tierra de diatomeas (en venta aquí) o el jabón potásico (en venta aquí), del cual te dejamos un vídeo:

Rusticidad

Son plantas muy sensibles al frío. Lo mejor es no tenerlos fuera si las temperaturas bajan de los 18ºC.

¿Qué te parecen los cóleos?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.