Plantas para clima polar

El clima polar alberga poca variedad de plantas

Imagen – Wikimedia/peupleloup // Taiga de Canadá

Para que haya vida, es importante que el clima no sea demasiado duro. Por eso, cuando nos hablan de las regiones polares o de la alta montaña, es fácil imaginarnos lugares que, mires donde mires, no tienen ni rastro de plantas, o muy pocas. Pero, ¿qué me dirías si te dijera que sí existen algunas especies adaptadas a esas condiciones?

El problema es que, cuando se quieren cultivar en las regiones templadas, pueden ser bastante exigentes ya que si hay algo que temen más que a nada las plantas para clima polar, son las temperaturas altas.

¿Cuáles son las características del clima polar?

El clima polar es aquel en el que es necesario estar bien protegido con abrigo, gorro, guantes, bufanda… No cualquier ser humano puede vivir allí. Pero es que incluso los pocos animales que viven en esas regiones, como el oso polar o el pingüino de la Antártida, deben luchar contra el frío extremo si quieren sobrevivir.

Las plantas, al no poder trasladarse, lo tienen mucho más difícil. Por eso, a mayor latitud, menos flora ves, porque la radiación solar que llega es mínima. Como consecuencia de ello, las temperaturas son bajas: en algunas regiones, la temperatura más alta es de tan solo 8ºC, mientras que la más baja es de -50ºC. En la Antártida bajó incluso más: -93’2ºC el 10 de agosto del 2010.

Se subdivide en tres tipos:

  • Clima de tundra: la temperatura más alta está entre los 0 y los 10ºC.
  • Clima gélido: la temperatura más alta es inferior a 0ºC.
  • Clima de alta montaña: puede ser clima alpino, cuya temperatura media mensual no supera los 10ºC; o clima gélido donde no sube nunca de los 0º.

¿Cuáles son las plantas que viven en lugares con un clima polar?

En lugares donde el clima es tan frío y duro, la gran mayoría de las plantas no son más que hierbas, como los helechos, y los pocos árboles que sobreviven, son casi siempre coníferas de hoja perenne, como por ejemplo los siguientes:

Abeto de Siberia (Abies sibirica)

El abeto de Siberia es una conífera perennifolia que alcanza una altura de entre 30 y 35 metros. Desarrolla un tronco de hasta 1 metro de diámetro, el cual crece casi recto. Además, y como dato curioso, puede vivir hasta 200 años, algo increíble teniendo en cuenta que vive en zonas donde las temperaturas son frías todo el año.

Abeto de Douglas (Pseudotsuga menziesii)

El abeto de Douglas o pino de Oregón es una conífera perennifolia que alcanza una altura de entre los 60 y los 75 metros, y que desarrolla un tronco de hasta 2 metros de diámetro. A pesar de que se llama »abeto» o »pino», en realidad es una Pseudotsuga (pseudo=falsa y tsuga, que hace referencia al género de coníferas Tsuga).

Alerce de Gmelin (Larix gmelinii)

Es una conífera de hoja caduca y porte piramidal que puede alcanzar una altura de hasta 40 metros, pero lo normal es que no supere los 30 metros. Tiene un tronco recto el cual mide unos 40 centímetros de grosor cuando madura.

Brecina (Calluna vulgaris)

La brecina, brezo o calluna es una pequeña mata perennifolia que crece entre los 20 y los 50 centímetros de altura. Tiene ramas marrones, y hojas muy, muy pequeñas y verdes con flores rosas. Estas se agrupan en un racimo terminal; es decir, que después de que se marchiten, todo ese tallo morirá.

Edelweiss (Leontopodium alpinum)

La edelweiss o flor de las nieves es una de las pocas hierbas con flores que podremos encontrar en la alta montaña. No supera los 10 centímetros de altura, pero sus florecillas blancas compuestas por 5 pétalos son tan bonitas y delicadas que es una especie protegida en muchos lugares, como en España.

Pícea de Noruega (Picea abies)

La pícea de Noruega o pícea común es una conífera perennifolia que alcanza una altura de entre 30 y 50 metros, con un diámetro de tronco de hasta 1,5 metros. Tiene una copa piramidal, formada por hojas aciculares pequeñas y de color verde. Los conos son muy decorativos, al ser primero rojizos y después lilas.

Pícea negra o abeto negro (Picea mariana)

Es una conífera perennifolia que normalmente se hace un árbol de hasta 15 metros de altura, pero que también puede crecer como un arbusto de 5 metros. Esto depende del clima, pero también de si tiene suficiente espacio para desarrollarse con normalidad, y de si su semilla ha germinado estando rodeada de otras plantas de gran tamaño. Los conos son de color lila oscuro cuando aún están tiernos, y marrones cuando terminan de madurar.

Sauce rastrero (Salix repens)

El sauce rastrero es un arbusto perennifolio con ramas rastreras, que puede medir hasta 1 metro de altura como máximo. Las hojas son pequeñas, de 2 x 1,5 centímetros, así no tiene que gastar tanta energía en mantenerlas como lo haría si fuesen grandes.

¿Cuál de estas plantas para clima polar te ha gustado más? La verdad es que son, cuanto menos, curiosas. Han sabido adaptarse a vivir en zonas donde muchos animales y otras especies vegetales no podrían estar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.