Plantas para taludes

Hay plantas idóneas para taludes

Imagen – Flickr/manuel m. v.

Los taludes pueden suponer un reto para todo jardinero, ya que encontrar plantas que puedan afianzarlo y que, además, sean bonitas, es algo que suele costar. Y es que, sí, podemos dar por hecho que, si no hacemos nada, seguramente las semillas de las hierbas silvestres acabarán cayendo sobre esa tierra, germinar y cubrirlos de verde, pero… ¿es eso lo que queremos? Sin duda es una opción, pero nosotros vamos a darte otra.

Hay una serie de plantas para taludes que tienen un gran valor ornamental. Árboles, matas (lo que podemos llamar »falsos arbustos» o »pseudoarbustos» porque no terminan de lignificar), también por supuesto plantas arbustivas, y más. Aquí tienes una pequeña selección.

Agapanto (Agapanthus africanus)

El agapanto es una rizomatosa rústica

El agapanto es una planta rizomatosa con hojas acintadas las cuales pueden llegar a medir unos 30 o 35 centímetros de largo. Una vez llega a la edad adulta, su altura es de unos 40 centímetros, así que hablamos de una especie que realmente no ocupa mucho espacio, por lo que es interesante poner varios ejemplares juntos.

Sus flores pueden ser azuladas o blancas y brotan durante el verano. Surgen de un tallo floral que casi duplica la altura de la planta, por lo que se ven desde cierta distancia. Resiste las heladas de hasta los -4ºC.

Cinamomo (Melia azedarach)

La melia es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Anna Anichkova

El cinamomo o la melia es un árbol de hoja caduca que alcanza una altura de unos 10-15 metros. Desarrolla una copa muy ancha, de hasta 6-7 metros de diámetro pudiendo llegar a los 8 metros. Sus hojas son imparipinnadas y alcanzan los 40 centímetros de largo; son de de color verde menos en otoño que pasan a ser amarillas antes de caer.

Produce mucha sombra, tanto es así que puede ser una excusa perfecta para convertir el talud en un rincón de plantas a las que no les gusta demasiado el sol directo, como la hiedra por ejemplo, o flores como el pensamiento. Resiste bien las heladas de hasta los -12ºC. Eso sí, su esperanza de vida es de unos 20 años, pero crece muy rápido.

Cincoenrama leñoso (Potentilla fruticosa)

La Potentilla fruticosa es una hierba de flores amarillas

Imagen – Wikimedia/Jerzy Opioła

El cincoenrama leñoso es un arbusto perennifolio que crece, más o menos, medio metro, pero puede llegar a los 100 centímetros de altura. Has de tener en cuenta que ramifica mucho, de modo que si quieres poner otras plantas junto a él, tendrás que hacerlo a una distancia de unos 40 centímetros.

Florece en primavera produciendo numerosas flores de color amarillo. Estas surgen en la parte superior de algunas ramas, y miden unos 2-3 centímetros de diámetro. Resiste hasta los -20ºC.

Hierba de San Juan (Hypericum perforatum)

El Hypericum perforatum es una hierba de flores amarillas

Imagen – Flickr/Ettore Balocchi

La hierba de San Juan es una planta herbácea perenne que alcanza una altura de 80 centímetros. Tiene hojas verdes, y produce flores amarillas durante el verano. Es una planta de bajo mantenimiento y de gran belleza, que queda de lujo en los taludes soleados.

No necesite de mucho mantenimiento, aunque sí es importante que la tierra tenga buen drenaje para que pueda crecer. Soporta hasta los -7ºC.

Hierba doncella (Vinca major)

La vinca major es un arbusto

La hierba doncella es una planta arbustiva de hoja perenne que alcanza una altura de 1 metro. Sus hojas son verdes, miden unos 6 centímetros de largo y acaban en punta. Sus flores son relativamente pequeñas, de unos 3 centímetros de diámetro, y de color lila con el centro blanco. Estas brotan durante la primavera.

Es una planta que queda muy bien en los taludes, donde crece sin ningún problema. Asimismo, has de tener en cuenta que puede estar tanto a pleno sol como a media sombra. Resiste hasta los -10ºC.

Jabonero de la China (Koelreuteria paniculata)

La koelreuteria es un árbol caducifolio

El jabonero de la China es un árbol caducifolio que alcanza los 7 metros de altura. Su copa es ancha, pero no demasiado puesto que mide unos 3-4 metros de ancho. Esta está poblada por hojas pinnadas de color verde las cuales miden hasta los 40 centímetros de largo. Pero sin duda su mayor atractivo son sus flores: surgen en primavera, agrupadas en panículas terminales de hasta 40 centímetros de largo, y son amarillas.

Se trata de una planta muy poco o nada exigente, que solo necesita estar en un lugar soleado y con un clima templado, con heladas. Resiste hasta los -18ºC.

Juniperus horizontalis

El Juniperus horizontalis es una planta para taludes

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El Juniperus horizontalis es una conífera perennifolia de porte bajo, pues no suele superar el metro de altura. Las ramas son muy largas, llegando a los 2-3 metros de longitud. Como estas crecen hacia los lados, es una planta que sirve para cubrir un poco el suelo.

Lo más interesante es que puede estar tanto a pleno sol como en sombra, e incluso cerca del mar. Soporta bien la sequía y las heladas de hasta los -10ºC.

Lavanda (Lavandula sp)

La lavandula angustifolia puede estar en maceta

Todas las variedades de lavanda son estupendas plantas para taludes. Alcanzan una altura aproximada de 1 metro por más o menos lo mismo de ancho, y florecen a lo largo de la primavera y el verano. Si las plantas en una zona soleada, seguro que vas a conseguir que el talud se vea espectacular.

Y lo mejor es que resisten muy bien la sequía, así como las heladas de hasta los -7ºC, por lo que no tendrás que preocuparte por nada.

Plumbago (Plumbago auriculata)

El plumbago es un arbusto perennifolio

 

El plumbago o jazmín azul es un arbusto de hoja perenne que no solo crece rápido, sino que además »solo» alcanza una altura de unos 2 metros siempre que se deje crecer a su aire. Así y todo, resiste muy bien la poda, de modo que podrás tenerlo más bajo si lo deseas. Florece durante la primavera y el verano, produciendo flores de color azul o blanco.

Ahora bien, si quiere que esté bien, es importante que lo pongas en una zona soleada, ya que en sombra le va a costar mucho producir sus preciosas flores. Soporta el frío y las heladas de hasta los -7ºC.

Stachys byzantina

La Stachys byzantina es una hierba para taludes

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

El Stachys byzantina es una hierba perenne que alcanza una altura de unos 70 centímetros. Sus tallos son erectos y tanto estos como sus flores están cubiertos de pelos grisáceos y de tacto suave. No produce muchas hojas, pero eso no significa que no sea bonita; de hecho, no solo lo es, sino que además es muy fácil de cuidar.

Pero es necesario que esté en un lugar soleado y que se riegue más bien poco, ya que si hay algo que puede temer es el exceso de agua en sus raíces. Resiste hasta los -10ºC.

¿Qué te han parecido las plantas para taludes que te hemos presentado aquí?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   José Luis Ramirez dijo

    Me pareció muy interesante. En mi país hay especies que no se consiguen y/o son difíciles de cultivar por las condiciones climáticas. Cordialmente

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola José Luis.
      Eso pasa en todos los países me parece a mí je, je. Plantas que pueden estar en un jardín en un lugar, en otro han de tenerse en interior para que no sufran en invierno.
      Un saludo.