Plantas venenosas en España

Hay muchas plantas venenosas que encontramos en España

Imagen – Flickr/Amanda Slater

Los humanos y las plantas venenosas siempre hemos tenido una relación de amor-odio: por una parte, algunas nos parecen tan bonitas y fáciles de cuidar, que no dudamos en plantarlas en nuestros jardines; sin embargo, cuando son noticia (y casi siempre lo son por haber causado la muerte o el ingreso urgente de alguien) no queremos saber absolutamente nada de ellas.

Y bueno, desde mi punto de vida creo que lo que necesitamos es encontrar el punto medio, y eso pasa por aprender a identificarlas y a tratarlas. Por todos es sabido que hay gente que consume ciertas hierbas peligrosas por puro placer, sin pensar en las consecuencias; y claro, luego vienen las lamentaciones. Por eso, en este artículo voy a decirte cuáles son las plantas venenosas que crecen en España.

Nota importante: Voy a hablarte de plantas autóctonas, pero también de otros países que cultivamos mucho aquí. De este modo, podrás decidir si comprarlas o no cuando vayas a un vivero.

Adelfa (Nerium oleander)

Ejemplar de adelfa de flor amarilla

La adelfa es un arbusto de hoja perenne originario de la región mediterránea. Llega a medir unos 3 metros de altura, y tiene unas hojas largas de color verde oscuro con forma de lanza. Florece durante todo el verano, produciendo flores rosas, rojas o blancas, motivo por el que se utiliza mucho para embellecer los jardines.

Ahora bien, todas sus partes son tóxicas si se ingieren, pudiendo acabar como mínimo con dolor estomacal. En casos extremos, el corazón puede llegar a pararse y, por consiguiente, la persona puede morir.

Adormidera (Papaver somniferum)

La adormidera es una planta tóxica

Imagen – Wikimedia/Linda Kenney

La adormidera es una hierba de ciclo anual originaria de la región mediterránea. Puede medir 1,5 metros de altura, y produce hojas verdes lobadas o pinnatisectas a veces. Florece durante la primavera. Sus flores son rosas, lilas o blancas, y miden unos 4 centímetros de diámetro. Hay que tener cuidado con no confundirla con la amapola (Papaver rhoeas), pues aunque genéticamente están emparentadas, la amapola no es venenosa (sí es ligeramente tóxica si se consume cruda en grandes cantidades, pero si se hierven las hojas pierden su toxicidad). Además, las flores de la adormidera nunca serán rojas.

Otro punto importante es que de la Papaver somniferum se obtiene una droga: el opio cuyos efectos a largo plazo incluyen la adicción, el dolor muscular, el estreñimiento, la niebla mental, y un mayor riesgo de padecer alguna dolencia cardíaca y/o pulmonar.

Anturio (Anthurium)

Los anthurium son plantas venenosas

Imagen – Wikimedia/Rameshng

El anturio es un arbusto de hoja perenne originario de las selvas tropicales de América. En España es una de las plantas que más se tienen en interior, puesto que es muy decorativa. Puede medir más o menos 1 metro de altura, y tiene hojas de color verde oscuro brillante. Dependiendo de la variedad, sus flores pueden ser rosas, rojas o negras.

No es venenosa, es decir, no es mortal, pero sí que es tóxica puesto que la savia contiene cristales de oxalato de calcio. Esto lo que hace es provocar irritación cuando entra en contacto con la piel y/o los ojos. Por ello, si vas a podarlo, debes de ponerte guantes de goma a modo de prevención.

Azalea (Rhododendron simsii y Rhododendron japonicum)

La azalea es un pequeño arbusto de sombra

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La azalea es un pequeño arbusto de hoja perenne o caduco -depende de la variedad- originario de China y Japón. Alcanza una altura aproximada de 1 metro, y tiene hojas pequeñas de color verde oscuro. En primavera producen flores rosas, blancas o rojas muy bonitas, que es por lo que se cultiva a menudo en los jardines y patios de España.

Ahora bien, es importante decir que es una planta tóxica. Tanto las hojas como las flores contienen una sustancia llamada andromedotoxina, la cual provoca mareos, astenia, convulsiones, pérdida de la coordinación, disminución de la presión arterial, entre otros.

Cica (Cycas revoluta)

La Cycas revoluta es una especie de arbusto falso

Imagen – Flickr/brewbooks

La cica es una planta originaria de Asia que se planta en los jardines de las regiones tropicales, subtropicales y templadas. Alcanza una altura máxima de 3 metros, aunque lo habitual es que no supere los 2 metros. Tiene un falso tronco coronado por hojas verdes, pinnadas y coriáceas. Tarda unos años en empezar a florecer, pero cuando lo hace, produce una inflorescencia redondeada o bien alargada dependiendo de si es femenina o masculina.

Es muy venenosa si se ingiere, por lo que si hay niños pequeños es mejor no plantarla. Los síntomas pueden tardar hasta doce horas en aparecer, y son los siguientes: vómitos, diarrea, desvanecimiento o fallo hepático.

Cicuta (Conium maculatum)

La cicuta es una planta muy venenosa

Imagen – Wikimedia/SABENCIA Guillermo César Ruiz

La cicuta es una hierba europea de ciclo bienal que crece en los bordes de caminos, descampados, y sitios similares. Puede llegar a medir 2 metros de altura, e incluso rozar los 2,5m. Produce hojas tripinnadas las cuales desprenden un olor muy desagradable. Y las flores se agrupan en inflorescencias y son blancas.

Es una planta muy venenosa. Hay que tener especial cuidado con los frutos, pues basta unos pocos para que la persona pierda la vida. Una hora después de haberla consumido, se pueden tener vómitos, convulsiones, disminución de la temperatura corporal y parálisis.

Dieffenbachia (Dieffenbachia)

La Dieffenbachia se cultiva en interior

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

La dieffenbachia es otra planta de origen americano que solemos tener en interior en España. Dependiendo de la especie, puede alcanzar una altura de entre 2 y 20 metros de altura, y se caracteriza por tener hojas de color verde y blanco. Su crecimiento es relativamente lento, por lo que puede vivir sin problemas en maceta.

Pero no se debe consumir bajo ningún concepto. Su savia tiene cristales de oxalato de calcio, los cuales causan ardor, además de irritación si entran en contacto con la piel.

Estramonio (Datura stramonium)

El estramonio es una hierba tóxica

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

El estramonio es una hierba anual originaria de América, pero se ha naturalizado en muchos países de Europa, incluyendo España, donde crece en casi cualquier sitio: bordes de los caminos, solares abandonados, terrenos cultivados, etc. Puede alcanzar los 2 metros de altura, y desarrolla hojas grandes de color verde. Las flores son acampanadas, de color blanco con el centro lila.

Aunque tiene un olor que no es muy agradable, a menudo se consume debido a que produce efectos alucinógenos. Pero sin duda es preferible no ingerirla, ya que en dosis altas es tóxica, y puede causar alucinaciones, taquicardia, sensibilidad a la luz (lo que se conoce como fotofobia), agitación y/o visión borrosa.

Hiedra (Hedera helix)

La hiedra es una planta que crece rápido

La hiedra es una trepadora de hoja perenne que vemos en jardines privados y públicos, incluso en interiores. Es originaria del centro y del sur de Europa, así como de algunas zonas de África. Es una planta que puede hacerse muy grande, llegando a medir 20 metros de largo. Las hojas son verdes o variegadas, y pueden medir entre 2 y 5 centímetros dependiendo del cultivar.

Crece en sombra, por lo que dentro de casa se llega a adaptar muy bien. Pero es importante que se tenga presente que sus frutos son tóxicos y potencialmente venenosos, puesto que en dosis altas pueden provocar el coma. En casos menos serios, igualmente causa síntomas molestos, como dolor abdominal y diarrea.

Ricino (Ricinus communis)

El ricino es un arbusto pequeño y venenoso

Imagen – Wikimedia/Marc Ryckaert

El ricino es un arbusto de hoja perenne invasor en España, por lo tanto no se comercializa, y cuando se ve en el campo se elimina (o se debería de eliminar). Sin embargo, a veces en algunos jardines podemos encontrarlo, y hay que tener cuidado porque las semillas son muy, muy venenosas si se ingieren; de hecho bastan unas pocas para acabar con un cuadro serio de gastroenteritis, deshidratación, problemas de los riñones o del hígado; e incluso se podría llegar a morir.

La planta tiene un valor ornamental interesante, puesto que sus hojas son palmadas, relativamente grandes, y dependiendo de la variedad pueden ser verdes o rojizas. Llega a medir 6 metros de altura, pero como tolera muy bien la poda, a menudo se tiene con una altura más reducida.

¿Conoces otras plantas venenosas de España?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.