¿Cómo es la poda de encinas?

Árbol de encina

La encina es un árbol perennifolio que podemos encontrar en Europa, concretamente en los bosques de la región mediterránea. Con una altura de entre los 16 y los 25 metros y una copa ancha de 5-6 metros de diámetro, es una planta que da muy buena sombra a cambio de que recibir unos mínimos cuidados. La poda es una de las tareas más importantes que hay que hacer para conseguir mantenerla en un tamaño adecuado teniendo en cuenta el espacio disponible del jardín, y de paso para lograr obtener una mejor cosecha.

Así que si quieres saberlo todo sobre la poda de la encina, no lo dudes: a continuación te vamos a explicar cómo se realiza este trabajo paso a paso.

¿Cuándo se poda la encina?

La encina es un árbol perenne

Imagen – Wikimedia/Liné1

La poda de la encina se lleva a cabo cuando el árbol está a punto de salir del reposo invernal, es decir, a finales de invierno (hacia el mes de marzo/abril en el hemisferio norte). Durante esta época, se le puede formar la copa sin problemas, puesto que tiene por delante meses en los que la temperatura irá subiendo y, por lo tanto, no le será nada difícil recuperarse de la poda ni de reanudar su crecimiento.

Si se hiciera por el contrario a finales de primavera o en verano, que es cuando corre más savia por sus vasos debido a que está en plena temporada vegetativa, con cada herida perdería mucha de esta savia, y por consiguiente se debilitaría.

¿Cuándo NO hay que podarla?

Aunque te encante hacer un poco de ‘peluquero’ con tus plantas 🙂 , hay momentos en los que será mejor no cortarle ninguna rama a la encina, como en estos:

  • si está enferma o tiene alguna plaga,
  • si se sospecha que ha recibido más agua de la necesaria (por ejemplo, durante una lluvia torrencial demasiado fuerte),
  • si se han estado haciendo labores con motocultor o similares en la tierra cercana a su tronco,
  • y por supuesto, tampoco se ha de podar ni en verano ni en invierno, y menos si este es muy frío.

¿Cómo podar la encina?

Para podarla correctamente primero necesitas saber cuáles son las herramientas que puedes necesitar.

Herramientas

Para podar la encina se necesitan herramientas adecuadas:

  • Sierra eléctrica: para las ramas que midan más de 4cm de grosor.
  • Sierra de mano: para las ramas de entre 2 y 4cm.
  • Tijeras de podar: para las que midan 1cm o menos.
  • Pasta cicatrizante: para sellar las heridas y favorecer su cicatrización.

Es muy, muy importante limpiar las herramientas antes y después de su uso con algún producto desinfectante. Piensa que aunque no los podamos ver a simple vista, los hongos, las bacterias, y los virus están siempre al acecho, esperando que se les presente la oportunidad para entrar en el interior de la planta e infectarla.

Además, realizando tareas de limpieza de manera frecuente y regular, también se evita que otras plantas puedan enfermar.

Paso a paso

Ahora que lo tenemos todo, es momento de seguir este paso a paso:

  1. Lo primero que haremos será quitar las ramas secas, enfermas o débiles.
  2. Después, recortaremos aquellas que estén creciendo demasiado, procurando darle a la copa una forma semi-esférica. Lo ideal es dejar crecer de 6 a 8 brotes, y quitarle 2-4.
  3. Por último, le quitaremos las ramas que estén brotando del tronco, puesto que es bonito que este quede al descubierto. Asimismo, si tuviera chupones, esto es, los rebrotes que surgen de la parte más baja del tronco, también hay que quitárselos. Con esto se consigue que mantenga su forma de árbol, lo cual es uno de sus atractivos.

De esta manera, tendremos una encina que, a parte de estar bonita, será muy productiva 🙂 .

Vista del árbol de encina

Imagen – Wiimedia/Jean-Pol GRANDMONT

¿Qué te ha parecido este artículo?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.