Todo sobre la poda de la alcachofa

poda de la alcachofa

La alcachofa, como sabes, y si no ya te lo decimos, es un cultivo que te puede durar varios años (entre 2 y 4). Por este motivo, la poda de la alcachofa se convierte en uno de los cuidados más importantes que existe.

Pero, ¿qué debes saber de él? ¿Cómo se debe hacer? ¿En qué época? ¿Cómo podar la alcachofa? Si tienes dudas, vamos a intentar solucionarlas aquí mismo.

Cómo es la alcachofa

Cómo es la alcachofa

La alcachofa, de nombre científico Cynara scolymus, es un cultivo muy antiguo. Se ha cultivado sobre todo en el norte de África y en el sur de Europa. Estos son sus países de origen. Sin embargo, lo cierto es que ahora hay muchas variedades diferentes.

Esta está compuesta de varias partes:

  • La raíz, que es muy fuerte y vigorosa, capaz de adaptarse a cualquier suelo donde la plantes. En ella es donde se acumulan los nutrientes para alimentar toda la planta.
  • Las hojas. Que son largas y grandes, con un tacto como si tocaras el algodón.
  • Las flores. Estas son gruesas y debes saber que desarrollan una especie de escamas que son comestibles.
  • Los frutos. Que son grises y oblongos. Ahí va la semilla de la planta pero para que germine se necesitan varios años.

Para que te hagas una idea, la alcachofa tiene un ciclo de nacimiento, desarrollo y muerte.

En el desarrollo, la planta adquiere una formación vertical, ramificando en dos o tres vertientes diferentes y, cada una de ellas, te dará entre cuatro y seis flores. Ese mismo año, podría haber otra brotación (a la que llaman ‘cardet’).

Cuándo se lleva a cabo la poda de la alcachofa

Realmente no hay una fecha determinada de la poda de la alcachofa porque depende de muchos factores. Pero sí que hay un elemento que es el que te avisa del momento de la poda: tras la primera cosecha, o la primera recolección de la alcachofa.

Es decir, la planta de la alcachofa debe crecer «libremente» en donde la hayas colocado y esta te dará una primera cosecha de alcachofas. Pues bien, cuando hayas recogido todas las alcachofas que te ha dado es el momento de que la podes.

Además, esto debes repetirlo en cada nuevo ciclo. Es decir, después de cada recolección, deberás podar la planta.

Ten en cuenta que, desde que siembras la alcachofa hasta que obtienes sus frutos puede pasar de 8 meses a un año. Pero si se siembran estacas (esquejes) entonces se reduce mucho el tiempo, a 4-5 meses solo.

Por qué se poda la planta de alcachofa

Muchos opinan que, si se corta la alcachofa, es más complicado que vuelva a echar frutos, pero lo cierto es que no es así.

Con la poda no solo consigues sanear y limpiar la zona, sino que favorece el crecimiento. Y es que, digamos que, al cortar la «planta madre», fomentas que la planta vuelva a desarrollarse, cree «hijuelos» y dé frutos de nuevo.

De lo contrario, no lo hará pero tampoco su producción será la adecuada (o buena) de no cortarla.

Cómo se poda la alcachofa

Cómo se poda la alcachofa

Para llevar a cabo la poda de la alcachofa, vas a necesitar un cuchillo o herramienta similar que esté bien afilada ya que el corte que debes darle es a bisel (es decir, angulado). También puedes usar una podadora para hacerlo.

Normalmente, la poda se realiza, si has plantado en su fecha, para final del verano. Durante esa estación, los expertos dejan que la planta se seque, de tal forma que el primer paso en la poda es limpiar de hojas secas la zona. Estas pueden «esconder plagas», como pueden ser babosas o caracoles, así que si no quieres llevarte sorpresas deberías llevar guantes.

Una vez hayas limpiado toda la zona verás que tienes una zona central y varias ramas laterales alrededor. Estas son las hijuelas de la planta «madre».

Pues bien, lo que debes hacer es cortar todos los tallos, pues de ahí empezará a florecer y te dará una nueva producción de alcachofas.

¿Y qué se hace con la planta madre? Pues se debe cortar los más cerca posible del suelo. Esta ya ha echado los frutos que debía y no sirve de nada porque no volverá a echarte, así que lo mejor es cortarla para que la planta distribuya la energía hacia los hijuelos (que a su vez producirán más) fomentando así que la planta siga activa.

¿Qué hacer después de podarla?

El siguiente cuidado que debes proporcionarle una vez has terminado la poda es regarla de manera abundante y mantenerle un buen riego para que se hidrate y nutra (muchos optan por el riego por goteo ya que la humedad es un factor muy importante para que brote de nuevo).

También es el momento para fertilizar la planta, ya que así puedes cubrirle las necesidades nutricionales que tiene e incluso darle mayor vitalidad para que la planta empiece a desarrollarse de nuevo con fuerza para una nueva producción de alcachofas.

Qué otros cuidados necesita la alcachofa

Qué otros cuidados necesita la alcachofa

Además de la poda, debes tener en cuenta otros factores que pueden influir en la mayor o menor producción de la poda. Estas son:

  • La ubicación y clima. Es necesario que entiendas que la alcachofa es una hortaliza de invierno, pero no soporta las heladas. Así que si las temperaturas bajan de los tres grados tendrás problema con ella.
  • La tierra. Si bien te hemos dicho que se adapta a prácticamente cualquier tipo de suelo, si lo haces en uno profundo, fértil y que tiene un buen drenaje tu cosecha va a ser mucho mejor porque le estarás dando los nutrientes necesarios.
  • El riego. Este es un factor importantísimo, sobre todo cuando está activa y creciendo. Siempre ha de estar húmeda. Por eso se recomienda un riego por goteo, para que no le falte el agua nunca.
  • Plagas y enfermedades. Es muy susceptible al pulgón, que aparecerá si el riego que le proporcionas es excesivo (también por una fertilización errónea). Otro problema puede ser el mildiu, botrytis, pudrición, etc. La mayoría de ellas se pueden resolver con algún producto, pero también con una limpieza de la planta.

¿Te queda ahora más claro cómo es la poda de la alcachofa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)