Poda del acebo

poda del acebo

Uno de los mayores miedos que se pueden tener a la hora de cuidar las plantas es la poda. Muchas veces tendemos a dejar que la planta o el árbol crezca a su libre albedrío por temor a que cortemos lo que no debemos. Sin embargo, es una actividad necesaria para el mantenimiento. Y en el caso de algunas plantas, es incluso más importante de lo que piensas, como ocurre con la poda del acebo.

Si nunca antes lo has hecho, y tienes un acebo que le va haciendo falta una sesión de “peluquería”, aquí te vamos a hablar de todo lo que necesitas saber sobre la poda del acebo para eliminar ese miedo y trabajar con él para que crezca como tú quieras.

En qué época se pueden podar los acebos

En qué época se pueden podar los acebos

Un acebo puede ser considerado un árbol o un arbusto. Todo va a depender de cómo se forme. En cuanto a las podas, es una de las plantas que mejor las admite, incluso cuando te pases con ella, si bien no es recomendable que pase esto.

La mejor época para poder un acebo es, sin duda, cuando este entra en la fase de letargo. Es decir, en invierno y principios de primavera. En ese tiempo es el momento idóneo para realizar la poda.

Para los expertos incluso se precisa aún más el momento, el final del invierno, antes de que la planta empiece a brotar. Para ello, has de asegurarte que no hay riesgo de que la temperatura baje mucho y, al estar casi en el momento de crecimiento, te aseguras de que la planta cure mejor las heridas.

Ahora bien, eso no quiere decir que no puedas podarla en otra época del año. El acebo es de las plantas que sí tolera podas en cualquier estación del año. El problema es que puede sufrir más; y no solo eso, sino que se ralentiza algo más su crecimiento. Pero se recupera en poco tiempo.

Además, has de tener en cuenta que podar un acebo se hace por un objetivo concreto, como el crecimiento de la planta, ayudándola a eliminar las ramas, hojas y flores que estén mal y saneándola. Por eso se dice que existen diferentes tipos de podas para esta.

Tipos de poda del acebo

Tipos de poda del acebo

Dentro de la poda del acebo se puede trabajar de tres formas diferentes. Normalmente, según las necesidades de la planta, se elegirá una u otra, pero en general tendrás tres elecciones diferentes.

Poda del acebo para limpiarlo

Este tipo de cortes se realizan para sanear y mantener el acebo sano. Su objetivo es quitarle las ramas, hojas y flores que estén dañadas o que son inservibles para fomentar el desarrollo de nuevos brotes.

Es por eso que es una actividad que se puede hacer en cualquier momento del año, incluso en pleno crecimiento, porque de lo que se trata es de ayudarla a seguir creciendo.

Esta poda también es la que se utiliza para cortar (de manera diagonal) los brotes secundarios (esos que aparecen en las ramas y que le «roban» la energía para poder crecer). Son lo primero que tienes que quitar antes de pasar a las ramas muertas o dañadas.

Poda de floración

El siguiente tipo de poda del acebo es la de floración. Realmente es la poda propiamente dicha, y se realiza a final del invierno y principios de la primavera, ya que el objetivo es limpiar la planta y prepararla para el siguiente crecimiento.

Para ello, hay que localizar los brotes que han florecido, porque en esta planta no van a volver a hacerlo. Pero si se cortan, de ellos sí que puede surgir nuevos que vuelven a florecer (quizá no ese mismo año, pero sí al siguiente).

Poda de rejuvenecimiento

Este tipo de cortes se producen con el objetivo de eliminar de la planta aquellas partes que estén más viejas, para ayudarla a que los brotes nuevos y jóvenes le den más fuerza a la planta y haga que se vea más vistosa.

En definitiva, es como si le hicieras un tratamiento de rejuvenecimiento a la planta, quitando lo viejo para dejar lo nuevo. Ahora bien, se puede hacer de forma drástica (cortando a ras de suelo la planta) o de manera progresiva (eliminando solo el 50% de ella).

Herramientas necesarias para podar acebos

Ahora que sabes cuáles son los tipos de poda del acebo, es hora de que conozcas cuáles van a ser las herramientas imprescindibles para acometer esta tarea de jardinería. Debes saber que lo más necesario van a ser unas tijeras de podar. Es necesario que, siempre que vayas a usarlas, las desinfectes. El motivo es que así evitas que cualquier enfermedad, plaga o suciedad no afecte a la planta, sobre todo porque vas a hacerle una «herida». Por eso, te recomendamos que pases por las hojas alcohol y dejes secar un rato antes de proceder a trabajar con ellas.

Otra de las herramientas que algunos utilizan son selladores. Lo extienden sobre los cortes más grandes del acebo, de tal manera que la protegen de una exposición perjudicial para la planta.

Poda del acebo en maceta

Poda del acebo en maceta

El acebo es una planta muy conocida, sobre todo de la época navideña, así que no es descabellado tenerla en maceta. Ahora bien, ¿cómo podarla?

Pues en realidad es igual que si esta está en el suelo. Debes empezar por la base eliminando del tronco cualquier brote que le robe la fuerza a la planta. A continuación, pasa a revisar las ramas. Elimina cualquiera que veas más débil, dañada o seca. También puedes quitarle ramas si ves que está demasiado cargado, para ayudarle a respirar.

Una vez has eliminado eso, pasa a las hojas y flores, quitando las que veas dañadas para fomentar que se desarrollen nuevas.

Por último, te recomendamos que lo pongas en un lugar donde le dé luz pero no directa (si es semisombra mejor). El motivo es que la planta sufre con los cortes y necesita 2-3 días para recuperarse bien. De esta manera, la proteges de cualquier situación que pueda hacerla enfermar en ese momento.

Ahora que conoces algo más sobre la poda del acebo, es el momento de practicar con tu planta. Puedes ir poco a poco, cortando de manera menos “invasiva”, y conforme vayas ganando confianza podrás ir “domando” esas ramas para conseguir la forma que tú quieras. ¿Te animas a ello? ¿Lo has hecho alguna vez? Coméntanos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.