Poda del lilo

La poda del lilo es importante para que las flores luzcan su color

Las plantas de lilas son unos vegetales preciosos y muy frecuentes en los jardines. Si alguna vez habéis tenido una, ya sabréis que las flores de este árbol se apagan cuando crecen demasiado. Por este motivo es importante realizar una poda del lilo de forma periódica, para que sus flores mantengan ese color lila tan característico que adquieren durante la época de floración. En el caso de que no podemos esta planta, las lilas acabarán por propagarse por sí solas, creando arbustos que pueden llegar a alcanzar varios metros de altura. Además, sin una poda de mantenimiento, estas flores tan bonitas quedarán por encima de nuestras cabezas, fuera de nuestras vistas.

Generalmente, aquellas plantas de lilas que son sometidas a una poda adecuada, acaban por florecer mejor que aquellas que no tienen ninguna poda. Asique es fundamental para que las flores mantengan un aspecto bonito de forma constante. Para ayudaros a realizar la poda del lilo correctamente, vamos a explicar en este artículo cuándo realizar esta tarea, cómo hacerlo y cuál es su importancia.

¿Cuándo podar el árbol de lilas?

El mejor momento para realizar la poda del lilo es cuando sus flores empiezan a desvanecerse

Primero vamos a hablar sobre cuándo realizar la poda del lilo. Es de suma importancia hacerlo en el momento correcto para no dañar demasiado la planta y conseguir unas flores realmente espectaculares. Cabe destacar pues que las lilas jóvenes no necesitan ninguna poda, al menos hasta que alcancen una altura considerable. El mejor momento para podar el árbol maduro de lilas es justo después de que las flores empiecen a desvanecerse.

Si hacemos la poda del lilo en ese momento, nos aseguramos de tener estas preciosas flores cada temporada, incluso si tenemos que sacrificar algunas de ellas. Además, si realizamos esta tarea de forma temprana, la planta tendrá más energía a la hora de desarrollarse, por lo que le costará mucho menos florecer y crear unas lilas realmente espectaculares.

En cuanto a los cuidados de la planta del lilo, estos son muy sencillos. Es más: Este vegetal casi se mantiene él solito. Sin embargo, hay algunos aspectos en los cuales nos debemos poner manos a la obra para ayudar a la planta a desarrollarse correctamente y a lucir un aspecto deslumbrante. Uno de ellos es la poda, que es fundamental para que tanto la planta como las flores luzcan un aspecto cuidado y hermoso.

¿Cuántas veces florece el lilo?

Antes de entrar en detalle sobre cómo podar el lilo y cuántas veces florece esta planta, es importante destacar que se trata de un arbusto que es capaz de convertirse en árbol. Además, es de carácter caduco. Este es un aspecto a tener en cuenta si queremos tener una planta de lilo en nuestro jardín o en la terraza.

Respecto a su floración, sólo tiene una cada año y tiene lugar durante la primavera. No obstante, sus hojas pueden perdurar hasta bien entrado el otoño. Por este motivo, lo más recomendable es plantar este tipo de vegetal mediante bulbos en otoño o en primavera. Es una manera estupenda si queremos crear un foco de flores en nuestra zona exterior incluso cuando las lilas que ya teníamos se hayan marchitado.

¿Cómo podar un árbol de lilas?

La poda del lilo es de suma importancia

Ahora que ya sabemos cuándo toca hacer la poda del lilo, vamos a explicar cómo llevar a cabo esta tarea. Para conseguir podar esta planta de forma exitosa, existe una regla de oro que debemos tener en cuenta: Como máximo debemos cortar un tercio del arbusto, hablando de tallos, claro, cada año. De esta manera conseguiremos que se mantenga el rejuvenecimiento del vegetal mediante el desarrollo de nuevos tallos y una floración mejorada.

El objetivo de esta técnica es conseguir que el arbusto del lilo tenga entre ocho y doce tallos. Los tamaños de los mismos pueden variar, pero el diámetro debe ser más o menos el mismo. Si conseguimos esto, lo hemos hecho correctamente. Eso sí, antes de comenzar la poda del lilo debemos realizar otra tarea. Básicamente consiste en quitar todos aquellos tallos que estén enfermos, muertos o que sean simplemente demasiado gruesos.

Importancia de la poda del lilo

Como ya hemos mencionado al inicio de este artículo, la poda del lilo es de suma importancia para que sus flores no crezcan demasiado y acaben convirtiéndose en algo más bien engorroso en vez de bonito. Además, debemos recordar que sólo hay que cortar la parte superior de los tallos más largos que salen del vegetal. Habitualmente tienen un aspecto descuidado, por  lo que resulta fácil detectarlos. Al final, quien tiene el mejor criterio a la hora de realizar la poda y procurar que la planta quede estéticamente bonita somos nosotros mismos.

Sin embargo, si vemos que no nos acaba de salir del todo bien la poda o que nuestra planta tiene alguna enfermedad, siempre tenemos la opción de acudir a un profesional para que pueda asesorarnos. Para que un jardín luzca bonito, las plantas tienen que estar bien cuidadas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.