Poda del pepino

El pepino, cuyo nombre científico es Cucumis sativus, pertenece a la familia de las Cucurbitáceas, al igual que el melón, la sandía, calabacín y calabaza.

Este es un fruto de una planta herbácea de color verde, de forma alargada, con suaves tonos amarillentos en sus dos extremos redondeados, de pulpa blanquecina y en el centro diminutas semillas, llegando a alcanzar entre 15 a 25 centímetros de longitud y cinco de diámetro.

Características

Dependiendo de la variedad (pepinillo, francés u holandés), puede llegar a pesar de 30 a 200 gramos, siendo un alimento altamente nutritivo.

Contiene ácido fólico, es rico en fibra, calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, zinc, vitamina B que favorece la salud celular e impulso nervioso, vitamina E para la fertilidad, estabilidad de las células sanguíneas y en la cosmética se utiliza en casos de acné, dermatitis o quemaduras.

Además las vitaminas A, C, D con las que cuenta,  son fundamentales para los huesos, las mucosas, la vista, la piel, el cabello, regula la producción de glóbulos blancos o rojos y el funcionamiento del sistema inmunológico.

Es fresco y es utilizado en dietas para adelgazar por su bajo aporte calórico y alto contenido en agua. Combina perfectamente con otras verduras para elaborar ensaladas veraniegas y en batidos con manzana o limón alivia las cefaleas tensionales, el cansancio, mejora la salud digestiva, el PH del estómago y combate los reflujos.

El pepino contiene un flavonol que actúa como un antioxidante antiinflamatorio, favoreciendo la conectividad neuronal, cuidando el cerebro, nutriendo las células y protegiendo el corazón.

Los factores climáticos (humedad, temperatura, luminosidad, viento) de manera conjunta son esenciales para un correcto y productivo cultivo de este para que logre una mejor calidad (color, peso, forma, resistencia mecánica), mayor rendimiento y tolerancia a plagas o enfermedades.

Cuando se poda el pepino se busca controlar el crecimiento de la planta y sus frutos para lograr beneficios que resulten en calidad y utilidad.

Ventajas de la poda del pepino

Se crean cultivos sanos, tiernos y de provecho.

Mayor ganancia de la planta que ofrezca frutos uniformes en tamaño y propiedad.

Sirve para aprovechar espacios. Cuando se hace en cubos la mata crece verticalmente.

Al aplicar tratamientos para erradicar enfermedades, los productos penetran fácilmente en las raíces.

Facilita el entutorado manual o amarre.

Es más cómodo para cosechar nuevos pepinos.

Al podar por debajo de los 30 a 40 cm del tallo principal se eliminan los brotes, frutos y hojas que van formándose en ese espacio. Desde los 40 cm hasta el metro de altura se dejan libres los tallos que broten, permitiendo el crecimiento de dos hojas y sólo un fruto; después de la segunda hoja se separan los brotes secundarios que van apareciendo.

Cuando surge un brote lateral (secundario) que da un fruto y dos hojas o dos frutos y tres hojas, estos deben ser arrancados. Las hojas, tallos y frutos secundarios de la fruta se deben desarrollar hasta los 200 centímetros.

Se debe limpiar los primeros brotes del tallo para que la mata forme un sistema radicular fuerte y preparar la producción, evitando así la aparición de frutos agrupados en las axilas de las hojas. También previene la formación de pepinos malformados, curvos y abortados y permite controlar el crecimiento de malezas quienes exigen la luz, el agua y los nutrientes que esta necesita.

Por el rápido crecimiento del pepino, la poda debe hacerse a los pocos días de plantado. La finalidad es que el tallo principal evolucione sanamente.

Esta consistirá en descartar los tallos secundarios cuya altura alcance los 40 ó 50 cm. Si no se eliminan, los frutos se mantendrán en contacto con el suelo y la vegetación rastrera que se forma alrededor impedirá la recolección, además se corre un peligro sanitario.

La poda debe practicarse coordinadamente con la especie, su abonado, el riego y la fecha de la siembra.

Para finalizar se  termina con los brotes para evitar desequilibrios fisiológicos y mermas del pepino y preferiblemente hay que llevarlo a cabo por las mañanas, ya que la cicatrización es más rápida. Eso sí, debes utilizar utensilios adecuados para poder realizarlo.

 

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Herramientas

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y las flores. En general, todo lo que tenga que ver con lo "verde".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.