¿Cuándo y cómo podar rosales?

Poda de rosales

La poda es una tarea de jardinería que tenemos que realizar si tenemos rosales, ya que de lo contrario acabaríamos teniendo una mata verde muy bonita que daría flores pequeñas. Sin embargo, tan importante como podar es hacerlo bien: en el caso de que trabajemos con una herramienta que no es la más adecuada o que podemos más de lo necesario, la planta se podría debilitar.

Para evitar que esto te ocurra, te vamos a contar cuándo y cómo podar rosales para que cada año puedas disfrutar durante meses de preciosas y coloridas flores.

¿Cuándo hay que podar rosales?

Rosales de color rosa

Los rosales son arbustos de crecimiento rápido que quedan fenomenal en cualquier rincón: ya sea en maceta decorando el patio como en el jardín, sus llamativas flores alegran el día a cualquiera que los vea. Son tan bonitos, que se cultivan en todas las regiones templadas del mundo, donde las temperaturas son de hasta 40ºC de máxima y -8ºC de mínima.

No son nada exigentes. De hecho, les basta con tener sol, una tierra que drene bien y agua en abundancia (pero evitando el encharcamiento), además de un aporte mensual de abono durante la primavera y el verano. Pero, para que además puedan florecer como tanto nos gusta, otra de las cosas que tenemos que hacer es podarlos. La cuestión es, ¿cuándo?

Depende 🙂 . La poda de rejuvenecimiento y/o formación se hace a finales de invierno (durante el mes de febrero en el Hemisferio Norte), cuando las temperaturas empiezan a subir. Así, como poco a poco va regresando el buen tiempo la planta puede usar la energía que ha acumulado durante los meses de otoño y de invierno para la producción de nuevos brotes, los cuales es muy probable que den flores ese mismo año.

Por otra parte, una pequeña poda que se ha de hacer es la de quitarle las flores marchitas, y esto es algo que se hace durante toda la temporada de floración para que el rosal tenga más cantidad de rosas y que éstas no pierdan su tamaño actual. Es muy importante acordarse de quitarle las rosas a medida que se vayan secando, no sólo porque es la única manera de que las nuevas que salgan sean del mismo tamaño, sino también porque podrían convertirse en un foco de bacterias y otros microorganismos que podrían afectar al arbusto.

¿Cómo se podan los rosales?

Tijeras de poda

Ahora que sabemos los dos diferentes tipos de poda y cuándo hay que podar, pasemos a la parte práctica. Nos pondremos si queremos unos guantes de jardinería para evitar que nos pinchemos, y cogeremos unas tijeras de podar. Pero ojo, hay que tener en cuenta que aunque todas parezcan iguales en realidad no lo son.

Para la poda de formación se deben usar tijeras con corte de yunque, ya que las ramas no superan los 2,5cm de grosor; en cambio, para cortar las flores podemos usar unas tijeras de jardinería convencionales si sólo vamos a quitarlas a ellas, las de con corte de yunque si queremos recortar también un poco la rama.

Con la herramienta adecuada podremos podar tanto los rosales arbustivos como los rosales trepadoras, los cuales se han de trabajar de la misma forma que los primeros.

Materiales que necesito para podar

Antes de ponerse manos a la obra, es aconsejable preparar aquello que vamos a necesitar. En este caso, es lo siguiente:

  • Tijeras con corte de yunque
  • Tijeras de jardinería normales
  • Guantes (opcional)
  • Pasta cicatrizante (opcional, pero muy recomendable)

¿Lo tienes? Vamos a podar.

Paso a paso

Poda de formación/rejuvenecimiento

  1. Lo primero que hay que hacer es desinfectar las tijeras con alcohol de farmacia y asegurarse de que están bien afiladas para que el corte sea limpio.
  2. A continuación, hay quitar los chupones y aquellas ramas que se vean débiles, enfermas y también aquellas que no produzcan flores. Así, lograremos darle un aspecto más saludable y juvenil.
  3. Después, hay que podar las ramas sanas por encima de la cuarta o quinta yema. A las más jóvenes hay que dejarles como mínimo 2 o 3 yemas.
  4. Ahora, se puede poner pasta cicatrizante a las heridas para evitar la proliferación de hongos y otros microorganismos no deseados.
  5. Por último, se han de limpiar las tijeras de nuevo y secarlas bien con un trapo para posteriormente guardarlas en una funda o en un sitio donde no estén expuestas al sol directo.

Poda de flores

Para quitar las flores simplemente hay que coger las tijeras y cortar el tallo que une la flor con el resto de la planta. Se puede aprovechar para recortar la rama con unas tijeras con corte de yunque, desinfectándolas antes y después de su uso.

¿Se puede hacer algo con los tallos cortados?

Rosa de color roja

Sí, claro. Los restos de poda pueden pasarse a llamar esquejes, los cuales sólo hay que impregnar la base con hormonas de enraizamiento en polvo y plantarlos en una maceta con sustrato de cultivo universal y regar. Enraizarán muy pronto, en 2-3 semanas, pero es mejor que estén en ese mismo recipiente el resto del año, hasta que enraícen bien.

¿Te ha sido de interés?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Rosas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *