¿Por qué hay plantas carnívoras?

Las carnívoras son plantas que cazan presas

Las plantas carnívoras son muy curiosas: parecen plantas comunes, totalmente inofensivas, pero en realidad ellas sobreviven gracias a los nutrientes que obtienen de los cuerpos de sus víctimas. Por este motivo, a la hora de cultivarlas no se han de abonar, ya que no están preparadas para alimentarse directamente y, de hecho, los abonos pueden quemar las raíces.

El ritmo de crecimiento varía de una especie a otra. Por ejemplo, las sarracenia son rápidas, en cambio los Cephalotus son más bien lentos. Ahora bien, ¿por qué hay plantas carnívoras?

Las carnívoras encuentran muy pocos nutrientes en el suelo en el que viven, por eso desarrollaron distintos tipos de trampas que atrapan principalmente insectos, aunque en ciertas especies, como en la Nepenthes attenboroughii, se han llegado a encontrar roedores ahogados.

Dichos mecanismos se estudiaron por primera vez por Charles Darwin, quien publicó el primer tratado sobre este tema en el año 1875. Pero ahora sabemos que aunque el linaje de estas plantas se separaron hace más de 100 millones de años, todas ellas desarrollaron los mismos métodos para digerir las presas que atrapaban.

Esto solo significa una cosa: que aunque habiten en América, Asia o Australia, son plantas que han encontrado la misma solución para convertirse carnívoras: adaptar los genes y ciertas proteínas que anteriormente servían para darles protección contra algunos microorganismos causantes de enfermedades, asignándoles una nueva función, la de digerir los cuerpos de sus víctimas. Y, ¿cómo lo hacen?

¿Cómo atrapan y digieren a sus presas las plantas carnívoras?

Cada género de planta carnívora produce su propia trampa: unas tienen mucílago en sus hojas, que es una sustancia acuosa y muy pegajosa para los pequeños insectos; otras tienen jarras llenas de líquido y una especie de pelos en su interior (en la parte más externa) que apuntan hacia abajo; otras en cambio tienen trampas en forma de jarrones con un pequeño sombrero. Pero lo que es común en ellas es el aroma que emiten y que solo es detectable por los insectos, que se sienten muy atraídos y que terminan siendo engañados por las carnívoras, y a menudo atrapados en sus fauces.

Una vez que el insecto llega a una, ya sea en una boca de una Venus atrapamoscas (Dionaea muscipula), en una trampa tipo jarra de la sarracenia o Heliamphora, o en el mucílago de las hojas de alguna drosera por ejemplo, comienza la digestión: las glándulas de las plantas empiezan a segregar enzimas digestivas que lo que hacen es, primero, descomponer el cuerpo de la presa, y después absorberlo hasta que al final solo queda el exoesqueleto.

¿Cómo es la alimentación de las plantas carnívoras?

Las plantas carnívoras se alimentan básicamente de mosquitos, moscas, hormigas y arañas. Dependiendo del tamaño de la trampa también a veces es posible encontrar roedores pequeños, pero no es lo habitual. Además, has de saber que cada especie tiene sus favoritos.

Por ejemplo, fijándome en las mías, te puedo decir que las sarracenia se suelen alimentar más de insectos voladores tipo moscas e incluso abejas o avispas; las Dionaea prefieren moscas; y las droseras y Pinguiculas mosquitos y polillas.

Nunca se les ha de echar es abono ni fertilizante. Como mucho, algún insecto que esté vivo y que no se haya tratado con insecticida, una vez a la semana o cada 15 días. Pero si se cultiva en el exterior, no es necesario preocuparse por esto ya que ellas solas cazarán sus presas.

Otra cosa que tampoco hay que hacer es plantarlas en sustratos fértiles. Si queremos que duren unos cuantos años, es necesario que se utilicen sustratos específicos para plantas carnívoras (en venta aquí), o que hagamos nosotros esta mezcla: turba rubia con perlita (en venta aquí) partes iguales. Otras opciones son musgo sphagnum (en venta aquí) con un 30% de perlita, o turba rubia con arena de cuarzo al 50%.

Así pues, como ves, las plantas carnívoras son como son en la actualidad pues así es cómo se han adaptado a un medio en el que no encuentran todos los nutrientes que precisan para subsistir.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.