Cactus

¿Por qué mi cactus no crece?

¿Por qué deja de crecer un cactus? Hay varios motivos por los que puede darse esa situación, pero algunos nos pasan desapercibidas. Y con razón, ya que en general su ritmo de crecimiento es lento, pero no demasiado, ya que de un año a otro sí se aprecian cambios en la planta.

Ahora bien, cuando se cultiva necesita unos cuidados un tanto especiales para que sus raíces no se encharquen, y de paso, para que continúe su desarrollo. Por este motivo, vamos a ver por qué mi cactus no crece.

Las razones por las que un cactus deja de crecer, o ralentiza su crecimiento, son muchas y conviene conocerlas. De la gran mayoría de especies no podemos esperar que crezcan veinte centímetros o más en un solo año, pero si no le vemos ningún cambio en meses, entonces quizás no le estemos proporcionando todos los cuidados que necesita. Así pues, vamos a ver cuáles son los motivos por los que esto pasa:

  • Le falta espacio
  • Necesita nutrientes
  • Hace frío/está en reposo
  • Está recibiendo mucha o poca agua
  • La tierra no es la adecuada
  • No recibe luz suficiente

Falta de espacio

La falta de espacio es un problema recurrente en cultivo. Los cactus que se tienen en macetas a menudo se cultivan en esos mismos recipientes por años y años, y al principio sí, pueden crecer como queriendo salirse de la maceta, pero a medio plazo terminan por »rendirse». Dejan de crecer y, así, se debilitan.

¿Qué hacer? Lo primero es asegurarnos de que realmente necesita una maceta nueva. Esto lo sabremos si vemos que se le salen las raíces por los agujeros de drenaje, o si al intentar sacar al cactus del recipiente el pan de tierra este se mantiene intacto. De ocurrir esto, entonces tendremos que plantarlo en una maceta que mida unos 5-7 centímetros más que la que ya está usando, con sustrato para cactus.

Necesita nutrientes

La falta de nutrientes puede estar o no relacionada con la falta de espacio, ya que cuando un cactus no puede crecer más en su maceta es porque también ha gastado los nutrientes de la tierra. Pero también se puede dar en plantas cultivadas en el suelo, especialmente cuando la tierra es pobre nutricionalmente.

¿Qué hacer? Bueno, si está en maceta es posible que, como decíamos, necesite un trasplante. De ser así, con la tierra nueva que le añadamos se solucionará el problema de forma temporal. Aún así, hay que saber que todos los cactus, independientemente de dónde se cultiven, necesitan nutrientes, por lo que hay que abonarlos durante la primavera y el verano con abonos específicos para ellos.

Hace frío o está en reposo

Durante el invierno, con temperaturas de 15ºC o inferiores, el cactus no crecerá. Y si el verano es muy, muy cálido, con temperaturas máximas rozando o superando los 40ºC de máxima y mínimas de 20ºC o superiores, puede que crezca pero más lento que en primavera. Por ello, esta es una causa que realmente no nos ha de preocupar demasiado.

¿Qué hacer? Se debe de tener el cactus protegido de las heladas, y en especial de las nevadas, si se trata de una especie sensible al frío. Por otro lado, si en verano compramos alguno, no lo expondremos al sol de manera directa nada más llegar, a no ser que en el vivero lo tuvieran en un lugar soleado, puesto que de lo contrario se quemaría.

Artículo relacionado:
Quemaduras solares en cactus y otras suculentas: ¿qué hacer para recuperarlos?

Falta o exceso de agua

Si el cactus se riega poco, o por el contrario mucho, su ritmo de crecimiento se verá afectado. Por un lado, si no recibe la cantidad de agua que necesita, se »arrugará» pues absorberá el agua que tiene en su interior; pero por otro, si el riego es excesivo, lo que va a pasar es que sus raíces se pudrirán. Y es que hay que ir regándolo de vez en cuando, pues esa es la única forma de conseguir que vaya aumentando de tamaño temporada tras temporada.

¿Qué hacer? Dependerá del caso. Si regamos poco veremos que la tierra está muy seca; además si está en maceta e intentásemos sacar al cactus de ella, es probable que saliera con facilidad y sin desmoronarse. Por suerte, tiene fácil solución: lo único que hay que hacer es meterlo en un barreño con agua durante media hora, o regar mucho si está en el suelo, hasta que la tierra quede bien empapada. Pero, si lo que ocurre es que se ha regado demasiado, suspenderemos los riegos de manera temporal, y lo trataremos con fungicida para evitar infecciones por hongos.

Artículo relacionado:
Cómo regar un cactus

Tierra o sustrato inadecuados

La tierra en la que ha de crecer el cactus tiene que ser ligera, arenosa, y filtrar con rapidez el agua. Cuando se planta en suelos pesados o muy compactos, o en macetas con sustratos de mala calidad, el cactus no podrá crecer en condiciones; de hecho, si se mantiene mucho tiempo en él, nos arriesgamos a que no reciba la cantidad de agua que necesita, o que por el contrario se pudra.

¿Qué hacer? Si al regar vemos que la tierra no tiene buen drenaje, lo mejor será sacar al cactus de ahí. Después, si está en el jardín haremos un agujero grande y lo llenaremos con una mezcla de turba mezclada con perlita (en venta aquí) a partes iguales; y si está en maceta, también podremos usar esa mezcla, o bien tierra para cactus (en venta aquí).

No recibe luz suficiente

La gran mayoría de cactus necesitan estar expuestos de manera directa al sol, ya que si se tienen en sombra o semisombra no crecerán bien (sí que pueden hacerlo »mal», es decir, alargando sus cuerpos a medida que van creciendo hacia una luz más potente, cosa que ocurre mucho cuando se tienen en interior por ejemplo).

¿Qué hacer? Depende. Si las plantas que compramos estaban en una zona con mucha claridad pero no les daba el sol directamente, tendremos que buscarles un sitio parecido. Pero si ya les estaban expuestos al astro rey, los pondremos en un lugar soleado.

Esperamos haber resuelto tus dudas acerca de por qué tu cactus ha dejado de crecer.

Ver comentarios

Publicado por
Mónica Sánchez