¿Por qué mi gardenia no florece?

La gardenia es un arbusto que florece en verano

¿Tu gardenia ha dejado de florecer? Este es un arbusto que produce flores blancas muy bonitas, y que además lo hace todos los años. Sin embargo, cuando tiene algún problema, su floración se retrasa. Cuando esto ocurre, puede continuar sacando hojas nuevas, pero es probable que, si ya no da flores, tampoco crezca o lo haga a un ritmo mucho más lento. Esto se debe a la causa del problema.

Si bien hay varios posibles motivos por los que tu gardenia no florece, algunos de ellos no solo afectan a la floración en sí, si no también al resto de la planta. Por ello, vamos a explicártelos todos con el fin de que sepas identificar lo que le pasa a tu planta.

No es la época de floración

La gardenia es un arbusto de hoja perenne

Imagen – Flickr/David Eickhoff // Gardenia mannii

Este es uno de los motivos por los que no te has de preocupar. Cada especie de planta florece en una época concreta del año, y en el caso de la gardenia, dicha época suele coincidir con el final de la primavera (mayo/junio en el hemisferio norte). Ahora bien, has de tener en cuenta que existen unas 134 variedades de gardenia.

La más común y cultivada es la Gardenia jasminoides, que crece como arbusto o arbolito de 8 metros (aunque en maceta no supera los 2m). Pero hay otras como la Gardenia birghamii que es un arbusto de 5 metros; o la Gardenia thunbergia, otra planta arbustiva que alcanza los 2-3 metros. Todas ellas producen flores en algún momento de la primavera o del verano.

Necesita más o menos luz

La luz (natural) es importante para todas las plantas, puesto que gracias a ella pueden realizar la fotosíntesis, y por consiguiente realizar todas sus funciones entre las que se incluye florecer. Pero en el caso de la gardenia, hay que ponerla en una zona luminosa pero sin que le dé el sol directamente. 

Por ejemplo: puede estar bien bajo un árbol o en interior cerca de una ventana; pero no en un rincón soleado. El sol directo quema sus hojas, así como sus flores, de modo que hay que evitarlo.

Le falta espacio (macetas)

La gardenia es una planta que puede florecer en maceta si tiene espacio

La gardenia es una planta que se suele vender en macetas apretadas, y que además se recomienda mucho tenerlas así. Pero personalmente no estoy nada de acuerdo con eso. El hecho de que una planta produzca flores es algo que es innato en ella, es su naturaleza. Las flores son muy importantes para todas las angiospermas, por supuesto también para la gardenia, pues gracias a ellas pueden fructificar y producir semillas. O dicho de otro modo: gracias a las flores las nuevas generaciones pueden existir.

Incluso me atrevo a decir que cuando le falta espacio, dejará de florecer por un motivo simple: alimentar a esas flores obliga a las raíces a esforzarse más para conseguir nutrientes. Pero si no hay más espacio, si las raíces no pueden seguir creciendo, o si el sustrato está tan gastado que no queda nada que absorber, entonces no habrá flores.

¿Cuándo saber que necesita un trasplante?

Más o menos, hay que cambiarla a una maceta mayor cada 3 años. Pero esto dependerá mucho del ritmo de crecimiento que tenga tu planta. En caso de duda, lo ideal es que mires a ver si tiene raíces por los agujeros de la maceta.

Otra opción para saberlo con seguridad es comprobando si al sacarla un poco del recipiente sale entera, es decir, sin que el pan de tierra se desmorone. De ser así, entonces pásala a una maceta que mida unos 5 centímetros más de diámetro y profundidad que la anterior en primavera.

Tiene carencias nutricionales

Para que una planta pueda florecer necesita tener cubiertas sus necesidades nutricionales básicas. Por eso, es importante que sus raíces puedan conseguir:

  • Nitrógeno (N): para poder crecer.
  • Fósforo (P): para respirar y producir flores.
  • Potasio (K): para fortalecer las células.

Pero además, la gardenia es lo que en jardinería se conoce como planta acidófila o planta ácida. Esto significa que para poder vivir necesita que la tierra sea ácida, con un pH entre 4 a 6. Si no lo es, entonces las hojas amarillearán dejando los nervios verdes y, desde luego, no florecerá.

Con el fin de corregir este problema has de hacer varias cosas:

  • Asegurarte de que la tierra es adecuada, comprobando su pH. En el caso de que esté plantada en un suelo alcalino, deberás de abonarla con abonos específicos (en venta aquí); aunque lo mejor será comprobar su pH antes de decidir plantarla en el jardín.
    Si la quieres tener en maceta, usa un sustrato para plantas acidófilas (consíguelo aquí).
  • Riega con agua de lluvia, blanda (pobre en cal) o en su defecto ácida. El pH del agua también ha de ser bajo, situándose entre 4 a 6, para que la gardenia esté bien hidratada. Comprueba el pH de manera rápida y fácil con un medidor (cómpralo aquí).
  • Abona tu gardenia en primavera y verano, a ser posible con un abono para plantas ácidas. Sigue las indicaciones de uso que encontrarás en el envase. También es muy recomendable que, algún mes, utilices abonos orgánicos, como el guano. De esta manera no le faltará ningún nutriente.

El riego no es el adecuado

Tanto el exceso de agua como la falta de ella puede retrasar o suspender la floración de una planta como la gardenia. Por ello, para que todo vaya bien es necesario que la tierra se mantenga siempre un poco húmeda, pues si se seca del todo se verá »triste», con las hojas un poco caídas.

Así pues, es recomendable regar con agua de lluvia o con una pobre en cal, unas 2 o hasta 4 veces por semana durante el verano. El resto del año serán más espaciados, puesto que la tierra tarda más tiempo en secarse. Eso sí, cuando toque regar, échale abundante agua para que le llegue a todas sus raíces.

Hay alguna plaga que se lo impide

La mariquita es un enemigo natural de los pulgones

Las plagas son comunes en la gardenia, en especial las arañas rojas, cochinillas y los pulgones. Por fortuna, es una planta lo suficientemente fuerte para que sea fácil eliminar estas plagas. Y para ello puedes hacer cualquiera de estas dos cosas: limpiar sus hojas con agua y jabón, o tratarla con tierra de diatomeas (en venta aquí) o jabón potásico (en venta aquí).

Estos dos últimos productos son insecticidas naturales autorizados para la agricultura ecológica. Son muy, muy recomendables cuando la plaga se resiste.

¿Has conseguido hallar el problema que tiene tu gardenia? Espero que ahora pueda volver a florecer con normalidad.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.