¿Por qué mi planta carnívora no crece? Causas y soluciones

La Dionaea muscipula es una carnívora pequeña

Las plantas carnívoras son bastante diferentes al resto. Ellas han evolucionado desarrollando trampas cada vez más sofisticadas, pues de ello depende su propia supervivencia. Pero cuando se las cultiva a veces surgen problemas, pues sus necesidades no son las mismas que las que tiene un rosal por ejemplo.

Por ello, se puede dar el caso de que nos acabemos preguntando por qué mi planta carnívora no crece. Así, una vez sepamos las causas, podremos tomar las medidas que sean oportunas y evitar que vuelva a suceder.

Las plantas carnívoras, por lo general, son plantas de lento crecimiento. Pero eso no significa que no se les note algún cambio con el transcurrir de los meses; de hecho, lo normal es que en cuanto una trampa quede en desuso, esté brotando otra que la sustituya. Pero cuando hay algo que estamos haciendo mal en el cultivo, la producción de nuevas trampas simplemente se detiene. ¿Por qué? Hay varias posibles causas:

  • Pobre aireación de las raíces
  • Exposición solar sin aclimatación previa
  • Sustrato inadecuado
  • Falta o exceso de riego
  • La maceta se le ha quedado pequeña
  • Abonado de la planta

Como ves, son varios los motivos por lo que una carnívora ya no crece tanto como antes. Por lo tanto, vamos a ver en detalle por qué ocurre esto y qué hacer.

Pobre aireación de las raíces

Nuestras plantas necesitan que sus raíces crezcan en sustratos que drenen muy bien el agua. Si se tienen solo con turba rubia, ello puede causarles muchos daños a las carnívoras, muy especialmente a aquellas más delicadas, como los Drosophyllum o las Heliamphora. Por este motivo, es recomendable mezclarla con perlita, arena de cuarzo y/o vermiculita; y además, tenemos que plantarlas en macetas de plástico con agujeros (sin plato debajo, a excepción de si son Sarracenia), ya que así mantenemos las raíces correctamente aireadas.

Exposición al sol sin aclimatación previa

Las Sarracenia son carnívoras que quieren sol

No todas las especies de carnívoras tienen que estar a pleno sol. Es más, solo se han de poner las Sarracenia, los Drosophyllum y las Dionaea. Pero el resto, es decir, Drosera, Cephalotus, Heliamphora, etcétera, son plantas que están mejor en sombra, o como mucho semisombra. De todos modos, aunque tengas una, por ejemplo, Sarracenia, si la acabas de comprar o si la has tenido mucho tiempo protegida del astro rey, tendrás que acostumbrarla poco a poco para que no deje de crecer, y también para que no se queme.

¿Cómo aclimatarla? Siempre poco a poco, sin prisas, y de forma gradual. Tienes que ponerla al sol de la primera hora de la mañana, o último de la tarde, una hora o dos como máximo durante una semana. A partir de la segunda, ve aumentando el tiempo de exposición en una hora. Si ves que se está poniendo marrón o negra, reduce un poco el tiempo. Con el paso de los meses verás que se va acostumbrando.

Sustrato inadecuado

Si se usan sustratos ricos en nutrientes, como la mayoría de los que se venden en los viveros, no conseguiremos que las carnívoras crezcan. Estas plantas no pueden absorber todos esos nutrientes a través de sus raíces, ya que no han evolucionado para eso. Ellas viven en medios donde la tierra tiene poca riqueza nutricional, de modo que solo se deben de cultivar en sustratos pobres.

Para que sepas qué sustrato elegir según el género, tienes que saber lo siguiente:

  • Cephalotus: 60% de turba rubia* con un 40% de perlita.
  • Darlingtonia: usar musgo sphagnum vivo.
  • Dionaea: 70% de turba rubia con un 30% de perlita.
  • Drosera: ídem.
  • Nepenthes: ídem, o bien musgo sphagnum vivo.
  • Pinguicuila: 70% de turba rubia con un 30% de perlita.
  • Sarracenia: turba rubia con perlita a partes iguales.
  • Utricularia: 70% de turba rubia con un 30% de perlita.

*La turba rubia tiene que ser sin abonar, en todos los casos en los que se utilice.

Otra opción es comprar sustrato ya preparado, como este que venden aquí.

Falta o exceso de riego

Las carnívoras, en general, necesitan riegos frecuentes. Por eso, cuando se deja que el sustrato se seque del todo, estas plantas mueren rápido. Pero ojo, también lo hacen cuando las regamos de más. ¿Como saber que tienen poca o mucha agua?:

  • Síntomas de falta de riego:
    • Las hojas y/o trampas más nuevas se vuelven amarillas
    • La planta se ve ‘triste’, debido a la pérdida de fuerza de los tallos
  • Síntomas de exceso de riego:
    • Las hojas, empezando normalmente por las más viejas, se ponen amarillas y/o marrones rápido
    • Las raíces se pudren

¿Qué hacer? Bueno, si es falta de riego la solución es fácil: ponerle un plato debajo de la maceta y llenarlo de agua cuantas veces sea necesario hasta que veas que el sustrato está completamente húmedo de nuevo.

Pero si es exceso de riego, será más difícil recuperarla pues las raíces estarán muy dañadas. Puedes sacarla de la maceta, quitarle todo el sustrato que puedas -sin manipular mucho las raíces-, y luego plantarla en otra maceta con sustrato nuevo, sin regar. Si la pones en sombra, y vuelves a hidratarla pasados unos días, quizás se recupere.

Importante: a la hora de regar, usar agua destilada o de lluvia lo más pura posible.

La maceta se ha quedado pequeña

La Drosera es una carnívora que saca hijuelos

Este es uno de los motivos más comunes. Es cierto, muchas carnívoras son pequeñas de por sí y pueden cultivarse en una misma maceta durante toda su vida, pero aquellas que sacan hijuelos, como las Sarracenia o las Drosera, necesitarán un recipiente más grande cada cierto tiempo, sobre todo las primeras. Por lo que si ves que se les salen las raíces por los agujeros, o si ya han ocupado toda la maceta hasta el punto de que les es imposible seguir creciendo, será buena idea trasplantarlas.

¿Cómo se trasplantan las carnívoras? Con cuidado y paciencia, en primavera. Primero tienes que preparar el sustrato y humedecerlo a consciencia, para que así te sea más sencillo realizar el trasplante. Luego, rellena la maceta, introduce la planta procurando que no quede alta, y por último rellena el recipiente del todo.

Abonado de la planta

Si has abonado tu planta carnívora, esta dejará de crecer. Estas son plantas que no se han de abonar, puesto que de hacerlo sus raíces se ‘queman’. El hecho de que sean carnívoras es porque tienen trampas que les permiten cazar su alimento, como los insectos, de modo que no se tienen que abonar nunca. Pero una vez que ya está hecho, hay que quitarle el sustrato y lavar sus raíces con agua destilada, para luego plantarla en otra maceta con sustrato nuevo.

Lo que sí que puedes hacer es dejarla en el exterior para que pueda alimentarse. Si se tiene en un terrario dentro de casa, también es buena idea darles alguna mosca muy de vez en cuando (unas dos veces al mes o eso), pero solo si no se le ha echado insecticida.

El Heliamphora es una carnívora que crece lento

Imagen – Wikimedia/Dals093838

Y con esto hemos acabado el artículo. Esperamos que hayas podido identificar el problema para que tu carnívora continúe creciendo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.