¿Por qué mi planta se muere? Las causas más comunes y cómo evitarlo

Por qué mi planta se muere Las causas más comunes y cómo evitarlo

Si te gusta la jardinería, es probable que en más de una ocasión te hayas preguntado “por qué mi planta se muere”. Hay muchas razones por las que las plantas pueden morir, pero en la mayoría de los casos esto se debe a que no les estamos dando los cuidados que necesitan.

Te recomendamos echarle un vistazo a nuestro blog para ver los cuidados específicos de los diferentes tipos de plantas. Pero antes, continúa leyendo y descubre las causas más habituales de la muerte de variedades de todo tipo de plantas.

Falta o exceso de agua

Los problemas con el riego son una de las principales causas que explican por qué mi planta se muere. Y es que el agua es esencial para que la planta pueda realizar sus funciones vitales, especialmente la fotosíntesis, el transporte de nutrientes y la regulación de la temperatura.

Si una planta no recibe suficiente agua, se deshidrata y, si esa deshidratación es grave, puede acabar causando la muerte.

Tan malo como la falta de agua es regar en exceso. Porque demasiada humedad en las raíces puede acabar pudriéndolas o convirtiéndose en el caldo de cultivo para que los hongos colonicen la planta y la devoren.

Para evitar este problema, debes encontrar la frecuencia de riego adecuada para cada variedad. Por ejemplo, las suculentas necesitan muy poco agua, pero las hortensias prefieren que su sustrato se mantenga siempre húmedo.

Utiliza siempre un sustrato con una buena capacidad de drenaje, para que la humedad no se quede acumulada. Y en la medida de lo posible utiliza macetas de barro en lugar de otros materiales, puesto que el barro ayuda a evacuar la humedad.

Comienza regando un poco una vez por semana. Si ves que la planta demanda más agua, empieza a hacerlo dos veces por semana. En líneas generales, incluso las plantas que más riego necesitan tienen suficiente con recibir agua dos o tres veces a la semana.

Además, ten en cuenta que las necesidades de riego cambian a lo largo del año. Durante la época de sequía (en verano) todas las plantas agradecen recibir agua con algo más de frecuencia que durante el invierno.

Falta de luz, una causa que explica por qué mi planta se muere

Falta de luz, una causa que explica por qué mi planta se muere

La luz natural es algo así como el combustible de las plantas, ya que sin ella no pueden llevar a cabo un proceso vital como lo es la fotosíntesis.

A través de la fotosíntesis las plantas producen su alimento. Por eso, si no reciben la suficiente luz, se acaban debilitando y pueden llegar a morir.

Cuando la planta está en exterior es difícil que haya un problema de falta de luz. Esto suele suceder en los casos de plantas de interior, que se quedan sin recibir los rayos del sol que necesitan para crecer y desarrollarse si no las colocamos en el lugar adecuado.

Lo más sencillo en estos casos es que coloques las macetas en una habitación bien iluminada. De ser posible, no pongas la planta justo delante de la ventana, y procura que la luz llegue filtrada a través de una cortina.

Con independencia de qué tipo de planta se trate, si recibe entre cuatro y seis horas de luz natural cada día, debería poder hacer la fotosíntesis sin ningún problema.

Exposición a temperaturas extremas

Los seres humanos no sobrellevamos bien el exceso de frío ni el exceso de calor, y las plantas tampoco. Aunque hay variedades que pueden sobrevivir en condiciones extremas, las que solemos tener en el jardín de casa no son de este tipo.

Un exceso de calor provocará que la planta se seque por efecto de la deshidratación, y que aparezcan quemaduras solares en las hojas. Por el contrario, las heladas congelan los tejidos de la planta y pueden hacer que estos queden totalmente inservibles.

Una planta expuesta a condiciones extremas de frío o calor puede morir rápidamente, así que lo mejor es evitar esa exposición.

Si vives en una zona con veranos muy cálidos, procura que tus plantas reciban algo de sombra durante las horas más calurosas del día. Durante el invierno, traslada las plantas a un lugar donde estén a resguardo. En caso de que esto no sea posible, aplica un poco de mantillo alrededor del tallo y valora si es necesario cubrir el follaje con una malla protectora.

Competencia con otras plantas

Suelo pobre o contaminado

Tienes un hermoso jardín lleno de flores y, de repente, observas que algunas de ellas muestran síntomas de estar débiles. Entonces te preguntas, ¿por qué se muere mi planta?

En este caso la explicación suele estar en la competencia entre plantas. Si no hay espacio suficiente entre unas y otras, todas ellas compiten entre sí para acceder al agua, la luz y los nutrientes que necesitan.

Como siempre hay variedades que son más fuertes que otras, estas son las que consiguen llegar a los recursos, y dejan al resto sin nada.

Para que esto no ocurra, procura dejar siempre cierta distancia entre unas plantas y otras si no son de la misma especie. Además, asegúrate de que el suelo contenga una buena cantidad de nutrientes, ya sea añadiendo materia orgánica o fertilizante.

Al regar, asegúrate de que el suelo recibe agua de forma uniforme, de manera que todas las plantas tengan disponible la humedad que necesitan.

Suelo pobre o contaminado

Competencia con otras plantas

Si el medio de plantación no es el adecuado, las plantas no tardan en mostrar síntomas de que algo va mal. En estos casos podemos notar que las hojas se amarillean, e incluso que se caen antes de tiempo. Si es una variedad que da flores, es habitual que su floración se reduzca o incluso se pare totalmente. Esto es síntoma de que la planta no puede absorber los nutrientes que necesita y, por tanto, no puede crecer.

Para evitar este problema no recicles nunca el sustrato. Siempre que vayas a plantar o trasplantar una planta utiliza sustrato nuevo y de calidad. Asegúrate de que tiene suficiente materia orgánica y, si no fuera así, añádela a través de humus o de fibra de cáscara de coco.

¿Por qué mi planta se muere? Ya conoces cinco de las causas más comunes y cómo evitarlas. Aplica nuestros consejos y conseguirás que tu jardín esté más bonito que nunca.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.