¿Por qué se mueren mis plantitas recién germinadas?

Imagen – Pnwhandbooks.org

Sembrar semillas y ver cómo crecen siempre es una experiencia enriquecedora… hasta que algunas empiezan a debilitarse y morir. Es así: una especie puede tener una tasa de germinación del 100%, pero no todos los plantines saldrán adelante, a menos que tomemos algunas medidas para lograrlo.

Así pues, si te estás preguntando por qué se mueren las plantitas recién germinadas, apunta estos trucos para evitar que te vuelva a suceder.

¿Por qué los plantines se mueren?

Pueden ser varias las causas por las cuales las plantitas no sobreviven, como estas:

  • El sustrato es muy compacto: las raíces de las plantas recién germinadas deben de poder tener un buen desarrollo, algo difícil si la tierra es muy compacta.
  • Se está regando en exceso: a menudo pensamos que, si el agua es vida, cuanta más agua les demos mejor van a crecer, pero esto no es así. Un exceso de riego matará a las plantas.
  • Semillas que no se han desarrollado bien: a veces puede ocurrir que las semillas, simplemente, no hayan terminado su desarrollo, o que tengan algún problema a nivel genético.
  • Se han expuesto al sol directo directamente: si tenemos el semillero en semisombra, aunque estemos cultivando especies de sol es importante que las aclimatamos poco a poco, exponiéndolas a la luz directa una hora o dos más cada quince días.
  • Damping-off: es la podredumbre del cuello de los plantines causada por hongos. Es la causa más común de muerte de plantines de menos de un año.

¿Cómo evitar perder los plantines?

Para tener éxito con los plantines tenemos que hacer lo siguiente:

  • Usar un sustrato muy poroso: tanto si cultivamos hortícolas como árboles, la tierra debe de tener buen drenaje. (Más información sobre sustratos aquí).
  • Tratar las semillas antes y después de la siembra con cobre: el cobre tiene propiedades antifúngicas, así que mantendrá alejados a los hongos. Les echaremos una pizca sobre la superficie del sustrato en primavera y otoño, más o menos una vez cada 15 días.
  • Colocar los semilleros en la ubicación adecuada: es decir, si sembramos especies de sol, lo ideal es colocar el semillero en un sitio donde le dé la luz del astro rey de manera directa ya desde el primer día.
  • Mantener el sustrato húmedo pero no encharcado: tenemos que regar cada vez que la tierra esté seca, comprobando la humedad cada vez si es necesario introduciendo un palo delgado de madera para comprobar cuánto sustrato se ha adherido a él. En el caso de que salga prácticamente limpio, podremos regar.

Con estos trucos y consejos, seguro que tendrás éxito con tus semilleros 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas, Semillas

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.