¿Por qué se mueren mis plantitas recién germinadas?

El semillero debe recibir la luz adecuada

Imagen – Flickr/Scot Nelson

Sembrar semillas y ver cómo crecen siempre es una experiencia enriquecedora… hasta que algunas empiezan a debilitarse y morir. Es así: una especie puede tener una tasa de germinación del 100%, pero no todos los plantines saldrán adelante, a menos que tomemos algunas medidas para lograrlo.

Así pues, si te estás preguntando por qué se mueren las plantitas recién germinadas, apunta estos trucos para evitar que te vuelva a suceder.

¿Por qué se mueren los plantines?

Hay que cuidar con mimo a los semilleros

Pueden ser varias las causas por las cuales las plantitas recién nacidas no sobreviven. A estas edades son muy delicadas y vulnerables, por lo que hay que tener especial cuidado con ellas, ya que pueden tener problemas si:

  • El sustrato es muy compacto: las raíces de las plantas recién germinadas deben de poder tener un buen desarrollo, algo difícil si la tierra es muy compacta.
  • Se han sembrado muchas semillas juntas: para conseguir que la gran mayoría de semillas germine y crezca, se ha de evitar sembrar muchas juntas. De hecho, es muy recomendable sembrarlas en bandejas de semillero, poniendo dos o tres como mucho en cada alvéolo.
  • Se está regando en exceso: a menudo pensamos que, si el agua es vida, cuanta más agua les demos mejor van a crecer, pero esto no es así. Si la tierra permanece húmeda o encharcada mucho tiempo, el exceso de agua matará a las plantas.
  • Las semillas no se han desarrollado bien: a veces puede ocurrir que las semillas, simplemente, no hayan terminado su desarrollo, o que tengan algún problema a nivel genético.
  • Se han expuesto al sol directo directamente: si tenemos el semillero en semisombra, aunque estemos cultivando especies de sol es importante que las aclimatamos poco a poco, exponiéndolas a la luz directa una hora o dos más cada quince días.
  • Damping-off: es la podredumbre del cuello de los plantines, especialmente de árboles, causada por hongos. Es la causa más común de muerte de plantas de menos de un año. Más información.

¿Cómo evitar perder los plantines?

Para tener éxito con los plantines tenemos que tomar una serie de medidas desde el principio, es decir, desde que son semillas; de lo contrario, podríamos arriesgarnos a perderlos pronto. Así pues, no dudes en poner en práctica estos consejos:

Usa un sustrato muy poroso

Tanto si cultivamos hortícolas como árboles, la tierra debe de tener buen drenaje. Es importante evitar el uso de tierras pesadas, como las que tienen únicamente turba. Cuando sembramos, es crucial que el sustrato permita que el agua que no sea absorbida se filtre sin problemas, y que además sea ligera. Por eso, recomendamos llenar los semilleros son:

  • Fibra de coco: indicada para plantas ácidas, como arces japoneses, azaleas, camelias, brezo, etc. Puedes comprarla aquí.
  • Turba rubia + perlita a partes iguales: esta mezcla es perfecta para las plantas carnívoras.
  • Tierra para semilleros: es una mezcla que ya se vende preparada. Es muy aconsejable para sembrar semillas de plantas comestibles, (como pimientos, tomates, lechugas, etc.), aromáticas (lavanda, hierbabuena, tomillo, albahaca, entre otras) y flores (pensamientos, geranios, violetas, caléndulas,…). Puedes adquirirlo aquí.
  • Tierra para cactus y crasas: puede ser una mezcla de turba con arena y perlita a partes iguales, o bien se puede comprar sustrato preparado para estas plantas. Consíguelo desde este enlace.
  • Sustrato universal mezclado con un 30% de perlita: cuando no se puede conseguir sustrato para semillero, este es una buena alternativa.

Si necesitas más información sobre sustratos pincha aquí.

Trata las semillas antes y después de la siembra con cobre

El cobre tiene propiedades antifúngicas, así que mantendrá alejados a los hongos. Por eso, antes de sembrarlas las colocaremos en un recipiente con cobre donde las tendremos 24 horas, y después, cuando las sembremos les echaremos un poco sobre la superficie del sustrato en primavera y otoño, más o menos una vez cada 15 días.

Si sembramos en verano y/o si vivimos en una zona donde el grado de insolación es muy alto, podremos tratarlas con fungicida que lleve cobre pero que además sea líquido. como este.

Coloca los semilleros en la ubicación adecuada

Los semilleros se han de regar con frecuencia

Esto es una de las cosas más importantes que hay que hacer. Si sembramos especies de sol, lo ideal es colocar el semillero en un sitio donde le dé la luz del astro rey de manera directa ya desde el primer día. Esto nos evitará muchos problemas más adelante, pues empezarán su vida teniendo la luz que necesitan.

Y es que cuando se siembran en zonas con poca luz las plantas pueden crecer rápido, sí, pero también muy débiles; y cuando queremos sacarlas fuera en cuanto les da un poco el sol se queman. Por este motivo, es mejor no correr riesgos e informarse sobre las necesidades lumínicas de las plantas que queremos cultivar.

Siembra las semillas separadas las unas de las otras

Las plantas compiten desde el primer día por los nutrientes, el espacio disponible y la luz. Durante su juventud suelen crecer a un ritmo algo más rápido de lo que lo harán cuando sean adultas, algo que se ve cuando se siembran muchas semillas en un mismo sitio. El problema es que no todas saldrán adelante: solo lo harán las más rápidas y fuertes.

Así que si queremos que sobrevivan todas o la mayoría de plantas recién germinadas, tenemos que procurar sembrarlas separadas. Esto se hace fácil en una bandeja de semillero, puesto que solo hay que poner dos o tres como máximo en cada alvéolo. Pero si las sembramos en macetas o en jardineras, se han de separar lo máximo posible también.

Mantén el sustrato húmedo pero no encharcado

Tenemos que regar cada vez que la tierra esté seca o casi seca, comprobando la humedad cada vez si es necesario introduciendo un palo delgado de madera para comprobar cuánto sustrato se ha adherido a él. En el caso de que salga prácticamente limpio, podremos regar.

Otra opción es usando un medidor de humedad, el cual solo tendremos que introducir en la tierra para que nos diga si está seca o húmeda. De este modo, los plantines podrán crecer bien.

Pero ojo: con regar cuando sea necesario no basta. También hay que procurar que, si le tenemos puesto un plato o una bandeja debajo no esté siempre lleno de agua, pues de lo contrario la tierra la absorbería y permanecería húmeda mucho tiempo. Como consecuencia de ello, las semillas y/o los plantines se pudrirían. Por eso, hay que escurrirlo después de regar.

Ten cuidado con los caracoles y babosas

A estos animales les encantan los brotes tiernos, como las plantas recién germinadas. Por eso, durante la temporada de lluvias no está de más tener los semilleros protegidos, ya sea con tela mosquitera o con un producto anti-caracoles (si tienes animales domésticos compra uno que sea respetuoso con ellos para no tener ningún disgusto).

¿Cómo recuperar plantas recién germinadas enfermas?

Las plantas recién germinadas necesitan cuidados especiales

La realidad es que es muy difícil salvar una plantita joven que tiene problemas. Por supuesto se puede intentar, pero en no pocas ocasiones el resultado no será el esperado, sobre todo si la tierra está encharcada o si tiene hongos. Y es que en esas condiciones, las raíces estarían muy debilitadas. Por ello, hay que tratarlas con fungicida sistémico lo antes posible, y reducir los riegos.

Pero a veces sí vale la pena tomar medidas para recuperarlas. Por ejemplo, si la tierra está seca y solo tiene algunas hojas amarillas, o si ha estado en sombra siempre o en interior y ahora le da sol y ha empezado a quemarse.

En el primer caso, lo que haremos será regar más seguido; en el segundo tenemos que acostumbrarla al sol poco a poco, poniéndola una hora por la mañana temprano (no le debe dar el sol del medio día) la primera semana, dos horas la siguiente,… y así hasta que ya esté todo el día. Si vemos que sus hojas se queman rápido, reduciremos un poco el tiempo de exposición al astro rey.

Con estos trucos y consejos, seguro que tendrás éxito con tus semilleros.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.