¿Por qué se ponen rojas las hojas de las plantas?

En otoño muchas plantas se ponen rojas

Imagen – Wikimedia/Jorge Franganillo

¿Cómo es que algunas plantas se enrojecen cuando llega el otoño? ¿Y por qué hay otras que lo hacen en otros momentos del año? La verdad es que el motivo va a depender mucho de la estación en la que nos encontremos, y del estado de salud de la propia planta.

Así que pienso que es interesante explicarlos para que, de este modo, puedas saber por qué se ponen rojas las hojas de las plantas, y si hay que hacer algo al respecto o no es necesario.

Es su reacción ante la bajada de las temperaturas

El rojo de las hojas suele aparecer en otoño

O lo que es lo mismo: es otoño, empieza a hacer frío, y entonces poco a poco deja de alimentar a dichas hojas. ¿Por qué? Porque si las siguiera alimentando, si continuara enviándoles azúcares y almidones desde las raíces, cuando se produjeran heladas sufriría mucho: no solo perdería las hojas, sino que además tendría que gastar energía en cerrar las yemas -que es de donde brota el follaje-. Y por muy rápida que sea, no podría evitar pasarlo mal. De hecho, me atrevería a asegurar que podría perder incluso las ramas más tiernas.

Pero, ¿cómo es que se vuelven rojas? Esto se debe a los pigmentos que tienen en las hojas: el principal y el más conocido es la clorofila, que es lo que hace que se vean de color verde, pero también tienen carotenoides y flavonoides, entre los cuales se encuentra la antocianina. Pues bien, el primero en empezar a producirse cada vez menos es la clorofila; por este motivo, los otros dos, aunque también baja su producción, lo hace a un ritmo más lento.

Ahora bien, nos quedaríamos cortos si lo dejáramos aquí, porque, sí, el frío es un motivo, pero…  ¿por qué algunos tienen las hojas rojas y no de otro color? Pues bien, investigadores americanos descubrieron que esto se debe a la cantidad de nitrógeno que hay en el suelo donde están creciendo. Si es pobre en este nutriente, las plantas tenderán a producir más pigmentos rojos, como la antocianina, por lo que a medida que la clorofila se vaya perdiendo, los pigmentos rojos irán quedando más al descubierto (aquí tienes el enlace al descubrimiento).

Está pasando mucha sed

Si tenemos un árbol que se vuelve rojo en otoño, pero está pasando mucha sed en verano, sus hojas se pueden volver de ese color antes de tiempo. Por supuesto, esto solo ocurrirá si la tierra, además de estar seca, es pobre en nitrógeno, tal y como acabamos de comentar.

Pero aunque una planta roja es muy bonita, es importante que la reguemos si está sedienta, especialmente si la tenemos en una maceta ya que ahí es cuando el sustrato se seca mucho más rápido que la tierra del jardín.

Se sirven de los pigmentos rojos para protegerse

El cordyline fruticosa requiere pocos cuidados

Imagen – Flickr/barloventomagico

Hay varias plantas que son rojas, o parcialmente rojas, todo el año. Por ejemplo, el Cordyline fruticosa de hoja roja, o el Fagus sylvatica var atropurpurea (haya de hoja roja). Incluso hay crasas que, como consecuencia de la exposición solar continuada, terminan con las puntas de sus hojas rojas, como el Sedum palmeri.

El arce japonés se vuelve rojo en otoño
Artículo relacionado:
10 plantas con hojas rojas

Pues bien, estas no son así por el frío, sino por el Sol. Y es que los pigmentos rojos lo que hacen es proteger las hojas de los rayos ultravioleta, y además evitan que produzcan radicales libres -estos son moléculas inestables que, cuando se producen en grandes cantidades, dañan a otras moléculas, acelerando el envejecimiento-. Así pues, cuantas más antocianinas y otros pigmentos rojos produzcan, más podrán durar. Pero, ¿esto significa entonces que tenemos que proteger las plantas verdes? No.

Las plantas, todas y cada una de ellas, están genéticamente preparadas para crecer o bien en sombra, bien en semisombra, o bien a pleno sol. Independientemente del color de sus hojas, es importante que sepamos dónde colocarlas para que crezcan correctamente. Eso sí, tendremos que tener más cuidado si tenemos una que ha de estar expuesta al sol, pero nunca antes le había dado, ya que al no estar acostumbrada se quemaría. En este caso concreto, lo que haríamos sería ponerla en semisombra, e ir exponiéndola poco a poco y de forma gradual al sol.

Como has podido ver, hay tres motivos muy interesantes por los que las plantas pueden volverse rojas en algún momento del año.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.