Portulacaria afra variegata

Portulacaria afra variegata

También conocida como ‘árbol de la abundancia’, ‘moneditas’ o ‘árbol elefante’, la Portulacaria afra, y la Portulacaria afra variegata es una de las plantas más bonitas que puedes tener, además que se dice que nunca te faltará el dinero con ella.

Pero, ¿qué sabes de la variedad variegata? ¿En qué se diferencia de la habitual? ¿Qué características y cuidados necesita? A continuación, te lo contamos todo.

Cómo es la Portulacaria afra

La Portulacaria afra, además de ser conocida por los nombres que te hemos comentado antes, se la conoce también como jade hembra, jade enana, hierba de los elefantes o árbol japonés. Es originaria de África y aguanta muy bien la sequía.

Se trata de una planta crasa de hoja perenne, carnosa y ovalada, muy pequeña y de color verde. Los tallos son marrones y alargados (por ellos se van formando esas hojas verdes).

Plantada en un jardín, o en su hábitat natural, es capaz de alcanzar fácilmente los 6 metros, aunque en maceta no suele crecer más de un metro.

Algo que no muchos saben es que la Portulacaria afra florece. Ahora bien, es muy complicado verlas en flor porque solo lo consiguen en su hábitat natural. Si las ves, son flores muy pequeñas, de color rosa que se dan al final del invierno, cuando acaban el reposo de las bajas temperaturas y empiezan a activarse.

En qué se diferencia la Portulacaria afra variegata

En qué se diferencia la Portulacaria afra variegata

Si bien todas las características anteriores son propias de la Portulacaria afra variegata, lo cierto es que hay algunas diferencias que la hace incluso más bonita y la razón por la que muchos buscan esta variedad.

La primera gran diferencia parte en las hojas. Estas no son tan verdes, y unitono, como las de la variedad normal, sino que tienen distintas tonalidades de verde crema, y si les da mucho el sol conseguirás que los bordes de las hojas se vuelvan rosas.

Otra diferencia estriba en el tallo o tronquito. Si en la variedad normal son marrones, en el caso de la Portulacaria afra variegata son de color rojo, lo que hace que llame más la atención.

Por lo demás, estas dos plantas son iguales, tienen los mismos cuidados (de los que te hablaremos a continuación) y características.

Cuidados de la Portulacaria afra variegata

Cuidados de la Portulacaria afra variegata

Fuente: plantasflores

Partimos de la base de que la Portulacaria afra variegata es una de las plantas más fáciles de cuidar. Al ser una planta crasa o suculenta, es casi imposible que se te muera pero sí es cierto que necesita cubrir algunas necesidades importantes para esta.

Ubicación

A la Portulacaria afra variegata le encanta el sol. Puedes ponerla directamente al sol porque no le va a pasar nada. Ahora bien, si es demasiado calor el que recibe, puede deteriorarse un poco y en ese caso te recomendamos más que esté en semisombra.

En general, si vives en el norte de España, déjala al sol; si estás en el sur, mejor en semisombra (aunque siempre hay excepciones. Personalmente tengo una en el sur y dándole el sol todo el día, incluso en verano).

Que no te dé miedo probar a dejar al sol porque, aunque le quemen las hojas, es una planta que, una vez las quitas, salen otras nuevas.

Temperatura

Esta suculenta no suele resistir bien las heladas, sobre todo si son muy continuas, por eso es mejor protegerla (en un invernadero, en interior, etc.). En cuanto a las altas temperaturas tiene mejor suerte, porque sí las supera.

Así, en general, hay que cuidarla en invierno (no regarla mucho y cuidar la temperatura) mientras que en verano nos da un poco más de respiro.

Tierra

Si bien esta planta no es exigente con respecto al sustrato, el ideal sería uno suelto y que drene bien. De esta forma, la planta estará bien y, sobre todo, evitarás los encharcamientos que pueden pudrir las raíces.

Cuando son esquejes es mejor usar turba porque se mantiene húmeda más tiempo y en ese momento es lo que necesita la planta.

Árbol de la abundancia en maceta

Fuente: jardinpardes

Riego

El riego es una de las partes más importantes, porque hablamos de una suculenta, es decir, que almacena agua en su interior, así que no hay que regarla demasiado.

De manera general, podemos decirte que:

  • En invierno, la riegues una vez a la semana o cada dos semanas. No te preocupes, aguantará fácilmente.
  • En verano, dependerá de dónde la tengas. Puede ser una vez a la semana o cada dos días si le da mucho el sol. Aun si, si te olvidas alguna vez no le pasará nada porque aguanta la sequía.

Lo que te dirá si necesita agua o no va a ser que la tierra esté totalmente seca. Cuando eso pase, riega y espera hasta que se vuelva a secar.

Lo que sí es importante es que, a la hora de regar, que el agua no toque las hojas. Esto es debido a que, cuando lo hacen, estas se vuelven oscuras.

Abonado

No es una planta que lo necesite, y de hecho se dice que, si la abonas, debe ser una sola vez y en verano.

Poda

Si quieres que tu Portulacaria afra variegata no se desboque, tendrás que cortarla a menudo para mantenerle su forma. Si bien es lenta en su crecimiento, cuando se anima a crecer, crece. Mucho.

Eso sí, al contrario de lo que puedas pensar, cuando la podes no tienes que curar las heridas que le hagas. Es decir, debes dejarla al aire.

Si las cubres provocas que tarde mucho más en echar nuevas hojas o tallos. Por eso, es mejor no tocarla en ese sentido.

Multiplicación

La reproducción de la Portulacaria afra variegata es de las más sencillas que puedes hacer. Se realiza a través de esquejes.

Para ello, solo tienes que cortarle un tallo medianamente largo y quitarle las hojas de casi la mitad de ese tallo que será el que entierres en una maceta. También tienes que cortar un trozo de la parte superior para animar a ese esqueje a que desarrolle hojas y más tallos.

Eso sí, ármate de paciencia porque no es una planta de rápido crecimiento, sino que se toma su tiempo y puede tardar hasta un año en empezar a darte un porte más o menos de arbusto o árbol.

Como ves, la Portulacaria afra variegata es una de las plantas más apreciadas por esa distinción con la especie habitual. De fácil cuidado y reproducción, puede ser una de las mejores para regalar a quien no se le dan demasiado bien las plantas. ¿Te animarías con una así?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.