Laurel portugués (Prunus lusitanica)

Las flores del Prunus lusitanica son blancas

Imagen – Wikimedia/Ecelan

Los árboles de hoja perenne son una auténtica maravilla. Son plantas relativamente grandes, que te proporcionan sombra y privacidad (dependiendo de la especie) y que además suelen florecer cada primavera-verano. El Prunus lusitanica es uno de los que no debes descartar si vives en una zona con clima templado: ¡es precioso!…

…y resiste heladas. Es verdad que las que son muy intensas le perjudican, pero si »solo» baja hasta los -8 grados centígrados, no tendrás ningún problema con él, más bien lo contrario 😉 . Cuidarlo verás que no es difícil, y menos con los consejos que te voy a dar a continuación.

Origen y características del Prunus lusitanica

Vista del Prunus lusitanica en jardín

Nuestro protagonista es un árbol perennifolio del género Prunus conocido como lauroceraso de Portugal, laurel portugués o loro nativo del sudoeste de Francia, España (excepto Baleares), Portugal (incluyendo Madeira y Azores) y Marruecos. Crece hasta alcanzar una altura de 15 metros, con la corteza de color pardo negruzca.

Las hojas tienen disposición alterna, son ovales, con el margen dentado, de color verde oscuro brillante por el haz y verde claro sin brillo por el envés. Estas miden entre 7 y 12cm de largo por 3 a 5cm de ancho, y permanecen en la planta varios meses hasta que caen a medida que van surgiendo de nuevas.

Sus flores son pequeñas, de unos 10 a 15mm de diámetro, compuestas por cinco pétalos blancos, y se agrupan en racimos de unos 5 a 25cm. Florece en primavera. El fruto es una drupa de 8 a 13mm de diámetro, que pasa del verde hasta el negro que es cuando termina de madurar, y en su interior contiene una semilla.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

El Prunus lusitanica ha de estar en el exterior, a pleno sol. Sus raíces no son invasivas, pero es recomendable plantarlo a una distancia mínima de 5 metros de tuberías, muros, etc. con el fin de que pueda tener un buen desarrollo.

Tierra

  • Maceta: no es una planta que se pueda tener durante muchos años en una, pero si es joven puedes tenerla si la rellenas con, por ejemplo, sustrato universal (en venta aquí).
  • Jardín: crece en suelos fértiles, con buen drenaje.

Riego

Vista del Prunus lusitanica

Imagen – Wikimedia/Javier sanchez portero

Riega a tu lauroceraso de Portugal de forma moderada, evitando los largos periodos de sequía así como los encharcamientos. Para que te hagas una idea, si el clima es muy cálido y seco habrá que regar una media de 3 a 4 veces por semana en verano y algo menos el resto del año.

No mojes sus hojas ni flores, solo la tierra ya que de lo contrario se quemarían.

Abonado

A veces cuando adquirimos plantas nos acordamos únicamente de regarlas. Y eso es un error. Ningún ser vivo necesita solo agua para sobrevivir, y los seres vegetales tampoco.

Por eso, es importante que abones a tu árbol durante los meses de primavera y verano, con abonos ecológicos, como el guano (en venta aquí), mantillo (en venta aquí) o el compost.

No recomendamos en este caso los abonos compuestos/químicos, ya que los frutos son un alimento delicioso para los mirlos, zorzales y currucas y esos productos químicos podrían suponer un serio riesgo para estas aves.

Multiplicación

El Prunus lusitanica se multiplica por semillas en primavera. Para ello, hay que seguir este paso a paso:

  1. Primero, introduce las semillas en un vaso con agua a temperatura ambiente.
  2. Al día siguiente, desecha las que se queden flotando puesto que lo más seguro es que no sean viables (pero de todas formas puedes sembrarlas aparte, por si acaso).
  3. Luego, rellena una bandeja de semillero (como esta que venden aquí) o en macetas biodegradables (en venta aquí) con sustrato para semilleros (en venta aquí).
  4. Después, coloca las semillas en la superficie y entiérralas un poco (una capa de 1-2 centímetros) con sustrato.
  5. Por último, espolvorea un poco con azufre y riega a consciencia.

Colocando el semillero en el exterior, y manteniendo el sustrato húmedo, germinarán en unas dos o tres semanas.

Poda

No la necesita. Sí que es conveniente ir quitando las ramas secas, las enfermas y las que se veían débiles a finales de otoño o a finales de invierno.

Época de plantación o trasplante

Se planta en el jardín en primavera; y si lo tienes en maceta, hay que trasplantarlo cada dos o tres años, siempre a una que tenga agujeros de drenaje.

Artículo relacionado:
Trasplantar plantas

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -8ºC.

¿Qué usos tiene?

Imagen – Wikimedia/Cillas

Se usa como planta ornamental. Ya sea como ejemplar aislado o incluso como seto arbustivo, es una especie muy interesante, que no necesita de muchos cuidados para estar sano.

El fruto no es tóxico, pero tiene un sabor amargo por lo que no se aconseja su consumo.

Por curiosidad, decirte que es una especie que se ha naturalizado en el oeste de Estados Unidos, en otros países de Europa: Gran Bretaña, Irlanda y Nueva Zelanda.

¿Qué te ha parecido este árbol?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.